‘PRISON BREAK’ EN CHETUMAL: Investigan ‘fuga’ de recursos en el Cereso por millonaria obra con irregularidades

El Gobierno de Borge gastó más de 10 mdp en un proyecto mal ejecutado con dinero federal y la Auditoría Superior de la Federación ordenó una pesquisa

Posted on marzo 18, 2017, 5:40 am
5 mins

Por Hugo Martoccia

CANCÚN, MX.- La Secretaria de la Gestión Pública del estado investiga irregularidades en obras realizadas en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Chetumal durante la pasada administración estatal, porque se gastaron recursos federales para la ampliación del inmueble, sin considerar aspectos que mejoraran las condiciones de hacinamiento de los internos.

La investigación surge por un oficio emitido por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) el pasado 29 de noviembre de 2016, mediante el cual le pide a la Secretaria de la Gestión Pública que en el ámbito de sus atribuciones, “realice las investigaciones y, de considerarlo procedente, finque las responsabilidades correspondientes”.

El informe de la ASF dice que se realizó una ampliación en la zona de presos de alta peligrosidad, pero que se dejaron sin realizar sanitarios para convivencia familiar o una caseta de control, entre otras faltantes, lo cual impidió que las nuevas instalaciones operen normalmente porque no cuentan con las condiciones mínimas de seguridad.

La ASF hace referencia a una partida específica de fondos federales entregados a la administración de Roberto Borge durante el año 2015, para mejorar las instalaciones del Cereso de Chetumal.

Se trató de 10 millones 486 mil pesos del programa “Mejoramiento y/o Ampliación” perteneciente al Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública, que debían destinarse al Cereso de Chetumal.

Si bien la ASF encontró que en este caso la contratación de la empresa que realizó la obra se dio en términos legales, dicha obra no contó con una bitácora, lo cual sirvió para esconder irregularidades durante el proceso de construcción y ampliación de las instalaciones.

“Se constató mediante visita física que la obra se encuentra terminada; sin embargo, la obra no opera, debido a que el objeto de contrato sólo consistió en la “adecuación, mejoramiento y ampliación de edificio para internos de alta peligrosidad”, sin contemplarse lo relativo a sanitarios de convivencia familiar, caseta de control, cancha, adecuación de espacios, herrería, mobiliario y equipo e instalaciones especiales, tal y como lo menciona la “Cédula de Registro por Obra”, y que permitirían la operatividad de la obra en condiciones óptimas y de seguridad”, explica el informe.

Por este motivo, la ASF emitió una Responsabilidad Administrativa Sancionatoria, para que sea la Gestión Pública local la que realice “las investigaciones pertinentes y, en su caso, inicie el procedimiento administrativo correspondiente”, contra los funcionarios que no verificaron que la obra se realizara completa, y que además no se contara con la bitácora correspondiente. 

La irregular realización de esta obra impidió mejorar las condiciones de encierro de más de mil internos que conviven en las instalaciones del Cereso de Chetumal, considerado uno de los peores del país.

Vale recordar que de acuerdo al Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria, que realiza la Comisión Nacional de Derechos Humanos, las cárceles de Quintana Roo son las segundas peores del país, solo por encima de las de Nayarit.

En una escala de 1 a 10 en que se miden las condiciones de esas cárceles (siendo 10 el mejor) el estado el puntaje es de 4.43.

En el caso específico del Cereso de Chetumal tiene un puntaje de 4.53, y el informe considera que tiene focos rojos en condiciones de gobernabilidad, estancia digna de los presos y reinserción social. Además, considera que el área de castigos denominada “el cubo”, presenta “condiciones infrahumanas”. (Noticaribe)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)