Defienden playas deslavadas por “Ida”: ¿erosión?, no; todo estaba fríamente calculado desde antes

Posted on noviembre 09, 2009, 11:54 pm
15 mins

CANCÚN, MX.- Después de “un corte de caja”, el Departamento de Oceanografía de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), concluyó que el saldo que dejó el huracán Ida, en la zona de playas, parcialmente restaurada, es positivo, que el proyecto va por buen camino y que el “deslizamiento”, mas no “deslave” del 30 por ciento de la arena vertida, estaba previsto antes de que iniciaran las obra.

Nos enfilamos hacia la recuperación, dice secretario de Turismo

CANCÚN, MX.- Con optimismo y entusiasmo percibe el sector turístico la mejoría en el flujo de turistas porque actualmente se mantiene una buena ocupación, una constante actividad aeroportuaria sumado a que el huracán no causó daño a la infraestructura turística lo cual representa para el sector hotelero un ambiente positivo.
La Asociación de Hoteles de Quintana Roo indicó que hay una franca mejoría en las reservaciones hoteleras y no se han dado cancelaciones hasta el momento, y con el avance de la recuperación de playa Cancún se enfila a una buena temporada turística.
Y es que los factores que motivan al sector es que actualmente se mantiene una ocupación del 48.8 por ciento informó la asociación de hoteles, el cual es casi el 50 por ciento.
Estos porcentajes de ocupación positivos se reflejan también en la Riviera Maya que registra y se beneficia actualmente con una ocupación del 40 por ciento con una tendencia a aumentar.
Pero el mayor atractivo es la recuperación de playas.
Y de acuerdo a la Secretaría de Turismo (Sectur) informó que la condición actual en los trabajos de recuperación de playas es que se encuentran reactivados y no hay freno alguno en este proyecto, que forma parte de la imagen inmediata de este centro vacacional y de Quintana Roo en general, para fortalecer y promocionarlo. Y como consecuencia asegurar una mayor afluencia turística.
La Sectur, informó que lo más importante es que los trabajos de recuperación están en marcha!
Por su parte el Fideicomiso para la Restauración, Recuperación, Sostenimiento y Mantenimiento de las playas programadas para Cancún, en donde se desarrollan actualmente, así como para Playa del Carmen y Cozumel, informó que el volumen de arena colocado en el frente costero de esta ciudad, desde el 31 de octubre, no se perdió tras el paso del huracán “Ida”.
Y por el contrario, sólo se aceleró el reacomodo y configuración del perfil de playa.
De acuerdo con el reporte técnico de especialistas del Departamento de Oceanografía de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), los perfiles rehabilitados hasta el momento se están comportando dentro de lo esperado de acuerdo al diseño establecido, y aún cuando los trabajos todavía no concluyen, el material colocado en la zona continúa formando parte del sistema activo de la playa.
Esto significa que una vez que la energía de oleaje disminuya y el nivel del mar regrese a su nivel medio o normal, el material que se desplazó a la parte baja del perfil regresará a formar parte de la playa seca, aumentando su estabilidad.
Para el Fideicomiso es de vital importancia reiterar a la opinión pública que, conscientes de la naturaleza de la región del Caribe mexicano, vulnerable a fenómenos meteorológicos, se mantendrá un monitoreo y mantenimiento permanente de los arenales, tal y como ocurre en otros importantes destinos turísticos, como Miami, Florida (Estados Unidos) o España.
Señalaron que el objetivo es atender con oportunidad situaciones como la que hoy se presenta luego del paso del huracán “Ida”, siempre con vigilancia y respeto del medio ambiente.
Hasta el momento, el avance del macroproyecto que tiene un presupuesto de más de 900 millones de pesos y que inició en las playas de Cancún el pasado 31 de octubre, acumula apenas los 212 mil 500 metros cúbicos de arena.
Lo que representa que sólo el 4 por ciento del total de la obra se ha efectuado en esta ciudad.
Y se estima que en total son 5.2 millones de metros cúbicos, para un acomodo natural de la arena con anchos de playa esperados entre 30 y 40 metros.
Y como se explica en nota aparte, la gran draga “Kaishuu”, responsable de la extracción de arena se trasladó al puerto de Coatzacoalcos, Veracruz para su resguardo ante el paso del huracán “Ida”. Se sabe que este jueves estará de regreso para retomar los trabajos del macroproyecto. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Durante un recorrido encabezado por la secretaría de Turismo del estado (Sedetur), Sara Latife Ruiz Chávez, Juan Carlos Espinal González, jefe de ingeniería de la CFE, aceptó que la mitad del ancho de playa restaurado recientemente se recorrió mar adentro y que ese fenómeno es el mismo que se vio en 2006, luego de concluido el primer proyecto de recuperación de arenales, tras el golpe del huracán Wilma (octubre 2005).
Sin embargo, negó que lo sucedido se trate de “erosión”, ya que la arena sigue formando parte de la “playa baja”.
Asimismo, se reiteró que el deslizamiento del material vertido estaba previsto, pues se depositarán poco más de cinco millones de metros cúbicos de arena a lo largo de 12 kilómetros, para tener -inicialmente- anchos de playa de 80 metros que, con la erosión natural motivada por el oleaje, se redujesen a la mitad.
“Lo que hizo el huracán fue sólo acelerar este proceso. Deslavar implica un proceso erosivo no controlado, y cuando tienes un reacomodo tú sabes que el material que tienes arriba, se va a depositar, en dónde y en qué parte. La arena se recorrió a la parte baja de forma natural”, subrayó.
De este modo, detalló que un 30 por ciento de los 217 mil metros cúbicos colocados, fue el que se “recorrió”, y advirtió que aún falta más por reacomodarse, es decir, por “deslizarse” hacia el fondo de las playas, lo que permitirá su estabilidad.
Así, la erosión de las playas recuperadas se detendrá cuando el ancho de éstas llegue a los 40 metros.
“Sabemos que se va detener cuando la playa llegue a 40 metros. Esto va a seguir erosionándose; va a retroceder, retroceder y esa erosión o ese reacomodo natural se va a detener en 40 metros”, reconoció.
Los estudios hechos para documentar el comportamiento del oleaje y las mareas, así como la dinámica misma de la playa, le permiten pronosticar con certeza -sostuvo- que esos 40 metros de playa se mantendrán dependiendo de la energía del oleaje que esté golpeando en la costa.
“Si viene otro huracán, va a volver a acelerar el proceso de conformación. Toda esta playa está diseñada para tener un aguante de huracanes tipo Uno, Dos y hasta tipo Tres. Pero puede fallar si la persistencia del meteoro es mayor a las 72 horas y es huracán tipo Cuatro.
“Bajo esas condiciones va a aguantar el embate de un huracán, pero la pérdida de material será muy grande. Se le llama pérdida cuando la arena se recorra 500, 700 ó mil metros hacia el mar, de tal manera que cuando el oleaje llegue a condiciones normales, no tenga la energía suficiente para devolverla a la playa”, explicó.
Asimismo comentó que después del huracán Ida, parte de la arena inyectada artificialmente, se recorrió a 150 ó 200 metros de distancia de la playa, por eso no se puede hablar de pérdida del material.
Añadió que la draga Kaishuu volverá el fin de semana próximo para reponer las obras, si así lo permite la Capitanía de Puerto que el viernes pasado instruyó la salida de la embarcación rumbo a Coatzacoalcos, Veracruz, para resguardarse ante la amenaza que suponía Ida.
Horas más tarde, la Secretaría de Turismo (Sectur), que preside el Fideicomiso de Restauración de Playas del estado, reforzó la versión de la CFE y agregó que, conscientes de la naturaleza de la región del Caribe Mexicano, vulnerable a fenómenos meteorológicos, se mantendrá un monitoreo y mantenimiento permanente de los arenales, tal y como ocurre en otros importantes destinos turísticos, como Miami o España.

Reacomodo de arena

El gobernador del estado, explicó que los estudios arrojaron que la parte más importante que le da soporte a la arena de las playas de Cancún, “es lo que está inmediatamente después de que empieza a hundirse, el perfil que va submarino, en aquella ocasión cuando el Wilma, esa parte no quedó completamente rehabilitada, se rehabilitó lo de arriba”.
Subrayó que lo que va bajo el agua, su descenso ahora va a ser más suave, va a ser de un ángulo con una pendiente menor y esto está previsto en el proyecto de la Comisión Federal de Electricidad.
“Nos decía que en un primer tiro de la arena, íbamos a observar cerca de 80 metros hasta de 90 metros en algunas partes de ancho de la arena, pero eventualmente 30 a 40 metros de esos 80, 90 seguirían acomodando en la parte submarina para servir de soporte y para servir del nuevo nivel que tendría las playas de Cancún; entonces lo que sucedió con el oleaje de ayer, es que se aceleró este proceso de reconformación, de reacomodo de la arena en su parte superficial y en su parte submarina”, dijo.
Señaló que “la arena está ahí, como bien señala la Comisión Federal, y eventualmente los movimientos de la propia naturaleza tiende a extraer y alejar arena, lo que irá complementando este reacomodo de la arena de las playas de Cancún”, concluyó. (Fuente: El Periódico)

Pide Gema supervisar las obras de recuperación”

Las organizaciones ambientalistas en Quintana Roo estudian la posibilidad de iniciar un proceso legal para que se verifique que la obra de recuperación de playas en el estado de Quintana Roo cumpla con las medidas de mitigación y con todas las condicionantes señaladas en el resolutivo emitido por la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), según lo dio a conocer Araceli Domínguez Rodríguez, directora del Grupo Ecologista del Mayab (Gema).
(…)
La ambientalista estimó que el inicio de las obras de recuperación de playas fue un error: “Yo no sé por qué se tiene que hacer así, siempre lo hacen de la misma manera, no hay una entidad que se considere responsable de lo que está pasando, entonces, toman decisiones a la ligera”.
La dispersión de las partículas que se dio (y) acrecentó con las lluvias del fin de semana, puede acabar con la vida de los arrecifes de coral y de distintas especies, explicó, y agregó que además una vez que la situación ha llegado al punto en el que se encuentra no hay nada que se pueda hacer para evitar el daño que el material pueda causar al ecosistema.
“Lo que vamos a hacer es presentar una denuncia pública para que se rectifique el cumplimiento de las condiciones y vamos a chequear si esto que está pasando tiene que ver con el incumplimiento de condicionantes, si había medidas de mitigación que ellos no consideraron”, dijo. (…) (Fuente: SIPSE/Novedades de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)