Vinculan con tráfico de cubanos a Gregorio y a su esposa Niurka

Posted on junio 05, 2010, 11:56 pm
29 mins

CANCÚN, MX.- Una red de tráfico de cubanos operó en este puerto desde los círculos de poder más cercanos al exalcalde de Benito Juárez y excandidato al gobierno del estado, Gregorio Sánchez Martínez, Greg, quien gastó recursos públicos en supuestos actos culturales, cursos o “labores altruistas” para tener la anuencia del Instituto Nacional de Migración (INM) y lograr la entrada de los isleños al país.

150 cubanos en la nómina municipal

La Oficina para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), del gobierno municipal de Cancún, se convirtió en la sucursal de trabajo para 80 de los 150 cubanos que fueron dados de alta dentro de la actual administración del Ayuntamiento Benito Juárez.
La mayoría de los antillanos ocupaban cargos de “asesores” tanto en el DIF municipal como en las Direcciones de Fiscalización, Comercio en Vía Pública, Protección Civil, Obras y Servicios Públicos y la Secretaría de Seguridad Pública de Cancún.
Todo lo anterior consta en la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIDCS/051/09, que abrió la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), en torno al tráfico de indocumentados en el principal destino turístico y en donde se investiga la participación tanto del ex alcalde Gregorio Sánchez Martínez como de su esposa Niurka Sáliva Benítez.
Esta situación se da porque las autoridades federales han encontrado elementos que hacen suponer que por órdenes del hoy detenido Sánchez Martínez y bajo la disposición de su esposa Niurka Sáliva Benítez, se dio de alta a los cubanos reclutados, para que cumplieran diferentes funciones dentro del DIF así como en otras áreas de la administración gubernamental.
Boris del Valle, la clave
Las autoridades federales que investigan al ex alcalde de Cancún, encontraron que Boris del Valle Alonso es la pieza clave en la mayor parte de la estructura delictiva que se habría armado desde el gobierno municipal del principal destino turístico de México.
En el caso del delito del tráfico de indocumentados, Boris del Valle Alonso era conocido en círculos policiales de esta ciudad por su participación en el arribo de antillanos tanto a Isla Mujeres como a Cancún.
De acuerdo a la información obtenida por la SIEDO, el cubano nacionalizado mexicano ingresó a la Secretaría de Seguridad Pública, fue dado de alta en el mes de julio del 2008, justo dos meses después de que tomara posesión Gregorio Sánchez Martínez como alcalde.
En la nómina de Oficialía Mayor del Ayuntamiento Benito Juárez, del Valle Alonso aparece con el cargo de “asesor” con el número nominal 11010064 y con un salario mensual de 40 mil pesos.
Sin embargo, en realidad el trabajo de Boris del Valle sería otro. El “asesor” de Sánchez Martínez en realidad era quien manejaba la Secretaría de Seguridad Pública de Cancún cuyo titular era Francisco Velasco delgado.
Además, según las investigaciones federales, el ex agente de la inteligencia cubana asumió el control de la cárcel municipal y ordenó directamente la creación del grupo UFE (Unidad de Fuerzas Especiales), el cual comenzó a operar en las calles de la ciudad con armamento especial, uniformes distintos a los de la policía local y coches mejor equipados. Este grupo era una extensión del cártel de “Los Zetas” como se confirmaría después del asesinato del general de Brigada DEM, Mauro Enrique Tello Quiñones, quien fue ejecutado por el crimen organizado.
Cabe señalar que Boris del Valle estuvo en el servicio militar cubano de 1975 a 1991 según consta en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba. Asimismo, es hijo de un ex ministro del Interior de Cuba, de nombre Sergio del Valle, quien es cuñado de Sánchez Martínez por ser medio hermano de Niurka Sáliva.
Las sospechas sobre Niurka Sáliva
En el expediente que investiga la SIEDO, el nombre Niurka Sáliva aparece de manera constante en torno al tráfico de indocumentados. En primera instancia, se presume que la ex primera dama del municipio Benito Juárez participó directamente en esta actividad
Por medio de la operatividad de Boris del Valle Alonso, Niurka solicitó y ordenó con el permiso de Gregorio Sánchez, la inclusión en la nómina municipal de al menos 150 cubanos cuya estancia en territorio nacional no estaba del todo clara.
Las primeras investigaciones en torno al caso sostienen que el DIF municipal habría sido utilizado para dar de alta a 80 de los 150 cubanos para que pudieran operar a favor del Ayuntamiento Benito Juárez.
Empero, los 80 cubanos no fueron destinados para tareas laborales de asistencia social del DIF. En realidad tenían todo tipo de libertades para entrar, ingresar a las distintas áreas y ordenar incluso al personal.
La SIEDO investiga este punto, ya que no ha quedado establecido en realidad cuál era el tipo de función que tenía cada uno de los antillanos que reportaban directamente a Boris del Valle Alonso y posteriormente a Niurka Sáliva cuando éste fue detenido.
Además, la misma situación se repetía en las otras direcciones. Por ejemplo, Daniel Romero, ex director de Fiscalización, tuvo como principal asistente a un cubano y un grupo de tres antillanos formaban un equipo de inspectores que realizaban visitas “oficiales” principalmente a los centros nocturnos de la zona hotelera.
En Obras y Servicios Públicos ocurría lo mismo, ya que había cuatro cubanos que ordenaban en la Dirección de Recolección de basura así como en el relleno sanitario de la ciudad.
En tanto, en Seguridad Pública se encontraban dados de alta 25 cubanos, 11 de ellos eran los escoltas y el grupo de Boris del Valle Alonso, quien despachaba en las oficinas de la Unidad de Fuerzas Especiales (UFE), antes de ser detenido por las autoridades federales.
Asimismo, otro dato que ha salido a relucir en torno a la investigación es que la red de Centros de espionaje adjudicada al Ayuntamiento Benito Juárez era manejada en algunas áreas por cubanos, quienes rendían cuentas directamente a José Manuel Vera Salinas y Gregorio Sánchez Martínez.
La sospecha que cierne sobre el gobierno de Gregorio Sánchez Martínez es que por medio de Boris del Valle Alonso y de su esposa Niurka Alba Sáliva Benítez se haya dado una apertura al tráfico de cubanos hacia México vía Cancún como puerta de entrada a los indocumentados.
Cabe señalar que Niurka Sáliva es hija del coronel del Ministerio del Interior José Angel Sáliva Pino. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Hacia enero de 2009 comenzó a llegar a México la última ola de caribeños por esta vía. Eran, en su mayoría, mujeres que vinieron a trabajar a la empresa Escenario Total, SA de CV, constituida en diciembre de 2008 y cuyo dueño es –según copia de las escrituras del Registro Público de la Propiedad de Quintana Roo– Alberto Ayra Vázquez, cubano naturalizado mexicano que fungía como “asesor del ayuntamiento de Benito Juárez”.
Los cubanos entraban con visas de turistas y permisos oficiales de 180 días de estancia. Una vez en Cancún eran empleados en diversos “espectáculos”, en algunos de los cuales también participó la empresa Comercializadora Riviera Maya, cuyo gerente general, Francisco Di Mare, “en su carácter de asesor de la oficina del presidente municipal del ayuntamiento de Benito Juárez”, presentaba las solicitudes de internación al país.
Cualquier pretexto para el ingreso de isleños fue utilizado también por funcionarios cercanos a Greg Sánchez, como Jorge Alberto Rodríguez Carrillo, hermano del exprocurador estatal Bello Melchor Rodríguez Carrillo. En su carácter de contralor municipal, Jorge Alberto presentó una solicitud al INM el pasado 11 de enero para la entrada al país de Arletty Rebeca Cruz, quien participaría “en el curso integral sobre la ley de contabilidad gubernamental”, actividad por la que no recibiría remuneración alguna “por tratarse de una labor altruista, por lo cual la responsabilidad económica y moral la asumiría el promovente”.
De acuerdo con documentos del INM fechados en enero y febrero de este año, una de las últimas oleadas de cubanos que entraron por intervención de asesores y empleados del ayuntamiento mientras Greg Sánchez era presidente municipal se dio con motivo del carnaval y la Feria de Cancún.
El fenómeno que abrió la puerta al ingreso masivo de cubanos vía la autoridad local empezó el 30 de noviembre de 2009, cuando el cabildo aprobó el Convenio de Cooperación Cultural entre el municipio de Benito Juárez y el Ministerio de Cultura de Cuba.
El acuerdo busca, entre otras cosas, poner en marcha un intercambio de “documentación bibliográfica especializada y (de) personal artístico-técnico calificado para impartir talleres, seminarios y conferencias sobre diferentes manifestaciones artísticas en centros docentes e instituciones culturales”.
En los dos años de gobierno de Sánchez Martínez no sólo creció el número de cubanos cerca o dentro del gobierno municipal. Esa presencia aumentó también en todo el territorio quintanarroense, especialmente en los municipios de Benito Juárez, Isla Mujeres y Solidaridad.
A principios del nuevo siglo la comunidad cubana era casi inexistente en Quintana Roo. Su sorprendente crecimiento, según información del gobierno estatal y del INM, tuvo dos etapas: la primera en 2005, con la explosión de la migración ilegal de cubanos por México, y la segunda, tras la llegada de Greg a la alcaldía de Benito Juárez, en 2008.
De acuerdo con datos del INM, hace cinco años 893 cubanos residían en Quintana Roo. Era la tercera comunidad extranjera asentada en el estado, sólo superada por las de Estados Unidos (con 2 mil 213) y Argentina (con mil 11).
Ahora ese núcleo casi se quintuplicó (hay más de 6 mil isleños, según información del gobierno estatal), y en los últimos dos años la presencia cubana es notoria en el gobierno municipal y en los sectores empresarial, turístico y de giros negros.
Empresas “fachada”
La casa es de un solo nivel y está pintada de blanco. Tiene una manta azul que dice: Escenario Total, SA de CV. Se localiza en la zona céntrica de Cancún, muy cerca de la principal terminal de autobuses.
El inmueble es modesto: por fuera se ven sólo dos ventanas que dan al exterior con un pequeño patio al frente. No parece que haya trabajadores ni se ve el ajetreo inherente a su objetivo empresarial -establecido en las escrituras de su acta constitutiva- de “fabricar, comprar, exportar e importar toda clase de audio, video, equipos de iluminación y de cómputo”.
Tampoco se aprecia que ahí se compre, venda u opere “toda clase de bienes muebles, incluyendo maquinaria, equipo, accesorios y/o herramientas”. Parece que ninguno de los 12 objetivos para los que se formó apenas hace año y medio la compañía de Alberto Ayra se puede realizar en esta casa de apenas 60 metros cuadrados que es el domicilio fiscal de la empresa.
En dos ocasiones este semanario buscó entrevistar a Ayra. En la primera, el pasado martes 1, uno de sus empleados informó que el cubano-mexicano no estaba en el inmueble y que regresaría un día después. Ese día, afuera del local estaba estacionada una camioneta Durango blanca con una sola placa del estado de Florida. El miércoles 2 la Durango ya no estaba ni hubo quien respondiera las llamadas.
De acuerdo con funcionarios de migración que investigan el caso, la empresa Escenario Total podría ser utilizada como fachada para operar el ingreso de cubanos a Quintana Roo. Desde la detención de Greg (preso en el penal de Tepic, acusado de delincuencia organizada y lavado de dinero), sus actividades públicas quedaron suspendidas.
El caso de Ayra, dentro del círculo cercano del exaspirante a la gubernatura, se suma a las historias protagonizadas por otros asesores de Greg vinculados con operaciones poco claras en la vida pública de Quintana Roo y que actuaban de manera discrecional.
Destaca la situación de Boris del Valle Alonso, abogado y diplomático nacido hace 43 años en La Habana, quien hasta marzo de 2009 se desempeñó como “asesor general en seguridad pública, desarrollo social, infraestructura urbana, inversión inmobiliaria, negocios con la iniciativa privada y relaciones diplomáticas” del entonces alcalde de Benito Juárez.
El hombre de la seguridad y la inteligencia del excandidato al gobierno de Quintana Roo fue acusado de participar en el asesinato del general Mauro Enrique Tello Quiñones el 3 de febrero de 2009. Del Valle fue detenido el 6 de marzo de ese año en el aeropuerto de la Ciudad de México por su relación, según el comunicado 242/09 de la Procuraduría General de la República (PGR), “con el grupo criminal” Los Zetas, a quienes presuntamente brindaba protección e información privilegiada.
Son las investigaciones derivadas de la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIDCS/051/09, que se inició por la ejecución del general Tello, las que relacionan a Boris del Valle con Los Zetas en Cancún.
Boris está recluido en el penal de El Rincón, en Tepic, donde también fue encerrado Greg.
Mientras vivió en Cuba este hombre de tez blanca, nariz prominente y calvicie prematura fue oficial de inteligencia del G-2, el órgano de espionaje del Estado cubano. Comenzó a ser popular entre los quintanarroenses a raíz de que se le vinculó con varias de las actuaciones de Francisco Velasco Delgado, El Vikingo, titular de la Secretaría de Seguridad Pública municipal y relacionado también con la ejecución de Tello.
Desde 2004 tanto Greg como Boris se convirtieron en socios en la constitución de la empresa Xuyco, SA de CV, especializada en “la construcción de todo tipo de bienes inmuebles y muebles de cualquier material para cualquier sector económico”. Según copia del acta constitutiva dada a conocer por el semanario local Luces del Siglo en marzo de 2009, la compañía se formó el 30 de abril de 2004 con capital social variable de 50 mil pesos distribuido en 100 acciones con una duración de 100 años.
Además de Greg y Boris aparecían también como accionistas el cubano Manuel Benítez Pérez y el suizo avecindado en Panamá Bernard Baehler. Cada uno apareció como dueño de 25 por ciento de la empresa con un capital de 12 mil 500 mil pesos.
En revelaciones recientes a diarios nacionales, un grupo de testigos protegidos involucró a Greg en el tráfico de cubanos, chinos y rusos a la península de Yucatán. En esa región, uno de sus hombres de confianza, Erik Ramírez Martínez, presumiblemente se reunía con Juan Manuel Jurado Zarzosa, El Puma, miembro de Los Zetas y señalado como autor intelectual del asesinato de Tello, con quien habría acordado el trasiego de indocumentados por esta región del país.
Historias familiares
Los ojos y oídos del G-2, el órgano del espionaje cubano, aparecen como sombra detrás de Niurka Sáliva Benítez, tercera esposa de Greg. Esta mujer tiene dentro de su escolta personal a un hombre discreto, de modales afables: Javier Alfredo Molina Benítez, uno de los medios hermanos de la mujer del frustrado candidato al gobierno quintanarroense.
De acuerdo con reportes del gobierno federal, este hombre fue entrenado en tiro por la policía de Cuba y realizó estudios en la escuela del órgano de seguridad del Estado, es decir, donde se prepara a los espías.
Otro medio hermano de Niurka, Alfredo Javier Molina Benítez, es un ingeniero en electrónica que contrajo matrimonio con la mexicana Rosa del Rosario (hija de empresario Guillermo del Rosario Hernández, ex secretario local de Turismo y representante legal de la empresa Promociones Bahía Azul) gracias a la cual obtuvo la naturalización para después separarse de ella.
Él fue quien se fingió enfermo, en febrero de 2005, para que Niurka Sáliva, su media hermana, pudiera entrar a México con una visa “humanitaria”. Niurka y Greg ya se habían casado en Cuba, pero ella aún no podía salir de la isla. Una vez en México, su marido la ayudó a regularizar su situación migratoria para obtener la residencia y, después, naturalizarse.
En el otoño de 2004 Niurka Sáliva Benítez era una joven a la que le faltaba un semestre para acabar la carrera de medicina, con especialidad en pediatría; entonces conoció a Gregorio Sánchez Martínez, quien viajaba con frecuencia a La Habana. El acostumbraba hospedarse con un matrimonio cubano: Pedro y Julia. El hombre fue agente del G-2 pero cayó en desgracia cuando se descubrió que regenteaba jineteras, como se conoce a las prostitutas cubanas.
El día que Greg conoció a Niurka fue cuando ella aceptó que le diera un aventón, se hicieron novios y a los pocos meses se casaron en La Habana. El padre de la muchacha, José Ángel Sáliva Pino, era un guajiro que combatió en la Revolución, fue oficial del Servicio de Intendencia y alcanzó el grado de coronel. A pesar de que perteneció al aparato de seguridad, en sus últimos años de servicio en el ejército cubano se desempeñó como director del Museo del Ministerio del Interior.
Su hija era buena estudiante, tenía promedio casi perfecto. Cuando llegó a México su marido la mandó a estudiar oratoria con un pastor evangélico originario de Guadalajara, comenta una fuente allegada a ambos que pidió permanecer en el anonimato.
Con preparación o sin ella, la esposa de Greg ha demostrado un manejo de imagen frente a la cámara y un perfil de mujer abnegada que le valió ser considerada posible “sustituta” para la candidatura al gobierno del estado, posibilidad que fue desechada hace unos días por la dirigencia nacional del PRD. Su papel se ha reducido a ser la “representante” de su marido en los mítines multitudinarios que se han organizado en la zona popular de Cancún, donde conservan bases de apoyo.
Las aristas de la “extraña presencia” de cubanos en Cancún comienzan ahora a apuntar hacia el DIF municipal, instancia que encabezó la esposa de Greg hasta antes de que éste pidiera licencia para contender por la gubernatura.
Algunas versiones coinciden en que de ese DIF salieron las solicitudes de permisos para el ingreso de médicos y otros profesionistas cubanos invitados a realizar labores sociales a través de la organización Todos Somos Quintana Roo, que opera principalmente en el norte del estado, donde se fragua el tráfico de isleños hacia Estados Unidos.

Violencia cubana en Cancún

Quintana Roo, Chiapas, Tabasco, Veracruz y los aeropuertos de la ciudad de México y Cancún son los puntos neurálgicos de la migración cubana hacia nuestro país, que tiene como finalidad pisar suelo estadunidense para acogerse a la Ley de Ajuste Cubano.
Sin embargo, con la llegada masiva de cubanos desde Florida y La Habana, principalmente, el índice de violencia en la península de Yucatán fue en aumento desde 2005.
La presencia cada vez más activa de grupos de isleños radicados en Miami que se dedican al tráfico de indocumentados en Cancún, Playa del Carmen, Isla Mujeres e Isla Contoy, pero sobre todo la disputa por el control de rutas que inicialmente fueron del narcotráfico, desató desde 2007 una violencia nunca vista en el estado.
El cubano Luis Lázaro Lara Morejón fue ejecutado en julio de 2007 de 10 balazos en una brecha de la carretera Cancún-Mérida. A fines de septiembre, un cubano residente en Florida, Maximiliano Reyna Molas, Richard Agüero, fue acribillado en el estacionamiento del mercado de artesanías Coral Negro, en la zona hotelera de Cancún.
Tres meses después su hermano, Juan Carlos Reyna Molas, fue emboscado por un comando en el fraccionamiento residencial Santa Fe.
Luis Lázaro Lara Morejón y Maximiliano y Juan Carlos Reyna Molas son tres de los 30 cubanos ejecutados en Quintana Roo en 2007. Según las investigaciones de la PGR, los asesinados formaban parte de un grupo dedicado al tráfico de ciudadanos de la isla.
El asesinato del cubano Humberto Febles Santana, en marzo de 2008, marcó el final de la primera etapa de los nuevos inquilinos en la comunidad cubana en Quintana Roo. La segunda empezó ese año, al asumir Greg la presidencia municipal de Benito Juárez. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo con información de Apro)

Comentarios en Facebook

One Response to: Vinculan con tráfico de cubanos a Gregorio y a su esposa Niurka

  1. junio 7th, 2010

    Piden investigar tráfico de cubanos en el gobierno de Greg

    Sin miramientos que investiguen si Gregorio Sánchez y Niurka Sáliva de Sánchez traficaban cubanos, pero que sea imparcial sin tintes políticos, solicitan regidores.

    Responder

Leave a Reply

  • (not be published)