Que Cancún ya no es seguro y muchos prefieren emigrar, anotan

0
13

CANCÚN, MX.- Este año el crimen organizado entró de lleno a Quintana Roo, y prácticamente ninguno de los sectores de la sociedad se salva de las ramificaciones de la delincuencia.


Notarios, Médicos, empresarios, ejidatarios y población en general padecen desde amenazas hasta extorsiones de grupos delictivos. Los que no aceptan esas condiciones, o bien tienen que abandonar Quintana Roo, o caen víctimas de la violencia.
En los últimos años Quintana Roo pasó de ser un estado de bajo perfil en la media nacional por índices de inseguridad, a presentarse como una de las diez entidades en la República donde ha crecido de forma alarmante la violencia y la presencia del crimen organizado.
Tanto empresarios de diferentes ramos como ciudadanos han tenido que “huir” de Cancún y Playa del Carmen para salvar su vida y la de sus familiares.
En este 2010 han sido secuestrado 35 empresarios, 50 fueron sujetos extorsión y 10 tuvieron que huir al extranjero por miedo a la delincuencia organizada, reveló el presidente de la federación peninsular de la Coparmex, Hernán Cordero Galindo. “El hampa rebasó a las instituciones, situación que poco a poco está alejando las inversiones”, afirmó.
De acuerdo con datos recabados, en este 2010 unos 70 empresarios decidieron cerrar sus negocios para irse a vivir a otra parte. Asimismo, se dejaron de invertir más de 400 millones de dólares. Los empresarios yucatecos también empezaron a salir de la entidad. El alcalde de Tizimín, José Dolores Mezo Peniche, manifestó que al menos 10 empresarios originarios de esa ciudad abandonaron el corredor Cancún-Tulum ante el clima de inseguridad que prevalece en la zona. Según dijo, un número importante de familias decidió mandar a sus hijos a estudiar a Tizimín o a otras ciudades de Yucatán para “alejarlos de la inseguridad”.
El secretario estatal de Desarrollo Económico, Bello Melchor Rodríguez Carrillo, señala que muchas empresas, principalmente de Playa del Carmen, cerraron sus puertas porque no quisieron pagar cuotas de seguridad. Asimismo, Hernán Cordero Galindo, presidente de la Federación Peninsular de la Coparmex, advirtió que Quintana Roo ya está empapado de delincuencia” y que “Cancún es una bomba atómica en cuanto a potencial delincuencial en todas las colonias de la periferia, que se desbordará en los próximo tres a cinco años”.
Según dijo, al menos unos 200 empresarios se han visto obligados a auto-exiliarse, principalmente a ciudades más seguras como Miami y otras de España, porque han sido víctimas de extorsión o secuestro.
La mayoría, si no es que todos, han preferido irse silenciosamente, sin levantar denuncia.
Luis Fernando Vargas Aguilar, presidente de la Canirac (Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados), reconoce que tienen reportes de socios que recibieron llamadas de extorsión, donde se les piden ciertas cantidades mensuales de dinero.
Entrevistado al respecto, el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (Cemic), Carlos Cuauhtémoc Martínez Aguilar, destaca que el clima de inseguridad que traen las amenazas, secuestros y extorsiones, es un tema que “ya no se puede callar”.
En caso de que siga la violencia es alto el riesgo de que la inversión huya y ya no llegue a una entidad “que ahora tiene una imagen de violencia”. (Fuente: Diario de Yucatán)

Comentarios en Facebook