Dan 20 años de prisión a Nikita por asesinato del “Pepín” en Chetumal

Posted on marzo 17, 2009, 11:53 pm
24 mins

CHETUMAL, MX.- Martha Nikita Espat Avilés fue condenada a 20 años de cárcel por el delito de homicidio calificado cometido en agravio del pederasta Juan José González Sabido, en agosto de 2007.

20 años, fue la sentencia media

CHETUMAL, MX.- El juez Se­gun­do Pe­nal, Da­niel Es­te­ban Fa­rah Go­doy, sen­ten­ció ayer a Mart­ha Ni­ki­ta Spat Avi­lez a pa­sar 20 años en pri­sión, pa­gar una san­ción de 52 mil pe­sos, ade­más que per­dió to­dos sus de­re­chos po­lí­ti­cos.
Al­re­de­dor de las tres de la tar­de, la in­cul­pa­da fue lla­ma­da a la re­ji­lla de prác­ti­cas, don­de el ac­tua­rio le no­ti­fi­có que el juez Se­gun­do Pe­nal, Da­niel Es­te­ban Fa­rah Go­doy, la en­con­tró res­pon­sa­ble del ho­mi­ci­dio de Juan Jo­sé Gon­zá­lez Sa­bi­do, alias “El Ca­pi” y/o “Pe­pín”, mo­ti­vo por el cual fue con­de­na­da a pa­sar 20 años en pri­sión, de­be­rá pa­gar­le a la fa­mi­lia del hoy oc­ci­so 52 mil pe­sos por con­cep­to de re­pa­ra­ción del da­ño y a par­tir de ayer se le sus­pen­die­ron to­dos sus de­re­chos po­lí­ti­cos.
Des­pués de re­ci­bir la no­ti­fi­ca­ción, Mart­ha Ni­ki­ta no qui­so de­cir na­da y se di­ri­gió a su cel­da, por lo que has­ta el mo­men­to se des­co­no­ce si su abo­ga­do ape­la­rá la sen­ten­cia.
En en­tre­vis­ta, el di­rec­tor de Con­trol de Pro­ce­sos de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Es­ta­do, Juan An­to­nio Al­co­cer Bas­to, quien en su épo­ca de agen­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co in­te­gró el ex­pe­dien­te de es­te ca­so, de­ta­lló que fue una sen­ten­cia acor­de al de­li­to co­me­ti­do y to­man­do en cuen­ta la “pri­mo de­lin­cuen­cia” de Mart­ha Ni­ki­ta, el juz­ga­dor hi­zo un buen tra­ba­jo.
“A no­so­tros nos hu­bie­ra gus­ta­do una pe­na más al­ta, tal vez la má­xi­ma (30 años), pe­ro el juez to­mó en cuen­ta la pri­mo de­lin­cuen­cia, es de­cir, que es la pri­me­ra oca­sión que Ni­ki­ta es pro­ce­sa­da por un de­li­to de es­ta ín­do­le, por lo que la sen­ten­cia y el tra­ba­jo del juz­ga­dor fue bue­no”, agre­gó.
In­for­mó que a par­tir de hoy ini­cia el pe­rio­do de 15 días, pa­ra que el abo­ga­do de Spat Avi­lez, Ho­guer Ver­ga­ra Mun­do, ape­le la sen­ten­cia, pe­ro con­fió que en ca­so que es­to su­ce­da, los ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia del Es­ta­do ra­ti­fi­quen la con­de­na.
La sen­ten­cia de Mart­ha Ni­ki­ta lle­ga dos me­ses des­pués que Do­wai­na Ros­siel No­ve­lo Me­di­na fue con­de­na­da por el juez pa­ra Ado­les­cen­tes a pa­sar 1 año y 4 me­ses en pri­sión, por ser co­par­tí­ci­pe del cri­men, y a un par de se­ma­nas que Vic­to­ria­no Abel La­gos Sie­rra, alias “El Lo­bo” fue­ra sen­ten­cia­do por en­cu­brir el ase­si­na­to.
LOS HE­CHOS
El pri­me­ro de sep­tiem­bre del 2007, una em­plea­da do­més­ti­ca en­con­tró el cuer­po sin vi­da de “Pe­pín” en el in­te­rior de su ca­sa, ubi­ca­da en el frac­cio­na­mien­to Cam­pes­tre de Che­tu­mal, por lo que la Po­li­cía Ju­di­cial del Es­ta­do ini­ció con la in­ves­ti­ga­ción co­rres­pon­dien­te pa­ra tra­tar de dar con el pa­ra­de­ro de los res­pon­sa­bles del cri­men.
Las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes apun­ta­ron ha­cia un gru­po de jo­ven­ci­tas, en­ca­be­za­das por Mart­ha Ni­ki­ta Spat Avi­lez, con quien el hoy oc­ci­so acos­tum­bra­ba em­bo­rra­char­se y sos­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les, por lo que co­men­zó la bús­que­da de las mu­je­res.
Spat Avi­lez y No­ve­lo Me­di­na fue­ron de­te­ni­das en Can­cún, la pri­me­ra en el in­te­rior de un ho­tel y la se­gun­da afue­ra de un cen­tro noc­tur­no, lue­go de que las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes arro­ja­ron que és­tas eran las res­pon­sa­bles del cri­men.
Al ren­dir su de­cla­ra­ción, Mart­ha Ni­ki­ta re­la­tó que la tar­de del 31 de agos­to de ese mis­mo año es­tu­vie­ron de­par­tien­do con “Pe­pín” en el in­te­rior del res­tau­ran­te “Cos­ta Azul” y cuan­do és­te ya se en­con­tra­ba bo­rra­cho, se tras­la­da­ron has­ta el do­mi­ci­lio de Gon­zá­lez Sa­bi­do, don­de pri­me­ro lo as­fi­xió con ayu­da de Do­wai­na y pos­te­rior­men­te le cla­vó un cu­chi­llo en el co­ra­zón pa­ra ase­gu­rar­se que es­tu­vie­ra muer­to.
La ase­si­na con­fe­sa de “Pe­pín” di­jo que lo ma­tó por­que es­ta­ba can­sa­da de ver có­mo tra­ta­ba a su hi­ja, Do­wai­na y Zai­re Fa­bio­la Ha­dad Fi­gue­roa, a quie­nes su­pues­ta­men­te obli­ga­ba a te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con él a cam­bio de di­ne­ro.
Du­ran­te el pro­ce­so en con­tra de Spat Avi­lez, la fis­ca­lía ofre­ció co­mo prue­ba de su cul­pa­bi­li­dad el tes­ti­mo­nio de las jó­ve­nes an­tes men­cio­na­das, de Mar­co An­to­nio Go­doy Pro­to­no­ta­rio, ex no­vio de “Do­wi” y a quien su­pues­ta­men­te ayu­dó a des­ha­cer­se de las per­te­nen­cias del oc­ci­so, y de “El Lo­bo” quien fue el pri­me­ro en en­te­rar­se del cri­men y se des­hi­zo del cu­chi­llo que Mart­ha Ni­ki­ta le cla­vó a “Pe­pín” y una pis­to­la pro­pie­dad de es­te úl­ti­mo.
La de­fen­sa por su par­te, ofre­ció un vi­deo, gra­ba­do por una de las jó­ve­nes, en el que se apre­cia­ba que és­tas te­nían re­la­cio­nes se­xua­les con “Pe­pín”, pa­ra acre­di­tar la per­ver­sión del em­pre­sa­rio che­tu­ma­le­ño.
Aun­que en la au­dien­cia de la vis­ta pú­bli­ca, el fis­cal del ca­so, Ma­rio Iván He­rre­ra Suas­te, so­li­ci­tó la pe­na má­xi­ma con­tra la ase­si­na, el juez só­lo le im­pu­so 20 años, lo que equi­va­le a una con­de­na me­dia pa­ra es­te de­li­to. (Fuente: Diario de Quintana Roo)

La asesina no tiene derecho a conmutación de la pena, porque el delito que incurrió es considerado como grave y también perdió sus derechos políticos.
Como se recordará, la tarde del día 31 de agosto del año 2007 fue hallado el cuerpo del pederasta Juan José González Sabido, el cual presentaba una herida producida con arma blanca, asesinado en su propia casa.
Ocho días después, la Policía Judicial del Estado detuvo a Martha Nikita Espat Avilés y a Dowaina Rossiel Novelo Medina como presuntas responsables del crimen.
La primera fue recluida en el Centro de Readaptación Social de esta ciudad y la segunda al Centro de Internamiento para Adolescentes para el deslinde de responsabilidades.
Martha Nikita Espat Avilés, cuando rindió su declaración preparatoria ante el Juzgado Segundo de lo Penal el ocho de septiembre de 2007, reconoció desde el principio haber asesinado al pederasta Juan José González Sabido, porque éste había abusado de su hija siendo menor de edad.
También mencionó al subprocurador de Justicia del Estado en la zona sur, Víctor Vivas Vivas, y Elder Antonio Vega Martínez, director editorial del Diario de Quintana Roo, como las personas que hicieron todo lo posible para ayudarlas a escapar.
Asimismo, aseguró que el subprocurador sostuvo relación sexual con unas de las mujeres del ahora occiso.
Las personas que acusaron a Martha Nikita Espat Avilés fueron Juana Yanhell Reyes, Zaire Hadad Novelo, así como dos testigos que responden a los nombres de Ricardo González Hadad y Antonio Godoy Protonotario.
Sin embargo, cuando la ahora asesina rindió su declaración preparatoria aseguró que Juana Yanhell Reyes y Zaire Hadad Novelo participaron también en el homicidio de Juan José González Sabido, lo mismo que la menor de edad Dowaina Rossiel Novelo.
Relato de los hechos…
Martha Espat Avilés recordó que aproximadamente a la una de la tarde del día 30 de agosto del presente año, Dowaina recibió una llamada de “Pepín”, ya que ésta era la consentida del hoy difunto, informándole que ya estaba llegando de su viaje y que venía por el tramo de Bacalar y que quería verla y que fuera al restaurante denominado Costa Azul.
“Entonces ella le dijo que ahí iría después de que saliera del Bachiller”.
“Así también me habló vía telefónica y a Yanhell para que fuéramos al mismo lugar, Costa Azul, diciendo que ya había llegado y que nos esperaba”.
Espat Avilés relató que llegaron a las instalaciones del establecimiento aproximadamente a las 14:20 horas y que a las tres de la tarde llegó Zaire Hadad Novelo.
Más tarde, a las 18 horas, llegó un conocido de nombre Tony Godoy Protonotario, “quien se sentó en la silla a un lado de donde me sentaba y empezó a hablar con Pepín, el hoy difunto”.
“El estaba pidiendo disculpas a Pepín por el hecho de que había andado con Dowi, y que no quería problemas y que lo perdonara y que se iba a separar definitivamente de ella”.
Espat Avilés agregó que Tony Godoy ya estaba bajo amenaza de muerte, porque Pepín se enteró de que una semana antes Tony Godoy le había pegado unas cachetadas a Dowi.
La aprehendida señaló que “Pepín insultó y humilló a Tony frente a nosotras y le dije a Godoy que se levantara y se fuera para evitar que pasara a más, porque refirió el difunto que iba a ir a buscar la pistola para matarlo”.
“Es así que Tony Godoy optó por retirarse, pero antes el difunto le dijo a Dowi que a quién de los dos prefería”.
“Entonces ésta se molestó y refirió que a ninguno de los dos, asentándole los 500 pesos que le había dado un rato antes, porque se lo había pedido para comprar libretas de la escuela”.
“Entonces se levantó de la mesa y se retiró del restaurante por lo que el hoy difunto estaba de mal humor ya que Dowi le había devuelto el dinero porque era su niña consentida”.
“Alrededor de las 22:00 horas, Pepín pidió la cuenta y la pagó, y la cubana y yo nos quitamos juntas, a bordo del Stratus rojo propiedad de la cubana”.
“Pepín se fue a bordo de su vehículo pero no recuerdo si traía el Mercedes o la camioneta pero la que manejó fue Zaire; en cuanto al chofer Manuel ya se había retirado horas antes ya que una vez que regresó de cobrar su cheque, lo retiró el difunto y éste a su vez pidió permiso para no laborar el día siguiente, sábado”.
“Es así que Zaire venía manejando la camioneta; me dirigí en compañía de la cubana con dirección a la casa de Pepín, ya que los íbamos siguiendo”.
“En el momento de que llegamos a la casa de Pepín, ya habían metido el vehículo, desconociendo quién haya accionado el control remoto para que se abriera enseguida”.
“Nosotros nos estacionamos en las afueras del domicilio y entramos al interior del mismo, y cuando entramos lo primero que vimos fue que Zaire estaba sirviendo un whisky al hoy difunto”.
“El difunto se encontraba de la misma manera en la cocina recargándose en la pared porque estaba muy tomado”.
“En eso el difunto me agarró la nalga pronunciando a mi suegra me la voy a coger hoy, refiriéndose a mi”.
“Lo empujé y le dije que no esté chingando”.
“Entonces, Zaire Fabiola, Juana Yanhell y Dowaina ayudaron al hoy difunto para llevarlo a su cuarto y lo acostaron en su cama”.
“Zaire se subió arriba de él al nivel de estómago y Juana Yanhell y Dowaina con una almohada lo empezaron a asfixiar”.
“En eso yo entro rápido al baño del mismo cuarto y no recuerdo qué hice pero casi enseguida salí y les dije que se apuraran, es decir, que terminaran de matarlo”.
“Me dirigí a la cocina agarré un cuchillo de cocina, con cacha de color marrón y me dirigí nuevamente al cuarto; me acerqué donde se encontraba Pepín y, para asegurarme de rematarlo, le clavé el cuchillo en su pecho del lado izquierdo”.
“Después le dije que nos fuéramos dejando prendido el aire acondicionado y cerrando la puerta del cuarto”, concluyó la ahora asesina.
Al respecto, el director de control de procesos de la Procuraduría General de Justicia del Estado, Juan Antonio Basto Alcocer, opinó esta tarde, luego de conocer la sentencia de 20 años dictada a Martha Nikita Espat Avilés, que estuvo bien el trabajo del Juez.
Aunque dijo que ellos habían pedido al Juez Segundo de lo Penal aplicara la pena máxima a Martha Nikita Espat Avilés, pero no ocurrió así.
Agregó que quizá el Juez tomó esa determinación al considerar que Martha Nikita Espat Avilés es primo delincuente.
No obstante, precisó que están a la espera a que la defensa acepte o apele la sentencia de 20 años dictada a Martha Nikita Espat Avilés.
Por lo pronto, el abogado informó que la ahora asesina se le fijó la cantidad de 52 mil pesos por concepto de la reparación del daño.
No tiene derecho a conmutación porque el delito porque el que fue sentenciada, es considerado como grave.
Además, perdió sus derechos políticos, concluyó el director de control procesos de la Procuraduría General de Justicia del Estado.
Con este fallo que se le dictó a Martha Nikita Espat Avilés suma ya tres personas que han sido sentenciadas en el caso del asesinato de Juan José González Sabido.
La primera sentencia fue de cinco años en contra de Dowaina Rossiel Novelo Medina, por el delito de homicidio calificado cometido en agravio de “Pepín”.
La segunda sentencia fue de dos años, en contra de Victoriano Abel Lagos Sierra (a) “El Lobo”, por el delito de encubrimiento del crimen.
Y la tercera fue de 20 años en contra de Martha Nikita Espat Avilés por el delito de homicidio calificado.
Queda pendiente aún la resolución del juicio por encubrimiento que se sigue al director editorial del Diario de Quintana Roo, Elder Alberto Vega Martínez. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook