Se dice “limpio” el israelí

Posted on diciembre 02, 2011, 6:35 am
9 mins

CANCÚN, MX.- “Soy un empresario dedicado a mis negocios en Cancún. Estoy limpio; no soy ningún delincuente buscado por el FBI, la DEA ni la Interpol. Me quisieron mostrar así porque no cedí a las extorsiones del director de la Policía Judicial del Estado, Arturo Mendiola Olivares”, afirma el israelí Shay Golan, en entrevista exclusiva con el diario Quequi que se publica este viernes.

Resolverá Juzgado situación jurídica del empresario

CANCÚN, MX.- El Juzgado Cuarto Penal resolverá el próximo viernes la situación jurídica del israelí, Shay Golán, quien permanece en libertad provisional bajo fianza, mientras enfrenta un proceso por los delitos de ultrajes a la autoridad, cohecho y portación de armas prohibidas.
En tanto, versiones extraoficiales señalaron que uno de los tres vehículos en los que circulaba el israelí y ocho de sus acompañantes, en este caso la camioneta tipo Suburban, ya fue entregada por la Subprocuraduría de Justicia a una arrendadora de autos que es propietaria de esa unidad.
En tanto, los dos automóviles de lujo, marca BMW, relacionados con Shay Golán, están bajo resguardo de la Dirección de Bienes Asegurados de la dependencia estatal.
En este caso, cuatro de los nueve detenidos recobraron el martes su libertad provisional bajo fianza en el Juzgado Cuarto Penal, pero continúan sujetos a un proceso por ultrajes a la autoridad, cohecho y portación de armas prohibidas.
De hecho, los abogados defensores de los acusados solicitaron la ampliación del término para aportar pruebas y con esto, la situación juridíca de los detenidos será resuelta el próximo viernes, con un auto de formal prisión o un auto de libertad.
Por su parte, un Juzgado de Distrito resolverá la situación jurídica de siete de los detenidos, por la acusación formulada por la PGR, por la posesión de dos pistolas.
Los nueve involucrados en este caso, dos israelitas, cuatro panameños, un canadiense y dos mexicanos, fueron detenidos el jueves pasado, cuando circulaban en un convoy de tres vehículo y llevaban dos pistolas, esposas, macanas, lámparas, binoculares con visión nocturna y un aparato para dar toques eléctricos.
Hasta el momento, la Procuraduría de Justicia y la PGR no han podido acreditarles su relación con otros ilícitos. (Fuente: Enfoque Radio)

El empresario israelí dio a conocer que ha sido víctima de algunos corruptos que están enquistados en la Policía Judicial en este destino turístico. “Mi único delito ha sido llegar a invertir en diversos negocios de cremas y joyería, y me quisieron exhibir ante la sociedad como un delincuente, pero al no poder demostrar nada me liberan, pero los judiciales no me devuelven ni mi pasaporte ni mis tarjetas de crédito, ni cheques ni mi reloj ni pulseras, y nada de valor que traía en mi auto”.
Imagínense a cualquier empresario que invierte en Cancún y que no ceda a chantajes, puede ser agredido con alevosía y ventaja, no solamente por la delincuencia, sino por la misma Policía. Eso no es una buena imagen para atraer inversiones.
Señala que en el momento de su detención, hace unos días, fue a un establecimiento en la avenida López Portillo con la finalidad de presupuestar el polarizado e instrumentos de seguridad a su vehículo, cuando llegaron dos policías en una motocicleta, lo sacaron a la fuerza del local como un delincuente y a empujones y golpes lo catearon y se lo llevaron detenido.
“Me revisaron, no me encontraron ningún tipo de arma, ellos lo saben, no traía la pistola que exhibieron; no me encontraron enervantes, y mis escoltas son panameños que contraté por la situación de inseguridad que se vive, pero no tienen nada qué hacer si es la Policía la que comete los atropellos”. El responsable del abuso y atropello es Arturo Mendiola, al que por cierto “ayudé siempre que estuvo a mi servicio como chofer antes de ingresar a la Judicial”.
No cedió a intimidaciones
Todavía con el miedo y el coraje reflejado en su rostro por la vejación de la cual fue objeto por parte de quienes, se supone, deben cuidar a los ciudadanos honestos que trabajan y luchan para que este destino sea cada vez más atractivo y próspero, Shay Golan relató para Quequi que estando fuera de la tienda, de repente aparecen como 40 unidades de la Policía Municipal Preventiva y agentes de la Policía Judicial del Estado. “Me llevan a la Cárcel Municipal donde me exhiben como un delincuente. Me acusan que soy el jefe de la mafia de todos ellos, señalando a mis empleados, quienes son parte de mi equipo de seguridad”, explicó.
Shay Golan narró: “Al entrar a la cárcel me despojan de mi reloj Rolex, un brazalete Cartier, celulares y demás alhajas, para luego presentarme ante los medios de comunicación como un mafioso”.
Manifiesta que 12 horas después llaman a los soldados para que los escolten de las instalaciones de Seguridad Pública Municipal a la Policía Judicial del Estado, exhibiéndolo como si fuera un delincuente de los más buscados.
Promete que de la extorsión del director de la Judicial, hablará ampliamente en otra entrega periodística, “lo que me ocupa hoy es que sepan que nada debo, nada temo, soy un empresario limpio que vengo a invertir a Cancún. He demostrado mi inocencia”, reveló.
Rememora que fue un tormento el que vivió en prisión, donde pasó seis noches, “ahí me decían que me iban a exhibir como jefe de la mafia, me atormentaban a cada rato; posteriormente fui consignado injustamente por cohecho y ultrajes a la autoridad, pero no tengo nada de qué avergonzarme, sólo fui presa de la injusticia y que hoy quiero aclarar. No soy ningún delincuente y lo único que pido es que me devuelvan mis pertenencias que me quitaron”.
También le preocupa que los esbirros del director de la Judicial lo han estado hostigando desde que salió de la cárcel y llegan al hotel donde se hospeda para intimidarlo, como sucedió el pasado miércoles, cuando Eligio Canul Ruiz, alias “La Bruja”, llegó a preguntar por él en un Corsa rojo con placas UUL7728, hecho que fue grabado por las cámaras del centro de hospedaje. (Fuente: diario Quequi)

Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)