“ESTAMOS VIVIENDO UNA PESADILLA”: Exigen justicia para ancianitos víctimas de negligencia médica en hospital privado de Cancún; SESA, ausente

Posted on diciembre 11, 2015, 8:05 am
19 mins

CANCÚN, MX.- Cadena de tortura y miedo es la que viven los ancianitos que resultaron infectados por una bacteria contraída durante una cirugía de cataratas en la clínica del Instituto de Salud Visual (ISVI) de Cancún y que les ha provocado una endoftalmitis y causando ceguera parcial o total en uno de los ojos y en el caso más extremo hasta la pérdida del ojo en uno de los pacientes, quienes en las últimas semanas han sentido que la vida se les va de las manos porque registran intensos dolores de cabeza, los cuales se les han presentado de manera constante, además de inquietudes que antes no tenían como el estar pellizcándose los brazos y causándose lesiones.

Estos son tan solo algunos de los síntomas que genera esta bacteria denominada pseudomona que adquirieron dentro de la clínica ISVI donde fueron intervenidos quirúrgicamente por cataratas desde el pasado 29 de octubre.

Ayer jueves, POR ESTO! de Quintana Roo pudo platicar con más personas que padecen la infección irreversible, e incluso con sus familiares, quienes manifestaron el drama que se han tenido que vivir en las últimas semanas por esta negligencia criminal de la que son víctimas.

El encuentro se dio justo al momento de llegar a Cancún procedentes de Isla Mujeres, desde donde se trasladaron acompañado de familiares para acudir a citas médicas, algunos todavía a la clínica ISVI (que no lo quiso atender, como se explica en nota aparte) y otros en consultorios particulares que forman parte del Colegio de Oftalmólogos de Quintana Roo que se comprometieron a apoyar a los abuelitos con el único objetivo de buscar la manera de que no se llegue al extremo de tener que extirparle el ojo a alguien más por las complicaciones que ya tienen.

Aunque por momentos se mostraron temerosos, por lo que pueda pasar, principalmente por posibles represalias por el hecho de hablar con la prensa, tanto las personas de la tercera edad como sus propios familiares, aceptaron dialogar con POR ESTO! de Quintana Roo, conscientes de que se trata de un asunto grave que tiene que ser atendido en donde se le castigue a los responsables de esta negligencia.

“La verdad estamos viviendo una pesadilla, es terrible todo lo que nos está pasando por una negligencia”, comentó doña Natividad Méndez Rayón, de 67 años que es una de las afectadas originaria de Isla Mujeres.

Dijo que en las últimas semanas han sido intensos los dolores de cabeza que ha presentado a causa del problema que tiene en la vista luego de haber sido sometida a la cirugía por cataratas.

Su hija, dijo que desde hace algunos días decidió ya no exponer más a su mamá a que la sigan “atendiendo” en la clínica ISVI, debido a que hasta la fecha no les han querido hablar con la verdad y que solamente le dicen que se trata de una infección y que la manera de combatirlo es con una inyección que le tienen que poner directamente en el ojo.

“No nos dan información real en la clínica ISVI, pues únicamente cuando tenemos cita nos pasan rápidamente, le inyectan el ojo y nos dicen que todo está bien, que volvamos a la siguiente semana y eso no es posible”, señaló la hija de doña Naty.

Recordó que un día que acudieron a ISVI, “yo me puse nerviosa porque mi mamá comenzó a gritar y a llorar por el dolor de la inyección y cuando los doctores vieron que mi mamá no se tranquilizaba, me fueron a buscar al pasillo para que yo entrara y al verla observé que le estaba chorreando sangre y pus del ojo y los doctores me dijeron que eso era normal y que la inyección era lo único que le iba a ayudar”.

Agregó: “cuando mi mamá vio que entré me dijo hija sácame de acá porque no sé qué me están haciendo y los doctores lo único que le dijeron a mi mamá es que ya no gritara porque le iba a espantar a los demás pacientes que tenían ahí”.

En otro de los afectados, que uno de los casos más dramáticos, es el de doña Hortensia Tepal Puc mejor conocida como “Tenchita” de 65 años, quien además es sobreviviente a un cáncer de mama, pero que ahora lamentablemente ya perdió uno de sus ojos a causa de esta peligrosa bacteria que contrajo en la clínica ISVI cuando fue operada.

A “Tenchita” después de la operación y tener las mismas complicaciones que los demás pacientes, a ella le quitaron el vítreo (líquido gelatinoso y transparente que está adherido a la retina) para ver si mejoraba, pero al no haber resultados positivos, el 15 de noviembre, aún siendo domingo finalmente le quitaron el ojo.

Sin embargo, a decir de la misma afectada, esta operación para extirparle el ojo se le hizo en una clínica llamada Medical Med a las 18:00 horas del domingo 15 de noviembre y que a ese lugar fue llevada por el doctor Juan Pablo Olivares de Emparán y la doctora Blanca Figueroa en su propio auto.

Recordó que cuando despertó de la anestesia, le dijeron que la dejarían hospitalizada o en un hotel para que reposara, sin embargo, no tuvieron compasión de ella y en esas condiciones en que se encontraba la llevaron a Ultramar para que cruzara a Isla Mujeres en el barco de las 10 de la noche, a pesar de que estaba mareada e incluso, estuvo vomitando.

Otro caso, es el de don José Tomás Daniel Pech, de 68 años, también de Isla Mujeres quien tiene el temor de perder su empleo debido a que ha tenido que faltar muchas veces por acudir a las consultas debido a que el problema ya le está comenzando a evolucionar de forma negativa.

Explicó que aunque él todavía puede caminar bien y ver con un ojo, “cuando cae la tarde ya no veo bien, y menos con el ojo que me operaron en el que se plano no veo nada y cada vez tengo más dolores de cabeza”.

De la misma manera, se encuentra el caso de doña Elena, quien también vive en Isla Mujeres y que tiene de igual forma el problema con pérdida de la vista, lo cual le provocó que en días pasados se cayera en su casa y se fracturara dos dedos de su pie.

En la edición de ayer, se dio a conocer que el caso de esta negligencia criminal afecta a por lo menos 27 personas de la tercera edad que fueron convocadas por diversas instituciones públicas y privadas como Fundación Cinépolis que maneja el programa “Del Amor Nace la Vista”, para ser sometidas a cirugías por cataratas en la clínica privada denominada Instituto de Salud Visual (ISVI) de Benito Juárez, localizada en la Supermanzana 310, manzana 141, lote 63, sobre la avenida Guayacán.
También, se informó que la endoftalmitis es causada por una infección con bacterias o un hongo poco común, pero lo más grave es que provoca una severa pérdida de la visión. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

img_1449822977_e23306edcfe9a1b2e960
NIEGAN EN CLÍNICA DE SALUD VISUAL ATENCIÓN A UNA DE LOS AFECTADOS

CANCÚN, MX.- La clínica del Instituto de Salud Visual (ISVI) le negó la atención médica y le dio la espalda este jueves a por lo menos una de las pacientes que resultaron infectadas por una peligrosa bacteria que contrajo durante una cirugía de cataratas y que derivó en que primero perdiera la vista y posteriormente le tuvieran que extirpar el ojo.

Se trata de la señora Hortensia Tepal Puc, de 65 años, que tuvo que pasar una odisea para cruzar desde Isla Mujeres y acudir a la cita que tenía programada en la clínica ISVI, en donde a pesar de la situación, todavía la seguían atendiendo.

Sin embargo, este jueves se llevó junto con su familiar que la acompañó, la desagradable sorpresa de que ni siquiera le permitieran el acceso a la clínica Instituto de Salud Visual ubicada en la Supermanzana 310, manzana 141, lote 63, sobre la avenida Guayacán.

Además del terrible drama que vive desde que fue sometida a la cirugía por cataratas y en la cual contrajo la bacteria que le provocó una grave infección y que posteriormente derivó en que tuviera que perder el ojo, ahora se enfrenta a la angustia de que ya no la quieren atender.

“Desde que salimos de Ultramar tomamos un taxi que nos cobró 120 pesos para que nos llevara a la clínica, en donde ni siquiera nos permitieron pasar y no nos explicaron el motivo”, explicó el hijo de doña “Tenchita”, como cariñosamente conocen a esta señora de 65 años.

Señaló que estuvieron ahí unos 30 minutos buscando la manera de que alguien les diera una explicación, pero que de plano nadie les dio la cara, por lo que tuvieron que agarrar otro taxi para trasladarse a una clínica particular que les cobró otros 120 pesos.

Por la mañana, el caso de otro paciente de este mismo grupo de ancianitos que fueron infectados en la clínica, le reprogramaron la cita que tenía, también sin explicación alguna.

Sin duda, el único motivo para que dicha clínica le dé la espalda a la gente, es a consecuencia de la denuncia pública que ya hizo respecto a su grave negligencia.
Cabe decir que este Instituto de Salud Visual, cuyo director es el doctor Juan Pablo Olivares de Emparan, fue inaugurado el pasado 17 de julio del presente año y a menos de cinco meses de estar operando, ya enfrenta un grave problema debido a que por una negligencia interna, provocaron afectar la vida a por lo menos 27 abuelitos que sólo tenían la esperanza de ver bien y vivir mejor. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

img_1449823045_b3ebd199a06ec916bd8b
ACUSAN A SESA DE SOLAPAR NEGLIGENCIA DE ISVI

CHETUMAL, MX.- Mientras el titular de la Dirección para la Protección contra Riesgos Sanitarios del Estado, Jorge González Orlayneta, no está disponible para emitir una postura sobre la negligencia por la que 27 ancianos contrajeron graves infecciones en los ojos en una clínica de Cancún, mediante un comunicado la representación de ese organismo en la zona norte afirmó que el Instituto de Salud Visual (Isvi) está siendo verificada en cuestión de sanidad, documentación y permisos.
Por otra parte, fuentes extraoficiales dijeron que la Secretaría de Salud procederá a clausurar la clínica privada donde los 27 ancianos fueron infectados por una bacteria de gestación intra-hospitalaria, porque alegan que hasta el momento no existe una queja o denuncia formal ante la dependencia.

La Secretaría de Salud emitió un comunicado sobre la negligencia médica que afectó a 27 personas de la tercera edad, quienes fueron sometidos a cirugías por cataratas en la clínica privada mencionada anteriormente, donde fueron infectados por bacterias denominadas pseudomonas, que les causaron endoftalmitis, grave enfermedad que ataca el nervio óptico y que puede causar ceguera o la extirpación de un ojo.

Este medio trató de buscar al director de la Cofepris en el Estado, Jorge González Orlayneta, para saber cómo van a proceder en este grave caso y sobre todo si la clínica había sido supervisada e investigada en lo referente a la sanidad de sus instalaciones.

Sin embargo, nunca se encontró en su oficina y tampoco contestó el teléfono.

No obstante, por fuentes extraoficiales se supo que la Secretaría de Salud se escuda en la falta de una denuncia formal para no actuar sobre la clínica privada, pues dentro de la dependencia se alega que no la puede clausurar porque hasta el momento no existe una queja de por medio en el área jurídica de la dependencia de salud ni en Cofepris, y tampoco en la Profeco.

Sin embargo, de acuerdo con un comunicado emitido por la representación de la Cofepris en la zona norte, indicaron que están haciendo verificaciones sanitarias y revisión de la documentación y permisos de la clínica.

El comunicado dice que el coordinador de la Cofepris en la zona norte, Miguel Gutiérrez, indicó que no cuentan con ninguna denuncia por parte pacientes en contra de la clínica privada Instituto de Salud Visual (Isvi) de Cancún; sin embargo, como parte de las acciones de verificación sanitaria se monitorean y analizan las condiciones de las instalaciones del lugar.

También dijo que los directivos de la citada clínica han mostrado su disponibilidad y colaboración en las verificaciones sanitarias y la revisión de la documentación y los permisos correspondientes.

Resaltó que han intensificado los operativos de verificación sanitaria en diferentes rubros en la actual temporada decembrina, entre ellos clínicas privadas.
Cabe decir que dichas personas son de diversas comunidades mayas de la zona norte del estado de Quintana Roo, y en donde hay gente de Isla Mujeres, Kantunilkín, e incluso de Benito Juárez, que son de escasos recursos y que tenían la ilusión de solucionar un problema que padecían de la vista, pero que en las últimas semanas se les ha vuelto una verdadera pesadilla. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)