Policías mexicanos sin seguridad jurídica ni laboral; organizan movimiento nacional

Posted on octubre 18, 2016, 8:54 am
11 mins

CANCÚN, MX.- Cansados de ser utilizados en ocasiones por algunos mandos y jefes policiacos en todo el país para participar en todo tipo de anomalías, incluida a la corrupción y en otros momentos ser presa fácil de la delincuencia organizada, miles de policías de al menos 20 estados del país, luchan para tratar de dignificar su difícil profesión.

En entrevista para Noticaribe, Raúl Jerónimo Amaya y Rafael Rodríguez López, representantes de Tabasco y Quintana Roo del Movimiento Nacional por la Seguridad y la Procuración de Justicia, afirmaron que desde hace cuatro años iniciaron su lucha a consecuencia de abusos que hay en las instituciones policiacas de los tres niveles de gobierno, municipales, estatales y federales.

Señalaron que a la fecha se han conformado unos 20 comités estatales y las demás entidades están en proceso de integración.

El Movimiento policial nació hace 4 años en la ciudad de México y es presidido por Jaime Ramón Bernal García, el cual fue despedido, aseguran los entrevistados, injustamente de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (ahora ciudad de México).

El Movimiento contó con el apoyo de personal de la dependencia, quienes incluso, realizaron una huelga de hambre.

Ese fue el detonante para que se destaparan cientos de casos de abusos, arbitrariedades y anomalías contra personal de las corporaciones policiacas de las 32 entidades de todo el país.

Como una paradoja califico Jerónimo Amaya las condiciones laborales de los policías de todo el país, ya que mientras tratan de combatir a la delincuencia, no cuentan con las herramientas no sólo jurídicas y de seguridad para hacer su trabajo de la mejor manera, todo ello, en perjuicio de la población.

“Hay vulnerabilidad jurídica para los trabajadores de las corporaciones, principalmente para los policías y principalmente por eso no levantaban la voz, pues mientras los elementos se enfrentan a los delincuentes, están en la indefensión total, por eso no se decidían a exigir sus derechos”, señala.

Entre las anomalías que se dan al interior, enumera las presiones y hostigamientos maltrato de los superiores de los 3 niveles de gobierno, hacia peritos, agentes del Ministerio Público, policías. Agentes de tránsito, custodios y personal médicos, entre otros, de todos las corporaciones de seguridad en el país.

Reformas a la ley

Los entrevistados consideraron que actualmente todo el personal de las dependencias policiacas y de procuración de justicia, de prevención, son regidos por un artículo que es discriminatorio hacia todas estas miles de personas, que no son tratados como loa demás trabajadores.

“El artículo de referencia es el 123, apartado B, fracción 13, párrafo segundo, en donde específicamente se dan todas las anomalías, que dejan en la indefensión al personal de las corporaciones policiacas”, refirieron.

Y es que en 2008 con el panista Felipe Calderón Hinojosa en la Presidencia de la República se hicieron esas contrareformas en donde se le quito al policía su derecho de igualdad con los demás trabajadores.

“Con el propósito de supuestamente sanear los cuerpos policiacos se dieron esas contrareformas para que todo aquel elemento que fueran señlalados de alguna anomalía o en actos de corrupción, fueran despedidos en cualquier momento y por cualquier causa, solo con derecho al ganar el pleito a la indemnización y no a la reinstalación, como cualquier otro trabajador”, señala Jerónimo.

Con el supuesto de depurar las corporaciones se Impusieron los exámenes de control y confianza, los cuales son mal aplicados ella que en l mayoría de las ocasiones mantienen presión sicológica hacia el personal policiaco.

Explica que en los casos en que se reprueban los exámenes, el personal se hace acreedor a un proceso interno en los llamados consejos o comisión de honor y justicia, órgano inquisitorio que no es imparcial, que utiliza procedimientos amañados internos, difíciles de superar.

En ocasiones son procesos que llevan años en los litigios, que en muy contados casos, los policías reciben la indemnización correspondiente, pero con las reformas a la Ley Federal del Trabajo, solo les pagan un año de salarios caídos.

En ocasiones que los elementos son acusados de alguna anomalía, no cuentan con la defensa jurídica para los juicios, con violaciones al debido proceso y cuando son declarados culpables, sus nombres son registrados en la llamada “Plataforma México, donde los exhiben y los boletinan en esa base de datos para que no trabajen en ninguna otra corporación sea de los 3 niveles de gobierno y (o) empresas privadas de seguridad y vigilancia.

Sin embargo, en algunas ocasiones esta circunstancia es aprovechada por la delincuencia organizada, captando a los ex elementos policiacos, utilizando la preparación, conocimientos y experiencia que adquirieron cuando estuvieron en las corporaciones policiacas.

Toda esa millonaria inversión que realiza la ciudadanía a través de los 3 niveles de gobierno, es aprovechada por los carteles del narcotráfico y otras organizaciones criminales para delinquir, advierten.

Propuestas

Con esos diagnósticos, el Movimiento Nacional por la Seguridad y la Procuración de Justicia, tiene como principal propósito ya han logrado acercamientos y compromisos con varias autoridades estatales, municipales y federales, así como con la sociedad civil, organismos no gubernamentales, investigadores, académicos, científicos, profesionistas de todas las ramas, estudiantes, políticos y ciudadanos diversos para terminar con la corrupción y la inseguridad en el país.

Uno de los principales objetivos es reformar al artículo mencionado, para los cual diversos actores políticos se han pronunciado en favor de esa iniciativa, como el comisionado Renato Sales Heredia. También hemos logrado acercamientos con políticos, como diputados, senadores, gobernadores, como el de Quintana Roo, Carlos Joaquín, quien ha sido primero en pronunciarse a favor de mejorar las condiciones de los policías.

Desde hace varias meses llevan a cabo intensa campaña en acción recabando firmas para reformar ese artículo.

Otra de las propuestas es que se logre la llamada reingeniera laboral en las corporaciones policiacas,con un sistema escalafonario y servicio profesional de carrera justos, con selección de mandos en seguridad, fiscales y comisarios municipales, en base a capacidades o no a amiguismo o componendas.

El representante de Quintana Roo, refirió que Carlos Joaquín González se comprometió a mejorar las condiciones de las instituciones policiacas de la entidad, con cursos de capacitación, mejorar salarios y prestaciones, revisar jornada laboral que los hagan más eficientes, con turnos razonables, ya que actualmente laborar con horarios de 24 horas por 24 horas de descanso, sin embargo, todos los turnos se extienden más de 24 horas.

También prometió mecanismos de créditos para vivienda digna, promover apoyos, por ejemplo para concluir o cursar estudios, revisar recursos público spara capacitación y mejorar las herramientas de la profesión que lleguen y se utilizan para combatir la inseguridad, que no se los queden o desvíen políticos o mandos policiacos, como sucedió en las tres anteriores administraciones estatales de Joaquín Hendricks, Félix González y Roberto Borge, por poner 3 ejemplos.

Cumbre de seguridad en enero del 2017

Los entrevistados anunciaron que para el primer mes del próximo, Cancún será sede de la 3ª cumbre por la seguridad y la justicia.

Participarán autoridades de gobierno, funcionarios, representantes de ong´s, académicos, investigadores, profesores, empresarios, artistas y deportistas, estudiantes y sociedad en general.

Uno de los propósitos del Movimiento Nacional por la Seguridad y la Procuración de Justicia es apoyar a los gobiernos y lograr acercamientos con la ciudadanía para recobrar la confianza.

Proponen que se utilicen parte de los recursos económicos que genera la industria turística para mejorar las condiciones de seguridad pública en Quintana Roo. (Noticaribe)

Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)