Sufre ataque; muere ahogado

Posted on agosto 02, 2009, 11:50 pm
6 mins

CHETUMAL, MX.- Des­pués de su­frir un ata­que de epi­lep­sia mien­tras na­da­ba en el bal­nea­rio eji­dal de Ba­ca­lar, Fé­lix Ri­car­do Bor­ges Ca­nul, de 26 años de edad, fa­lle­ció aho­ga­do. El aho­ra oc­ci­so per­ma­ne­ció co­mo de­sa­pa­re­ci­do por más de dos ho­ras has­ta que ele­men­tos de la Ma­ri­na y de Pro­tec­ción Ci­vil lo en­con­tra­ron sin vi­da a un cos­ta­do del mue­lle.


De acuer­do con in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da por la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Es­ta­do, los he­chos fue­ron re­por­ta­dos al nú­me­ro de emer­gen­cia al fi­lo de las 17:15 ho­ras de ayer, cuan­do se in­for­mó que un hom­bre ha­bía de­sa­pa­re­ci­do en la lla­ma­da La­gu­na de los Sie­te Co­lo­res.
De in­me­dia­to, efec­ti­vos de la Ma­ri­na y de Pro­tec­ción Ci­vil que mon­tan un ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad pa­ra los tu­ris­tas en el bal­nea­rio eji­dal de Ba­ca­lar, ini­cia­ron la bús­que­da en los al­re­de­do­res.
Lue­go de dos ho­ras en­con­tra­ron el cuer­po de Bor­ges Ca­nul, a un cos­ta­do del mue­lle del cen­tro de es­par­ci­mien­to.
El in­for­tu­na­do te­nía su do­mi­ci­lio en un pre­dio de la ca­lle Re­for­ma, es­pe­cí­fi­ca­men­te en el nú­me­ro 87, en­tre 27 de Sep­tiem­bre y Co­ro­zal, en la co­lo­nia Pro­te­rri­to­rio de Che­tu­mal.
El cuer­po de la víc­ti­ma fue re­co­no­ci­do por su pro­ge­ni­to­ra, Ma­ría Con­cep­ción Ca­nul Sa­las, de 46 años de edad, quien se­ña­ló que su hi­jo pa­de­cía de ata­ques epi­lép­ti­cos y que an­tes de que in­gre­sa­ra a na­dar in­gi­rió ali­men­tos y lí­qui­dos de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble.
“Yo le di­je a Fé­lix Ri­car­do que no se me­tie­ra al agua, pe­ro él me ase­gu­ró que só­lo se iba a acos­tar en el mue­lle, pe­ro en un des­cui­do mío se aven­tó en cla­va­do a la la­gu­na. Fue en­ton­ces cuan­do no sa­lió a la su­per­fi­cie”, in­di­có.
Al lu­gar, arri­ba­ron ele­men­tos de la Po­li­cía Ju­di­cial del Es­ta­do con el agen­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, qui­nes rea­li­za­ron las di­li­gen­cias per­ti­nen­tes y pos­te­rior­men­te tras­la­da­ron el cuer­po a las ins­ta­la­cio­nes del Ser­vi­cio Mé­di­co Fo­ren­se, pa­ra que se le prac­ti­que la ne­crop­sia de ri­gor y se le en­tre­gue a sus fa­mi­lia­res.
En es­te sen­ti­do, el mé­di­co le­gis­ta la de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Es­ta­do, Ser­gio Gó­mez Iz­quier­do, in­for­mó que a tra­vés de la ne­crop­sia pu­do es­ta­ble­cer que el su­je­to en men­ción fa­lle­ció co­mo con­se­cuen­cia de que sus pul­mo­nes se lle­na­ron de agua, lue­go de su­frir, efec­ti­va­men­te, un ata­que de epi­lep­sia. (Fuente: Diario de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)