Revoca Tribunal permisos a hotel y campo de golf del Bahía Príncipe

Posted on julio 14, 2010, 11:55 pm
11 mins

AKUMAL, MX.- La Sala Regional del Caribe del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa revocó la autorización al proyecto “Naj K´aax”, que no es otro que el de la ampliación y campo de golf del hotel Bahía Príncipe; el resolutivo, sin embargo, llega tarde, pues el desarrollo está prácticamente concluido.


El Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) detalló, en un comunicado, que en 2006 se interpuso un recurso de revisión en contra de la autorización emitida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en contra del proyecto “Desarrollo Naj K´aax” (parte del desarrollo Bahía Príncipe) en Akumal, ubicado en el municipio Tulum, debido a que contravenía diversos lineamientos ambientales.
“Resulta importante recordar que el proyecto fue autorizado contraviniendo varios criterios del Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial Corredor Cancún-Tulum”, destaca el comunicado de prensa; “entre las irregularidades se encuentran la transferencia de densidades, excede el 15% de desmonte de cobertura vegetal permitido, en una parte del proyecto se otorga permiso para la construcción de 648 cuartos de hotel a diferencia de los 178 que es posible construir en base a lo establecido al POET, así como la autorización de 114 departamentos a diferencia de los 30 permitidos por el ordenamiento ecológico”.
El Cemda señala que el actual resolutivo, emitido la semana pasada, es de gran relevancia tanto por la obligatoriedad reconocida por la Sala Regional del Caribe del TFJFA en la aplicación de los Programas de Ordenamiento Ecológico, como por el reconocimiento de los miembros de la comunidad para poder impugnar las autorizaciones emitidas en contravención de la legislación ambiental aplicable.
Aunque el desarrollo Naj K´aax en su defensa durante el litigio trató de argumentar que al no haber participado el denunciante en el procedimiento de evaluación de impacto ambiental no contaba con interés jurídico, sin embargo la sala regional reconoció dicho derecho amparando y protegiendo al denunciante.
El fallo llega con el proyecto concluido
La resolución de la Sala Regional del Caribe del Tribunal Federal de Justicia Fiscal sobre la autorización al proyecto de ampliación y campo de golf del hotel Bahía Príncipe llega tarde, pues el desarrollo hotelero-inmobiliario se encuentra prácticamente concluido. Es decir, el excesivo desmonte para la construcción del campo de golf ya se llevó a cabo, así como la sobredensificación de sus edificios hoteleros y de su proyecto inmobiliario; y es que, desde el 2006, cuando se interpuso el recurso de revisión, a la fecha, han transcurrido cuatro años, en los que la autoridad ambiental no impuso medidas en contra de los desarrolladores para detener las obras.
Cuestionada, en ese sentido, Alejandra Serrano Pavón, directora Regional del CEMDA Sureste, comentó que ahora los desarrolladores españoles tendrán que presentar una nueva Manifestación de Impacto Ambiental, pero reconoció que será poco probable que las autoridades ambientales obliguen a los empresarios a restituir las cosas a su estado original, ya que ello significaría echar abajo lo construido en exceso y modificar y repoblar de vegetación el desmonte excedido del campo del golf; además de que en la administración pasada, se diseñó para Akumal un Programa Director de Desarrollo Urbano (PDDU) “a modo” de los requerimientos de los desarrolladores del complejo Bahía Príncipe, respaldando lo que ya estaban construyendo, comentó Alejandra Serrano.
Ahora lo que queda, dijo la directora Regional del CEMDA Sureste, es presionar a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) para que se repare y restituya el daño ambiental generado por los excesos del Grupo Piñero.
La historia: sobredensificación y desmonte excesivo para campo de golf
El 17 de octubre de 2006 la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales resolvió favorablemente el Recurso de Revisión interpuesto en contra de la ampliación del complejo hotelero Bahía Príncipe y de la construcción de su campo de golf, por encontrar que el proyecto se encontraba sobredensificado y contravenía los lineamientos del Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial Cancún-Tulum (POET).
En la resolución del recurso de revisión se consignó que la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) entregada al proyecto “Desarrollo Naj K’aax” de la empresa Representaciones Turísticas México, cuyo nombre comercial corresponde al hotel Bahía Príncipe “hizo caso omiso de la obligación contenida en el artículo 35 de la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, al no sujetarse a lo establecido en los criterios ecológicos de las unidades de Gestión Ambiental (UGA) de los Programas de Ordenamiento Ecológico”.
La recurrente, ciudadana Laura Patiño, impugnó el desmonte excedido para la construcción del campo de golf del hotel Bahía Príncipe, pues de acuerdo al criterio ecológico aplicado para el área, (35% de despalme de la totalidad del predio) el desmonte permitido sería de 114.54 hectáreas, y no de las 134.20 hectáreas que le fueron autorizadas al complejo hotelero en su Manifestación de Impacto Ambiental.
En lo que hace a la ampliación de los hoteles Bahía Príncipe Akumal, Bahía Príncipe Tulum y Bahía Príncipe Cobá se impugnó que la delegación de la Semarnat “autorizó la construcción del proyecto en mayores porcentajes de desmonte y otorgando mayor densidad que los autorizados en el POET”.
De acuerdo a la superficie de desmonte permitida para los predios propiedad del hotel Bahía Príncipe, este desarrollador sólo podría haber construir hasta 30 cuartos por hectárea, lo que suma un total de 178 cuartos de hotel, sin embargo, en la MIA entregada por la delegación Semarnat se le autorizaron 684 cuartos de hotel (equivalentes a 342 departamentos multiplicados por dos cuartos, y repartidos de la siguiente forma: 90 departamentos en el hotel Bahía Príncipe Tulum, 24 departamentos en el Bahía Príncipe Akumal y 228 departamentos en el hotel Bahía Príncipe Cobá.
En cuanto al Hotel Punta Jade, en el recurso de revisión se señaló también una sobredensificación, ya que se autorizó un desmonte mayor al que le corresponde al predio, que no puede soprepasar el 15 por ciento. Mientras, según el POET le corresponderían sólo 60 cuartos de hotel o su equivalente a 30 departamentos, se le habían autorizado al promovente 288 cuartos (144 departamentos).
Igualmente, se recurrió la autorización de “transferencia de densidades” que la Delegación Quintana Roo de la Semarnat autoriza al hotel Bahía Príncipe hacia un predio denominado “Roqui”, el cual se dejaría totalmente intocado como medida de amortiguamiento o compensación, sin embargo, ello resulta improcedente ya que el POET “no contempla la transferencia de densidades”.
El 20 de agosto de 2008, la Semarnat, a nivel federal, reconoció las irregularidades señaladas por la ciudadana recurrente, integrante del grupo ambientalista MOCE Yax Cuxtal, por lo que decidió echar abajo la MIA emitida por su Delegación en Quintana Roo, pues encontró que los agravios denunciados “son fundados y suficientes para declarar la nulidad(…)”.
El secretario Juan Rafael Elvira Quesada concluyó que “lo anterior encuentra sustento en el hecho de que tal y como lo manifiesta la recurrente, la resolución recurrida omitió analizar y confrontar el proyecto sujeto a evaluación con el Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial de la región denominada Cancún-Tulum (…)”.
La decisión del titular de la Semarnat, Elvira Quesada, ponía freno en su totalidad las obras del hotel Bahía Príncipe, pero éstas, en realidad, nunca se detuvieron, pues los empresarios del Grupo Piñeiro interpusieron un recurso en contra de dicha resolución, el cual fue resuelto en días pasados por la Sala Regional del Caribe del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, en contra del hotel Bahía Príncipe. (Noticaribe)

Comentarios en Facebook