“Golpe duro y dosis de sospecha” deja caso de empresa recolectora de basura