Balconean a líder taxista por lujosa “cabañita” en Isla Mujeres

Posted on febrero 23, 2011, 11:55 pm
6 mins

CANCÚN, MX.- Ubicada en el kilómetro 3.5 de la zona continental de Isla Mujeres, la cabaña “Julia Linda”, propiedad de Manuel Pérez Mendoza, actual secretario del Sindicato de Taxistas “Andrés Quintana Roo”, tiene un costo aproximado de 15 millones de pesos, según dijeron al Quequi trabajadores del chalet playero.


De acuerdo con documentación y facturas que los mismos socios han hecho llegar a la Redacción de esta casa editorial, los 15 millones de pesos con los que Manuel Pérez construyó su casa en la exclusiva zona de playas conocida como “Isla Blanca”, aparentemente habrían salido de las arcas de aquel organismo, por lo que en las próximas horas, la Comisión de Hacienda y Vigilancia del sindicato, la cual es presidida por José Ramírez Hernández, solicitará al municipio de Isla Mujeres, información sobre la propiedad que, por cierto, tiene un muelle privado que conecta directamente a la laguna Chamuchuc, donde se rumora que cada fin de semana se dan desembarques de droga.
Los documentos en poder de este matutino, revelan que “Manolo”, habría desviado insultantes cantidades de dinero por medio de empresas que fingieron realizar mejoras y remodelaciones a los edificios propiedades del sindicato, pero todo sirvió para que Pérez Mendoza, alcanzara su más caro anhelo, que es el tener una casa cerca de la playa.
Vecinos y propietarios de otros predios en la zona, revelaron al Quequi que “Don Manuel”, por lo menos una vez al mes, organiza verdaderos bacanales en su lujosa casa construida a la salud de sus agremiados, hasta donde arriban “la crema y nata” de su directiva, funcionarios municipales, socios taxistas, líderes de agrupaciones, e incluso, personajes de cuestionada reputación.
En un recorrido por la zona donde Pérez Mendoza se da la vida de magnate, se descubrió que la mansión se encuentra construida con madera de granadillo y duela de caoba, tiene además una alberca con chapoteadero, juegos de voleibol playero, tobogán para los niños, regaderas en la zona de albercas y asadero de carne, entre otros utensilios que sirven para que “Manolo” y sus invitados, se den la vida de ricos.
Hay que destacar la flagrante violación a la ley federal de vida silvestre en la que incurre el líder de los chafiretes, quien mantiene encerrados en jaulas, aves exóticas como cacatúas y guacamayas.
“Manolo” también gusta coleccionar gallos de peleas en su casa de la playa, los cuales tienen un costo aproximado de cinco mil pesos cada uno.
Y es que las posesiones que hasta ahora se han dado a conocer del polémico dirigente taxista son, un yate con valor de 20 millones de pesos, el cual se ubica en otra casa que “Manolo” tiene en Puerto Aventuras, 20 concesiones de autobuses, todas trabajando en la zona urbana de Cancún, y dos más que pretende meter a la Zona Hotelera.
Los socios que integran “la vieja guardia”, también acusan a su líder de tener 25 placas de taxis, la mayor parte de estas con prestanombres, como familiares y amigos.
Cabe hacer mención que hasta hace tres años, Manuel Pérez se desplazaba en un auto tipo Tsuru de color gris, vivía en un modesto departamento en la supermanzana 23 y sus hijos acudían a escuelas públicas, pero de la noche a la mañana, su suerte cambió, pues ahora se desplaza en una suburban aperlada con tres guaruras que le paga el sindicato, sus hijos estudian en costosos colegios de la ciudad y tienen un chofer que los transporta a la escuela o en cualquier otra parte a la que vayan.
Sin embargo, la gota que ha derramado el vaso, es la casa que el líder taxista construyó en un predio de Isla Blanca, en la zona continental de Isla Mujeres, donde pasa los fines de semana sin que pueda preocuparle la economía de quienes lo llevaron con sus votos al lugar donde ahora se encuentra.
Hay que mencionar que el presidente de la Comisión de Hacienda y Vigilancia, José Ramírez, ha dicho que en la próxima asamblea se le podría revocar la Secretaría general a Manuel Pérez, y que incluso, se analizará la posibilidad de fincarle responsabilidad penal, por administración fraudulenta. (Fuente: diario Quequi)

Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)