Emprende ciudadana cruzada contra los “afeminados” en Playa

0
20

PLAYA DEL CARMEN, MX.- En la calle 45 sur, esquina con avenida Juárez, en Playa del Carmen, Corazón de la Riviera Maya, existe una barda pintada sobre la que reza el siguiente mensaje: “No erréis ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicentes, ni los estafadores heredaran el reino de Dios. Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo (sic)”.


El letrero, con una fuerte carga discriminatoria, y en el que se alude directamente a los homosexuales, a quienes se refiere como “afeminados”, ha permanecido, durante meses, en una pared del centro de Playa del Carmen, ciudad conocida por su esencia cosmopolita; lo anterior, a pesar de que en Quintana Roo desde el 2009 se aprobó una ley que establece de uno a tres años de cárcel, de 25 a 100 días de trabajos comunitarios y multas de hasta 200 salarios mínimos para quienes ejerzan la discriminación.
Autoridades obligadas a eliminar la pinta
El artículo 124 bis, añadido al Código Penal quintanarroense, define la discriminación como “anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas en razón de su edad, sexo, estado civil, embarazo, raza, procedencia étnica, idioma, religión, ideología, orientación sexual, color de piel, nacionalidad, origen o posición social, trabajo o profesión, posición económica, características físicas, discapacidad o estado de salud o cualquier otra que atente contra la dignidad humana”.
Desde noviembre de ese año, fue publicada en el Periódico Oficial la “Ley para la igualdad entre mujeres y hombres del estado de Quintana Roo”, y en su capítulo nueve obliga a las autoridades a evitar conductas discriminatorias en espacios como la vía pública. El artículo 24 de dicha Ley señala que “será objetivo de la Política Estatal de Igualdad, la eliminación de los estereotipos que fomentan la discriminación y la violencia de género”. Y en, el artículo 25, especifica que “para los efectos de lo previsto en el artículo anterior, las autoridades correspondientes desarrollarán las siguientes acciones (…) fomentar el uso no sexista del lenguaje en los medios de comunicación, anuncios colocados en la VÍA PÚBLICA, correspondencia de la administración pública estatal y municipal, y en la expedición de títulos académicos.”
‘Custodia de las buenas costumbres’ es reincidente
El letrero está pintado en una barda con vista a la vía pública, sobre un costado del restaurante de comida mexicana, “Doña Juanita y compañía”, propiedad de María Elba Delgado Peniche. Además de la pinta, en la parte superior del restaurante, hay una manta en la que se lee: “Diputados del Congreso de Quintana Roo: Como Mexicanos y Quintanarroenses expresamos nuestra DESAPROBACIÓN a la legalización de los matrimonios entre personas del mismo sexo y a la adopción de los niños por estas personas, MÉXICO, nuestro país, no tiene esas costumbres, y como Padres y Madres tenemos la RESPONSABILIDAD de decidir hoy lo mejor para nuestros niños. ¡NO LES HEREDEMOS CONFUSIÓN!. .
María Elba Delgado Peniche, presidenta de la asociación “Pioneros de Playa del Carmen”, ya, anteriormente, ha dejado ver su carácter discriminatorio e intolerante, el cual pretendió ejercer en otro espacio público municipal, el Parque Leona Vicario, mismo que le fue “concesionado” a título gratuito por la actual administración del presidente municipal Román Quian Alcocer. Dicho espacio fue remodelado por la administración anterior y en él se invirtieron 5 millones 330 mil pesos, 1 millón de pesos provinieron de las arcas federales y el resto fue aportación municipal, pero Quian Alcocer lo entregó a la “dueña de los letreros discriminatorios” para su administración y explotación.
En agosto de 2010, se hizo público que en el reglamento colocado en la entrada del parque público, ubicado sobre la calle 15 y avenida Juárez, en el cuarto punto se señalaba que estaba “prohibida la entrada a borrachos, prostitutas (y salidos del closet), y vendedores ambulantes; es un espacio público rescatado de los vicios para las familias decentes; no escupas el suelo, ni en los jardines, no contamines a los niños con tus bacterias (sic)”. (Noticaribe)

Comentarios en Facebook