“LA BOCA DEL INFIERNO LO ESPERA”: Especulan sobre futuro inmediato de Héctor ‘El Güero’ Palma, sanguinario capo que será liberado en EU por buena conducta

Posted on abril 06, 2016, 10:41 am
8 mins

Hector-Luis-Palma-Salazar1
En el penal de Atwater (California), el preso número 56442-179 acaba de recibir una buena noticia. Es Jesús Héctor Palma Salazar, El Güero Palma, el despiadado narco que en los años noventa llegó a dirigir el cártel de Sinaloa mano a mano con El Chapo, y al que sus enemigos enloquecieron al mandarle la cabeza de su mujer (tras seducirla) en una caja metálica y matar a sus dos hijos pequeños tirándolos por un puente en Venezuela. Esa sombra del pasado más negro de México quedará libre el 11 de junio próximo. Tendrá entonces 55 años y aún mucho tiempo para vivir y recordar.

Detenido en 1995 en Nayarit, después de que su avión se estrellara, El Güero Palma apenas ha cumplido 9 de los 16 años a los que fue condenado. Supuestamente, su buena conducta le ha valido una reducción de pena que le permitirá salir por la puerta grande de Atwater. Una vez fuera se reencontrará con un país y una historia que, si bien han cambiado de protagonistas, aún mantienen en la cúspide del narco al cártel de Sinaloa. Un conglomerado criminal que él, junto con su paisano Joaquín Guzmán Loera, ayudó a encumbrar. “Ambos forman parte del ecosistema del narcotráfico sinaloense; son amigos de la sierra y sus figuras punteras”, afirma el experto en seguridad Alejandro Hope.

De orígenes modestos, El Güero arrancó su carrera asesina como un sicario más a las órdenes del expolicía Miguel Ángel Félix Gallardo, El Padrino, líder del cártel de Guadalajara y protomaestro de los grandes capos. Bajo su égida, se establecieron los vínculos con los cárteles colombianos, y el narcotráfico mexicano, súbitamente enriquecido por su control de la frontera con Estados Unidos, tocó el cielo de su poder. En ese entramado, El Güero ascendió con celeridad y acabó formando con El Chapo una sólida alianza que cristalizó en el cártel de Sinaloa cuando Félix Gallardo fue capturado en 1989 por el asesinato y tortura del agente antinarcóticos estadounidense Enrique Salazar Camarena.

Encarcelado El Padrino, se desató una ola de violencia extrema. El Güero y El Chapo se enfrentaron a los hermanos Arrellano Félix, del cártel de Tijuana. Matanzas, bombas y decapitaciones se sucedieron. El país empezó a temblar. En el fragor del combate, los Arrellano Félix se aliaron con el diablo para asestarle un terrible golpe a su principal adversario. Uno de sus sicarios fue enviado como agente encubierto a las líneas enemigas. Era el venezolano Rafael Clavel Moreno, El Buen Mozo. Cumplió su misión con creces. Primero, según las versiones policiales de la época, sedujo a la hermana de El Güero, y luego, ya instalado en el círculo más cerrado del poder sinaloense, se ganó los favores de su esposa, Guadalupe Leija. Con ella, salió del país. En San Francisco, tras robarle dos millones de dólares, la mató y, en una caja metálica refrigerada, envió su cabeza a El Güero. Quince días después, en Venezuela, sus dos hijos, Nataly y Héctor, de cuatro y cinco años, fueron arrojados por el puente de la Concordia, en San Cristóbal (Tachira). 150 metros de caída libre. Los tres fueron enterrados en un gigantesco panteón del cementerio de los Jardines de Humaya, en Culiacán (Sinaloa). Un abigarrado fresco los representa con alas de ángel.

La sangre pidió más sangre. Clavel, el amante criminal, fue rápidamente encarcelado en Venezuela. Y allí mismo le asesinaron. Lo mismo hicieron con sus tres hijos, y otros tres cómplices venezolanos, que aparecieron bárbaramente desmembrados. Luego cayeron el abogado del cártel de Tijuana y cuatro familiares de los Arrellano. La venganza abarcó al menos cinco años. Jamás se ha conocido con exactitud cuántos cadáveres sembró.

En esta espiral de violencia, El Güero se volvió uno de los capos más sanguinarios de México. Aunque no llegó a ser condenado por ello, se le atribuyen la muerte de la activista Norma Corona, una indomable defensora de los derechos humanos en Culiacán, el ametrallamiento en la discoteca Christine de Puerto Vallarta, con 10 víctimas mortales, e incluso el asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo durante un tiroteo en mayo de 1993 en el aeropuerto de Guadalajara.

La muerte del prelado, un asunto que se ha convertido en un misterio histórico, horrorizó a México y obligó a las autoridades a dar una respuesta contundente.Y rápida. Apenas dos semanas después, el 9 de junio de 1993, El Chapo fue detenido en su refugio de Guatemala. Entre sus captores figuraba un prometedor militar llamado Otto Pérez Molina, que 20 años después llegaría a presidente de Guatemala y que ahora pena en una prisión castrense por corrupción.

Tras la detención de El Chapo, el cetro del cártel de Sinaloa se repartió entre El Güero e Ismael Zambada. El primero se quedó con el control de la estratégica frontera entre Sonora y Arizona. Enriquecido y con sus rivales a distancia, vivió sus años dorados. Su suerte se vino abajo cuando el avión con el que se dirigía a una boda en Toluca, al tener que desviarse de su ruta, se estrelló por falta de combustible. Murieron el piloto y el copiloto. Palma logró refugiarse en una casa de seguridad, pero un operativo militar que le seguía la pista dio con su paradero. Al ser capturado, el terror de México yacía postrado en la cama y en bata.

Tras su condena por narcotráfico, en 2007 fue extraditado a Estados Unidos. Su buena conducta, según el expediente hecho público por las autoridades federales, le ha servido para acortar la pena. Cuando el 11 de junio vuelva a la calle, tendrá que decidir su destino. En prisión se declaró insolvente y su gran compadre está encarcelado. Pero fuera, el cártel de Sinaloa se mantiene donde siempre estuvo: en la boca del infierno. Esperándole. (Fuente: El País)

Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)