Cierran, otra vez, hoteles