Premio de consolación a Cora: renuncia a secretaria de Cultura para ir de suplente de Félix

Posted on enero 20, 2012, 11:55 pm
8 mins

CHETUMAL, MX.- Cora Amalia Castilla Madrid presentó la tarde de este viernes su renuncia como titular de Cultura para inscribirse como suplente del candidato a senador Félix González Canto. La funcionaria argumentó que se apartó del cargo para evitar “golpeteos políticos” hacia su partido.


Con esta acción, Cora Amalia demostró que se privilegian los intereses electorales antes que el fortalecimiento y desarrollo de la Cultura, la cual nada más se usa para el discurso florido pero que en realidad está en un lamentable estancamiento por el escaso interés de los secretarios que han pasado por el puesto, y que sólo lo ven como un trampolín temporal.
Además, su designación como suplente del ex gobernador Félix González no es otra cosa sino un premio de consolación a la clase política de Chetumal, que ha sido totalmente relegada rumbo a las elecciones del 2012, demostrando que carecen de fuerza y que están acostados en la hamaca con total conformismo.
Tras la renuncia de Cora Amalia Castilla Madrid, será la subsecretaria Lilian Villanueva Chan la que se quede como encargada de despacho mientras el gobernador define a un sustituto en el puesto. (Fuente: Javier Chávez Ataxca y Anwar Moguel/Periodistas Quintana Roo)

¿Dónde se esconden los políticos chetumaleños?

Por Javier Chávez Ataxca
(análisis)
Palpable la desintegración de la clase política chetumaleña de primera división a nivel PRI, ya que su vieja guardia se resiste a la jubilación y los de reciente aparición no han demostrado una pizca de talento, queda la mesa servida en apariencia para las franquicias más reconocidas a nivel nacional -PAN y PRD -, pero tales partidos son insultantemente patéticos, ya que sofríen los mismos salbutes que han sido aplastados en las urnas, haciendo fuchi a la capital del estado.
No sugiero que Chetumal lleve mano en el reparto de candidaturas para el Senado de la República, pero propongo un equilibrio saludable y a fin de cuentas rentable para tales partidos que hibernan durante años y tan sólo despiertan en tiempos electorales, concentrando todas sus fichas en Cancún.
Es ofensivo que el PAN mande a todos los moles a las norteñas Patricia Sánchez Carrillo, Yolanda Garmendia Hernández, Alicia Ricalde Magaña y Mercedes Hernández Rojas, quienes no tienen un potencial político fuera de serie que justifique su inclusión tiro por viaje.
Doña Mercedes, quien como delegada de SEDESOL ha tenido un desempeño burocrático aceptable, pretende ser candidata al Senado despreciando la oportunidad de darse una tregua para atender a su familia que tanto debe extrañarla. Recordemos que la señora ya fue Diputada federal vía pluri.
Y en el caso de Alicia Ricalde, quien ya fue diputada local y federal -ocupó la curul que dejó vacante Juan Ignacio “Chacho” García Zalvidea a partir de 2001-, alcaldesa de Isla Mujeres y candidata a la gubernatura en 2011, pretende ahora ser candidata a diputada federal por la vía más comodina de todas: la plurinominal o de representación proporcional.
E injustificadamente siempre mandan a la guerra sin fusil a un chetumaleño sin brillo como Juan Carlos Pallares Bueno, quien en corto tiempo ha sido diputado federal vía plurinominal, diputado local y candidato a la alcaldía capitalina. Y para colmo ni en su propia casilla pudo ganarle al priista Carlos Mario Villanueva Tenorio.
También pretende ser candidato a la diputación por el segundo distrito el chetumaleño Fernando Levín Zelaya Espínoza, quien como subdelegado de Migración en la zona sur atropelló y mató a un honorable anciano sin darse cuenta, casi al amanecer.
Además de ser un hecho trágico, es lamentable que ese y la fuga sistemática de balseros cubanos de los separos de Migración sean los únicos antecedentes de tal muchacho egresado de la Universidad de Quintana Roo y de quien no se tenían noticias hasta hace unos días, aunque me juran que estuvo desempeñándose como delegado de la Secretaría de la Reforma Agraria (SRA).
¿Acaso no cuenta el PAN en la capital del estado con cuadros de mediano calibre? Y es que siempre terminan saltando al ruedo elementos como José Hadad Estéfano y Mario Rivero Leal, cuya capacidad no pongo en tela de duda, pero me parece lamentable que un partido como el PAN tenga en su menú tan sólo dos o tres salbutes recalentados, como en un puesto de fritangas de rancho.
elinacolmFue en 2000 cuando el comerciante chetumaleño Wadi Amar Shabshab se lanzó como candidato del PAN al Senado, llegando a esa posición por el principio de primera minoría, ya que la fórmula triunfante fue la de los priistas Eduardo Ovando Martínez (Chetumal) y Addy Joaquín Coldwell (Cozumel).
El PRD es aquejado por el mismo mal crónico, ya que la cancunense Luz María Beristáin Navarrete pretende ser candidata al Senado, yendo a todas las batallas habidas y por haber.
Es inadmisible que el PRD no tenga cuadros en la capital del estado medianamente competitivos para el Senado, y que aguarde el desprendimiento de cualquier priista para rendirle honores de faraón, como ha ocurrido con el ex Rector de la Universidad de Quintana Roo (UQROO), José Luis Pech Várguez.
Todos los partidos, sobre todo el PRI, PAN y PRD, se desplazan cómodamente en aguas de Cozumel, Cancún e Isla Mujeres, como si esa zona norte fuera un estado dentro de otro estado, contemplando con desdén no sólo a Chetumal -capital del estado-, sino a zonas históricas como Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos y Lázaro Cárdenas.
Lo peor es que los chetumaleños que participan en política no toman nota de esta humillación imperdonable, e impulsados por su inseguridad cierran el paso a valores que refrescarían la oferta política, como efectivos líderes universitarios que habría que rastrear con lupa. (Fuente: Javier Chávez Ataxca/Periodistas Quintana Roo)

Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)