Hallan restos humanos en tambos en rancho en límites de Cancún

0
18

CANCÚN, MX.–La lucha por el control de la plaza para actividades vinculadas a la delincuencia organizada en Cancún se agrava con prácticas de extrema violencia similares a las que se reportan en la zona norte del país.

“Cocinaban” a narcos

CANCÚN, MX.- La Policía Judicial aseguró tres tambos, de 200 litros cada uno, que contenían restos de cabellos, piezas dentales, vendas y cinta industrial, entre otros objetos, en un rancho cercano a la carretera Cancún-Mérida. Las autoridades suponen que dichos tambos eran utilizados para “cocinar” a personas, por lo que solicitarán la colaboración de la Procuraduría General de la República para analizar los restos.
Cabe recordar que ayer elementos de las policías municipal y estatal preventivas acudieron al rancho denominado “San Juan”, ubicado en el kilómetro 267 de la carretera Cancún-Leona Vicario, con número de parcela 183, propiedad de Juan García, debido a que se reportó que en el interior habían hallado los cuerpos de cinco calcinados.
Las autoridades desmintieron que hayan encontrado tales cuerpos, pero reportaron a la Policía Judicial del Estado que en unos tambos de metal había restos de cabello y cenizas.
Esto genero que las autoridades, ministeriales, en coordinación con servicios periciales, se trasladaran al lugar, y fue hasta este martes que finalmente decidieron asegurar los objetos hallados.
En el lugar también hallaron entre la maleza, cinta industrial, vendas, restos de ropa, una nevera de unicel, botellas de agua, pedazos de toallas con manchas que hace suponer son hemáticas (sangre), entre otros objetos.
Sólo uno de los tambos está en buen estado, ya que los otros dos presentaban dañados por algún tipo de combustión.
En ese sentido, el director de la Policía Judicial del Estado, Jesús Cárdenas Soto, al salir del lugar, comento que los tambos y los objetos antes descritos fueron hallados a 300 metros de la entrada, y contenían cenizas, cabello y piezas dentales.
Dichos recipientes presentaban agujeros en toda su estructura, ya que de acuerdo con las autoridades judiciales habrían sido utilizados para calcinar gente”.
Sin embargo, dijo que esto no se puede precisar ya que aún se desconoce el tipo de restos asegurados.
Finalmente, las autoridades se trasladaron al rancho Santa María, que al parecer es utilizado como vivero, ubicado a unos cuantos metros, ya que ahí fue hallada una caja vacía de cartuchos de arma de fuego calibre 22. No encontraron a nadie en este lugar. (Fuente: Diario de Quintana Roo)

El procurador estatal de Justicia, Francisco Alor Quesada confirmó esta tarde que encontraron restos humanos en tres tambos que estaban en un rancho ubicado en los límites del municipio de Benito Juárez con Lázaro Cárdenas.
De acuerdo con datos recabados, la tarde del lunes se recibió una llamada anónima reportando que se tenían cinco cuerpos incinerados en un rancho ubicado a la salida rumbo a Mérida.
De acuerdo con datos recabados, agentes judiciales patrullaron la zona sin encontrar ninguna evidencia por lo que suspendieron la búsqueda.
Sin embargo, este mediodía se encontraron en el rancho San Miguel, ubicado a la orilla de la carretera libre Cancún-Mérida entre los poblados de Nuevo Valladolid y Leona Vicario, tres tambos de 300 litros con cenizas en su interior.
En el lugar, el director de la Policía Judicial, Jesús Cárdenas Soto comentó que se encontraron restos humanos, como dentaduras, cabellos y cinta industrial.
El funcionario comentó que solicitarán ayuda a peritos de la PGR para ayudar en las investigaciones.
Por la tarde, el procurador Alor Quesada confirmó que se trataba de restos humanos pero no pudo confirmar de cuántos cuerpos se trata.
Se sabe que los tambos tenían a la mitad una especie de coladera de líquidos, por lo que se estima que ahí fueron asesinados.
El rancho quedó bajo resguardo de elementos del Ejército Mexicano que acordonaron los accesos.
La llamada se atendió el lunes al número de emergencias 066, apenas unas horas después de que se encontraron los cuerpos de dos personas que fueron ejecutados.
Uno de los sujetos fue identificado como Marco Antonio Ramírez Villa, un tatuador que trabajaba en la zona de Mahahual, que recibió cinco disparos, uno en cada pierna y el resto a quemarropa en la cabeza.
Asimismo, horas después apareció otro cuerpo, decapitado, mientras que por la tarde se reportó la ejecución de un sujeto originario del estado de Jalisco que se encontraba en un hotel de Playa del Carmen. (Fuente: Diario de Yucatán)

Tambos, con olor a muerte…

CANCÚN, MX.- Una zona de ejecuciones en donde “cocinaban” cuerpos humanos, fue encontrada por elementos de la Policía Judicial del Estado (PJE) en el rancho “San Juan” ubicado en la carretera federal Cancún-Mérida, a la altura del kilómetro 267.
En el lugar, con olor a muerte, se hallaron tres tambos metálicos con restos de cabellos, dentaduras, rastros de sangre, vendas y cinta industrial.
En el operativo participaron elementos del Ejército y las autoridades estatales solicitarán el apoyo de la Procuraduría General de la República (PGR) para analizar los restos encontrados.
Desde el medio día del lunes, se recibió el reporte al número de emergencias 066, que en el rancho “San Juan” adelante del poblado de Leona Vicario, se encontraban los cuerpos calcinados de cinco personas.
Elementos de diferentes corporaciones llegaron al lugar pero reportaron que todo se trataba de una falsa alarma.
Sin embargo, fue hasta la tarde del lunes cuando fue localizada un área al interior del rancho, en donde se presumía habían sido ejecutadas varias personas.
Por la falta de luz, fue hasta el día de ayer cuando se retomó el operativo para ir al rancho “San Juan” y en esta ocasión, elementos del Ejército participaron en dicho operativo, quienes se encargaron de resguardar la zona.
El hallazgo
Cuatro kilómetros adelante del poblado de Leona Vicario en el kilómetro 267, se localiza el rancho “San Juan”, el cual se ubica en la parcela 183 y de acuerdo con el letrero colocado a la entrada, es propiedad de Juan García.
Al menos una veintena de elementos de la Policía Judicial del Estado (PJE) llegaron al lugar bajo el mando del director de la corporación Jesús Cárdenas Soto, así como del director de averiguaciones previas Gaspar Buenfil Caballero.
Al ingresar al rancho, encontraron a unos 300 metros de la entrada, un área despejada en donde se apreciaban tres tambos metálicos con agujeros en toda la estructura incluyendo el fondo.
También fueron hallados restos de vendas, de cinta industrial las cuales tenían restos de cabellos.
De igual forma, en los tambos se encontraron restos de dentaduras al parecer de personas.
Por ello, se presume que este sitio era usado para la ejecución de personas y en los tambos, los cuerpos eran “cocinados”.
Esta palabra es utilizada por el crimen organizado, cuando los cuerpos de las víctimas son deshechos con sustancias corrosivas como ácido o sosa cáustica o en su defecto, cuando son quemadas con aceite y otro combustible.
Los agujeros en los tambos permite que los líquidos que se generan al deshacer los cuerpos, sean absorbidos por la tierra y así, no quedan rastros de que ahí fue desaparecida una persona.
También se encontraron herramientas conocidas como barretas, con las cuales se presume eran movidos los cuerpos una vez dentro de los tambos, para agilizar su desintegración.
Unas hieleras de unicel de la tienda “Extra” fueron encontradas también en el lugar con envases vacíos de refresco y por las condiciones de las hieleras, se presume que el lugar fue visitado recientemente.
Restos de cintillas de plástico que comúnmente son usadas por los delincuentes para amarrar a sus víctimas de manos y pies, también se encontraron ahí, al igual que algunas prendas de vestir como playeras y calcetines.
Los “cocinaban”
Al terminar de recabar todas las evidencias encontradas en el lugar, los tambos y lo demás fue asegurado por el Ministerio Público del Fuero Común para ser trasladados a las instalaciones de la Subprocuraduría de Justicia en la zona Norte.
Después del aseguramiento, los elementos del Ejército se retiraron del lugar y al salir del rancho, el director de la Policía Judicial Jesús Cárdenas Soto, comentó acerca de lo encontrado.
“Hubo una denuncia anónima el día de ayer de que se encontraban unos tambos y cinco personas calcinadas, venimos a verificar y efectivamente se encontraron unos tambos los cuales estamos levantando para que se hagan las verificaciones que nos apoye la PGR o lo que puedan encontrar peritos de la procuraduría. Encontramos algunos residuos de cabello, cinta industrial, encontramos algunas dentaduras que están tomando ahorita peritos y vamos a analizarlos.
Se podría llamar como luego lo dicen que cocinaron en estos tambos que ahorita los vamos a levantar para que los chequen con más calma, las dentaduras son restos. Son tres tambos de 200 litros y nadamás eso” dijo.
Elementos de la Policía Judicial revisaron después el rancho ubicado frente al lugar del hallazgo, en donde encontraron únicamente una caja vacía de cartuchos calibre .22.
La razón de ingresar a este rancho que lucía abandonado, fue porque al parecer, también se recibió una denuncia de que ahí habían sido calcinados cuerpos humanos, sin que se encontrara nada ahí. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook