EL RECUERDO DE PEDRO INFANTE VIVE EN LA ZONA MAYA: En sus viajes a Felipe Carrillo Puerto, el ídolo de México montó caballos, anduvo en bicicleta, chicleó y le cantó a las hermosas mestizas

Posted on abril 15, 2018, 10:28 am
5 mins
Por Manuel Cen Balam
FELIPE CARRILLO PUERTO, MX.- No recuerdo su nombre, pero era un viejito de entre 60 o 70 años de edad venía de su milpa cargando un “tercio” de leña, se acogió a reposar bajo la sobra de aquel milenario y frondoso árbol del Pich.
 
Me llamó mucho la atención el hecho de verlo tararear una de las canciones del inmortal actor y cantante Pedro Infante, fue a mediados de la década de los años ochenta.
 
Me dijo, ven acá, acércate, hijo, lo hice, y en tono suave me dijo, “aquí, en este lugar, yo conocí a Pedro Infante” y es que, indiscutiblemente el actor de cine y cantante afamado, tenía la costumbre de pasar unos días por Felipe Carrillo Puerto, “la antigua capital del Mundo Maya “Chan Santa Cruz X Balam Naj”.
 
¿Por qué Pedro Infante escogió este lugar? le pregunté, no lo sé, me dijo el viejito, pero él, estuvo aquí muchas veces. Miré las ramas del frondoso árbol y vi deslizarse en ellas, una serpiente de las que se le conoce como “Chay Can”, le pregunté, ¿no será el embrujo de la X Tabay o un amor secreto, que lo atrajo con firmeza a este lugar?
 
El anciano no respondió a mis interrogantes, pero, me contó que, el popular artista compartió alegres momentos con la gente de este pueblo a pesar de que el lugar era una inhóspita región,
 
“Yo soy chiclero y Pedro Infante lo fue en aquel tiempo”, dijo. Quintana Roo, fue territorio federal y en ese tiempo distribuía chicle, salía por Vigía Chico. Por la cercanía con Belice nos llegaba mercancía de importación, vinos, telas de too tipo y artículos de otros países.
 
El cantante de “Amorcito Corazón” en vida llegaba a la casa de don Ruperto Prado, viajaba en un avión particular, despegaba de Cozumel con destino a Felipe Carrillo Puerto, aterrizaba en una amplia zona. que hoy se llama la Avenida “Santiago Pacheco Cruz”.
 
-En aquel tiempo éramos jóvenes- recuerda el anciano, corríamos a ver que nos trajo Pedro Infante, decían que venía de México o que se quitó de Mérida Yucatán, él, no le temía a nada, ni a la selva maya.
 
Los testimonios de la gente, es que, el actor platicaba con todos los del pueblo, además le gustaba montar caballos o andar en bicicleta por las calles..
 
Las historias y anécdotas que se cuentan de este famoso personaje son extraordinarias porque visitó tantas veces como pudo Felipe Carrillo Puerto.
 
Pedro Infante Cruz murió en un trágico accidente aéreo en la ciudad de Mérida, Yucatán, el 15 de abril de 1957.
 
Fue un apasionado de la aviación, hablar de su trayectoria artística equivale a evocar sus famosas canciones y películas que dejó para la posteridad.
 
Era tal la costumbre de verlo en Felipe Carrillo Puerto, que los lugareños le tenían confianza y le daban todas las facilidades para que anduviera en las calles del pueblo o le llevara serenatas a las muchachas de este lugar.
 
Se dice que venía en un avion de la empresa Transportes Aéreos Mexicanos S. A. TAMSA, línea aérea comercial regional que en su momento tuvo gran auge. Entre sus socios figuraban el mismo Ruperto Prado Pérez, Nassim Joaquín, Julián Villarreal, Arturo Ponce, entre otros.
 
“Pedro Infante Cruz, fue buena persona, respetuoso, dicharachero, caballeroso y galante con las mestizas, aunque eso sí, muy enamorado”, comentó en cierta ocación Javier Prado.
 
En la cinta “Escuela de Música”, El profesor Javier Prado, es uno de los personajes que adoptó Pedro Infante, nombre tomado del hijo de Ruperto Prado. Y, “ya no insistiremos en monumentos, ni reconocimientos a Pedro Infante, porque es como pedirle maíz a las piedras” nos dijo en tono triste el viejo,que subió la carga de leña en su espalda y se fue tarareando otras de las canciones del inmortal Pedro Infante… (Fuente: Neek.mx)
Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)