Admite Greg corrupción en Seguridad Pública de Cancún y advierte nuevos despidos

Posted on noviembre 13, 2009, 11:55 pm
7 mins

CANCÚN, MX.- La mayoría de las quejas que llegan al municipio Benito Juárez son en contra de la Secretaría de Seguridad Pública municipal donde no se han logrado los cambios deseados, aseguró el alcalde Gregorio Sánchez Martínez.

Encubren irregularidades

El ex coordinador de Asuntos Internos de Seguridad Pública presentó una queja ante la Contraloría municipal en contra del secretario de la corporación, Urbano Pérez Bañuelos, tras supuestamente ser despedido injustificadamente.
El ahora ex funcionario reveló también que durante el tiempo en que laboró fue testigo de varias irregularidades en esa área, entre las que se encuentran el solapamiento de elementos de la Dirección de Tránsito que cometían extorsiones.
Se trata de Martín Gabriel Albornoz Góngora, quien explicó que el pasado siete de octubre discutió con la elemento de Tránsito Martha Espino, la cual enfrenta un total de once quejas en la Dirección de Asuntos Internos.
Al parecer, la mujer ingresó a la oficina de este departamento y comenzó a insultar al personal, razón por la cual el entonces coordinador le pidió que guardara silencio o si no, la sacaría del lugar
Esto provocó la molestia de la mujer, la cual acudió a hablar con el secretario general de la corporación, mismo que al día siguiente sin dar mayor explicación pidió a Albornoz Góngora que firmara su renuncia.
“Yo fui coordinador de Asuntos Internos, entonces por atender y hacer mi trabajo yo tuve una discusión con una mujer oficial de Tránsito, la cual tiene once quejas en su contra. La mujer acudió a la oficina a gritar y yo le pedí que se calmara, entonces esta persona fue a la oficina con el secretario a decir quién sabe qué cosas y después el General me llamó y sin decirme nada me pidió que firmara mi renuncia, esto sin explicarme los motivos.
El prefirió hacerle caso y proteger a la elemento, que tiene en su contra quejas por extorsión, prepotencias y elaborar mal sus infracciones, dijo el agraviado.
El entonces funcionario decidió no firmar su renuncia como le había ordenado Pérez Bañuelos y contrario a eso, siguió presentándose a trabajar. Sin embargo, tras cobrar su quincena correspondiente le fue negado el paso a las instalaciones de Seguridad Pública, argumentándole que ya se encontraba dado de baja.
Ante esta situación, el afectado elaboró una queja ante la Contraloría municipal, por despido injustificado.
Y es que lo más delicado de la situación, según explicó el ex coordinador de Asuntos Internos, que le fue prohibido el paso a su área de trabajo cuando se encontraba investigando un reporte de dos elementos de Tránsito que habían extorsionado a un turista con 400 dólares.
Asimismo, agregó que muchos de los elementos de Tránsito que son reportados por extorsionar a los ciudadanos, por órdenes de Pérez Bañuelos no son dados de baja ni mucho menos puestos a disposición del Ministerio Público como tendría que suceder, sino únicamente removidos a otro sector. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Por ello, para la siguiente semana se llevará a cabo una reestructuración dentro de la corporación hasta que las quejas por corrupción dejen de llegar.
Aseguró que el crimen ha reducido en el municipio pero no se ha logrado lo deseado.
Además de que hay actos de corrupción, en la dependencia hacen falta más policías y más patrullas; mientras, aún no se termina de dar de baja a los elementos que hicieron un paro de labores hace dos semanas.
El Alcalde anunció cambios dentro de su gabinete en los que no había incluido a la dependencia encargada de la seguridad de la ciudad; sin embargo, las quejas generaron que Sánchez Martínez realice cambios en la corporación.
Además de la reestructuración de elementos dentro de la dependencia, está la destitución de 100 elementos después de que hicieron un paro laboral a finales de octubre pasado.
Hasta el momento van 61 elementos despedidos pero completarán 100 que serán sustituidos por ciudadanos “comprometidos”.
Greg Sánchez informó que fueron alrededor de 150 elementos de la corporación los quejosos, porque la mayoría de los oficiales trabajaron y las calles de la ciudad fueron resguardadas por parte de los “buenos policías”.
Dicho paro se orquestó “por lo más podrido de la corrupción y fue pagado por la delincuencia”, aseveró Sánchez Martínez.
De acuerdo con el Primer Edil, la entrada de los militares en Seguridad Pública ya se ha llevado desde antes. En la corporación se cuenta con el apoyo total de la Secretaría de la Defensa Nacional.
El regidor de la Comisión de Seguridad, Ramón Valdiviezo López, señaló que la seguridad pública es responsabilidad del Alcalde, y agregó que en noviembre del año pasado se incrementó el salario a los policías. “Nadie gana menos de 10 mil 500 pesos”, para evitar que cometan actos de corrupción.
El artículo 134 de la Constitución del estado marca que los integrantes de los cuerpos de Seguridad Pública no podrán ejecutar ningún acto que implique la suspensión del trabajo o cualquier acto que impida que el Estado o el Municipio ejerzan sus funciones, por lo que cualquier paro es castigado con sanciones que van hasta la baja definitiva. (Fuente: SIPSE/Novedades de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook