No todos ganan con el rescate de las playas