Ventilan quejas por mal servicio y malos tratos en hotel de Tulum

1
21

TULUM, MX.- En plena temporada alta, tres grupos de turistas denunciaron un pésimo servicio y malos tratos por parte del propietario del Hotel Acuario Tulum, Felipe Ramírez González, ya que cobró por adelantado, y entregó las habitaciones en malas condiciones, sin agua y con la alberca vacía.


De acuerdo a Rosalinda Reza, del estado de México, antes de visitar la Riviera Maya buscó en internet el mejor sitio para hospedar a un grupo de 49 personas en Tulum, y se encontró que el Hotel Acuario promocionaba habitaciones de primer nivel a 800 pesos, en ocupación doble; por lo que procedió a contactar al propietario y realizó el pago, a través de un deposito, por un 32 mil pesos.
Sin embargo, al arribar al centro de hospedaje el día 27 de diciembre, los visitantes mexiquenses se encontraron con un hotel en pésimas condiciones, con cucarachas en las paredes, baños en mal estado, sangre en las paredes, olor a mariguana y lo más grave, sin agua para bañarse.
Ante esta situación, los encargados de organizar el viaje se entrevistaron con el propietario del negocio, Felipe Ramírez González, para plantearle su inconformidad, sin embargo, los trató de manera déspota, comentándoles que no le importaba su opinión, ya que habían pagado, y si querían irse, podían hacerlo, pero no les devolvería su dinero.
(…)
Previamente, la Dirección de Turismo había recibido la queja de una turista estadounidense y de dos alemanes, por maltrato y abuso por parte del propietario Felipe Ramírez González, quien les cobró de más por la renta de una habitación, así como por maltratarlos cuando exigieron sus derechos como turistas. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook

1 COMMENT

  1. Acabo de estar tres noches en el hotel Hacienda de Cortes con mi familia del lunes 21 al jueves 24 y pasamos la peor experiencia de mi vida en un hotel supuestamente de 5 estrellas, les comento:

    1) Para empezar contratamos dos habitaciones contiguas y solicitamos a frontdesk la llave para abrir la puerta que las comunica, nunca no dieron tal llave, solo pretextos, al parecer no la encontraban.
    2) La alberca estaba helada a buena temperatura si estuviéramos en Groenlandia, y tienen dos \”Jacuzzi\” junto a la alberca pero los niños se las apañan como \”chapoteaderos\” o sea que los adultos nos tenemos que aguantar con tomar solo baños de sol, (con tanto espacio que tienen ya podrían haberse preocupado por hacer una alberca \”solo para adultos\”, como en otros hoteles de mejor prestigio.
    3) El hotel \”regala\” pantuflas de tela (en verdad van incluidas en el precio) pero solo tenian hasta talla 5 apenas para mi esposa, pero mis dos hijotes y yo nos quedamos sin pantuflas, cuando le requerimos a la recamarera por tallas mayores solo nos dijo que NO HABIA y pues …. ajo y agua.
    4) Los alimentos del buffete al aire libre, mosqueados y asoleados, y por el precio …. ni ganas dan de comer en ese buffete.
    5) Los alimento a la carta son muy caros para lo que ofrecen, imagínense que por 2 hamburguesas, 2 tequilas, 1 whisky y 1 ensalada caprese fueron mas de $600 pesos y con un servicio pésimo y lento.
    6) Tienen un elevador para discapacitados que NO funciona, ¿entonces para que lo tienen??
    7) Usan los jardines como tendederos al sol en plena semana santa, de toallas y ropa de cama. Esos jardines tan bonitos los demeritan y parecen vecindad (anexo fotos).
    8) En el \”checkout\” nos verificaron que no faltara nada de la habitación y nos cobraron aguas naturales de 600 ml. (que tomamos del frigobar) a $40 pesos cada una, un abuso mas.
    9) Cuando pregunto por el Gerente para hablar de estas quejas resulta que no esta desde el martes hasta el jueves santo el gerente NO ESTÁ al pie del cañon para resolver problemas, ¿entonces, cuando es que está disponible???
    10) Tuve algunas discusiones y altercados con un empleado de Frontdesk quien solo se negaba a hacer nada, porque no estaba en sus manos, y negar, negar, negar hasta que uno existe, con mala cara y ninguna disposición de ofrecer servicio y/o alternativas de solución.

    En resumen no le recomiendo este hotel a nadie, solo a mi peor enemigo y como no tengo, pues a nadie.

    Hospedarse en la hacienda de Cortes es arriesgarse a pasarla mal por lo menos en uno de los puntos que arriba describo.

    Saludos

Comments are closed.