Lastra a Cancún nómina inflada; demandan un plan de austeridad

0
8

CANCÚN, MX.- El regidor Ricardo Velazco indicó que en esta administración era necesario aplicar el plan de austeridad, debido a que no se tenían recursos y reconoció que el gran problema que se tiene es que la nómina es muy alta y no se puede reducir, ya que las anteriores administraciones han dejado una gran cantidad de recomendados.


Y esto implica un problema político y administrativo, y señala que de los seis mil 200 empleados unos 350 son de los heredados por las anteriores administraciones y que son de confianza y recomendados por políticos, como senadores y diputados.
Para el concejal es claro que desde que ingresó Gregorio Sánchez y con la administración de Latifa Muza Simón y ahora con Jaime Hernández lo que se ha logrado es contener la nómina y no incrementarla, como se había hecho con otras administraciones.
Dijo que la crisis por la que atravesaba el ayuntamiento hizo que se aplicara un plan de austeridad, y “es que aunque quisiéramos malgastar no se podía, porque no había de dónde, no había recursos ni para pagar la nómina”.
Indicó que para tratar de revertir este problema se buscó cobrarle el impuesto predial por adelantado, a los grandes contribuyentes.
Para el concejal es claro que el municipio no tenía margen de maniobrabilidad, esto por la falta de recursos, lo cual también se puede hacer si hay una situación óptima o de finanzas sanas, “quizá tienes mayor maniobrabilidad y si hay crisis te tienes que someter a un programa de austeridad”.
Y aunque se dijo que se iban a eliminar los “aviadores” el regidor reconoce que el tema del personal es de carácter político, ya que el reducir la nómina implica despedir e implica afectar las fuerzas políticas del estado y “hay gente que se contrata y son recomendados de altos funcionarios como diputados o senadores y es difícil recortar la nómina, porque es de carácter administrativo y político”.
La nómina representa el 48 por ciento del presupuesto del ayuntamiento y es parte de la partida mil y ahora los trabajos de la administración pública son tan apetecibles como los de la zona hotelera y hay una sobreoferta en el estado.
Para el regidor el plan de austeridad que se puso en marcha sí funcionó porque no había de otra que aplicarlo y había que solventar el gasto de operatividad y “sí hubo reducción en algunas áreas y se redujo el salario a los altos funcionarios a quienes no se les pudo pagar en los meses pasados y hasta ahora en diciembre se les repondrá lo que no se les estuvo pagando”.
“Creo que se manejó el plan de austeridad bien pero hay una concepto difícil de atender y es el de la nómina y se requiere tomar una gran decisión”, indicó.
La nómina con Gregorio Sánchez, Latifa Muza y Jaime Hernández se ha contenido, ya que crecía trienio con trienio y es que señala que los presidentes salientes dejan una gran cantidad de sus empleados de confianza y ahora esto representa un 20 por ciento del personal de la nómina. (Fuente: El Periódico)

Comentarios en Facebook