Macario Gómez: de ejidatarios a “agentes inmobiliarios” y turisteros