VESTIR AL ‘NIÑO DIOS’, UNA MUESTRA DE FE: El Día de la Candelaría también marca una tradición mexicana que complementa la partida de la Rosca de Reyes

Posted on febrero 02, 2018, 5:00 pm
4 mins

Por Leslie Gordillo | Fotos y video por Gonzalo Zapata

CANCÚN, MX.- El 2 de febrero está marcado en el santoral católico como el Día de la presentación de Jesús en el Templo, de allí la costumbre de vestir al niño Dios, además, la tradición mexicana lo considera como un acto de compromiso de quienes comieron el 6 de enero la Rosca de Reyes por la llegada de los Reyes: Mayos, Melchor, Gaspar y Baltazar, a conocer al niño Jesús, y sacaron muñequito en la rebanada, ya que se convierten en “padrinos del Niño” y deben participar en el levantamiento del Niño Dios del pesebre para vestirlo. 

“La tradición es de venir a vestir a los niños Dios, por ser día 2 de la Candelaria, muchos vienen a vestirlo de acuerdo a su fe, muchos vienen por algún familiar enfermo, buscan al Niño Doctor, también al de la salud, vienen por trabajo, hay un niño que se llama de fe y trabajo y de la prosperidad”, contó Valentín Pallán, vendedor del mercado 23.

Juan Diego, niño Doctor o con el ropón, son las vestimentas más comunes, sin embargo, la tradición marca al menos para los primeros años como debe vestirse, el primer año que se lleva bendecir al niño Dios vestido de bebé y acostado sobre Flores; para el segundo año se le presenta sentado en un trono y el tercer año se le lleva de pie, sin embargo, la iglesia comenta que lo importante es presentarlo no importando la posición y que  no se le vista de cualquier cosa, pues hay quienes incluso lo visten con la playera del equipo de fútbol favorito

El gasto en Dios va desde los 150 pesos hasta los más de 1500 pesos dependiendo que tan elaborado es el vestuario, además de los accesorios que también son muy importantes.

“Sí se siente que ha bajado un poco, hace un año teníamos más gente, ahorita es un poquito menos, pero vamos a esperar hasta el domingo a ver que tal, por la economía más que nada; la tradición no se va perder, yo tengo la tradición de mi papá, ya no está él, ahora me encuentro yo, mi papá fue pionero de este mercado, nosotros nos quedamos en el negocio. La gente viene buscando lo más económico, disponible a su bolsillo”, contó.

 Además la restauración también se ha vuelto un arte muy importante, pues a la mayoría de las familias les gusta conservar a sus niños Dios, pero requiere de constante mantenimiento, en el mercado 23 hay al menos 15 vestimentas distintas y opciones para todos los bolsillos en busca de mantener la fe. (Noticaribe)

Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)