Para acallar críticas, ofrecen vigilancia externa al proyecto de relleno de playas