Revelan protección y privilegios a reos permitidos por ex alcaide

0
1

CANCÚN, MX.- Entre dos y cinco mil pesos mensuales cobraba el ex director de la cárcel municipal, Jorge Mendoza Argüelles, a cada uno de los reos que mantenía bajo protección en las áreas conocidas como “Cubículos” y “Albatros” de este centro de reclusión.

Cárcel hasta con “table dance”

Toda una red de extorsiones, chantajes y de “beneficios” es lo que se maneja al interior de la cárcel de Cancún, bajo las órdenes del nuevo líder del autogobierno apodado “El Beto”, del que Jorge Mendoza Argüelles recibía su “comisión” por permitir todo esto.
Bajo la dirección del ahora ex funcionario, la cárcel contaba hasta con un área que fue acondicionada como discoteca-bar, sin contar con las “suites” de lujo en las que se convirtieron las celdas de visita conyugal.
Las anomalías que se registran diariamente en la cárcel de Cancún, mantienen un ambiente de miedo y pánico en la población carcelaria, que tiene que vivir a merced del “autogobierno” liderado por “El Beto”, un reo integrante del grupo delictivo de “Los Zetas”.
Este sujeto, es quien mantiene el control y dirige a un grupo de entre ocho y 10 “comandantes”, quienes son los que se encargan de cobrar las cuotas y extorsiones que se mantienen al interior del penal.
Todo tiene un costo en la cárcel de Cancún, desde el uso de teléfonos celulares hasta el no ser golpeado por el grupo de sujetos bajo las órdenes de “El Beto”.
El temor y pánico que se vive en la cárcel no es para menos, pues quienes no pagan las cuotas establecidas por “El Beto”, se atienen a ser tableados por los compinches del líder del “autogobierno”.
Entre las “novedades” que hay al interior de la cárcel de Cancún, se encuentra un área que fue acondicionada a manera de discoteca-bar, con mesas y sillas.
Cuenta con un “Disc-Jockey” y hasta con un tubo para las mujeres que participen como bailarinas de “Table Dance”.
Obviamente y como en toda discoteca-bar, hay venta de alcohol, cigarros y hasta drogas y los costos son mucho más elevados que en el exterior, pues una botella puede llegar a costar hasta mil pesos.
También existen las “suites” en que se convirtieron las celdas de visita conyugal, por las que los reos que así lo deseen y que cuenten con recursos, deben pagar entre ocho y 10 mil pesos mensuales por habitarlas.
Estas celdas cuentan con antena de Sky, señal de Internet, comedor, refrigerador y en esta zona se pueden usar los celulares y Nextel, pues los inhibidores de señales que fueron recientemente instalados en la cárcel, no cubren esta zona.
Por si fuera poco, cuando un reo ingresa a la cárcel, su expediente va a parar a manos de “El Beto”, y de esta forma se sabe por qué delito ingresó y sobre todo, si su familia cuenta con recursos para pagar las cuotas que ahí se exigen.
El dinero que se recauda al interior de la cárcel es mucho y de estas cifras, el ahora ex director del penal Jorge Mendoza Argüelles, recibía una parte junto con celadores y policías municipales que ahí se encuentran asignados.
Los reos por delitos federales son los que llevan el control de la cárcel, principalmente los que pertenecen al grupo de “Los Zetas”, pues los integrantes del grupo de “Los Pelones”, se mantienen al margen y cuentan con un área designada para ellos. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

A este rotativo llegaron denuncias y quejas de que se daban privilegios a algunos internos, a quienes mantenían en el área de locutorios o cubículos, alejados de los demás internos.
Sobre esta situación se le preguntó en su momento a Mendoza Argüelles, pero siempre, con la indiferencia y la arrogancia que lo caracterizaban, contestó que se trataba igual a todos los presos.
“Creo que esa persona que te pasó esa información sabe más que yo, por lo que creo que él debería ser el director de la cárcel”, dijo el ahora ex alcaide en respuesta a la pregunta anterior.
Fuentes autorizadas revelaron a Novedades de Quintana Roo que después de que se destapó la fuga de los cinco reos de alta peligrosidad hace unos días, pero en realidad perpetrada el último día del 2010, fue descubierto un sinnúmero de irregularidades que se cometían en la administración de Mendoza Argüelles.
Posterior a que los cinco reos (Alejandro Guzmán Nambo, José Antonio Aquino Rivera, Jhonny Eduardo Rodríguez Rivero, Bortell Archivold Level y Onel Ernesto Del Sol Valdés alias el “Figura”) quedaran en libertad, para peligro de la sociedad benitojuarense, fueron detectadas varias irregulares al interior de este centro penitenciario.
Se encontró que en el área de “Cubículos”, cohabitaban cerca de 15 reos que habían pagado su cuota de protección para que no fuera internados en el área del “Cuadro”. Voces autorizadas en la cárcel revelaron que el ex director habría recibido 30 mil pesos por mantener en ese lugar a los internos.
Las autoridades carcelarias también detectaron a 35 internos en el área de “Albatros” que se encontraban bajo protección. Por ellos, Mendoza Argüelles recibió cantidades de al menos 70 mil pesos. La fuente reveló que por cada interno que estuviera en este lugar iba a cobrar como mínimo dos mil pesos y como máximo cinco mil.
Los mismos reos informaron a las autoridades que le daban el dinero a Mendoza Argüelles con la finalidad de que los tuviera en ese lugar, para que no los golpearan en el cuadro y en otras áreas. Incluso el ex alcaide no permitía que ingresaran a estos dos lugares los policías estatales. Actualmente, todos los internos que estaban en ese lugar exclusivo fueron reubicados en los diferentes sitios de la cárcel.
Otra de las actividades sospechosas que le detectaron al ex funcionario es que se quedaba hasta las tres de la madrugada en la cárcel. Se desconoce qué hacía a esa hora, pues los internos diariamente son llevados a sus celdas a las 19 horas.
Una más de las irregularidades que cometió el ex carcelero es que se negaba a bajar a las audiencias con los internos; desde su llegada nunca lo hizo, y por lo que se investigó no tenía una buena relación con los reos.
Tampoco le dio trámite a los oficios que le llegaban de cualquier dependencia, incluyendo la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo (Cdheqroo), y se limitaba a guardarlos en un cajón de su escritorio, sin darles el respectivo seguimiento.
Sus asesores y su círculo cercano le recomendaron que se apoyara con personas que ya tenían varios años laborando en la cárcel, pero nunca lo hizo. De hecho, él se hizo cargo del almacén y quitó la responsabilidad a uno de los antiguos celadores.
En un inventario que realizaron autoridades carcelarias luego de que fuera separado del cargo, encontraron que hacían falta dos radios de frecuencia, por lo cual ya se puso la denuncia correspondiente por estos hechos en contra de Mendoza Argüelles.
En septiembre del 2010 fue presentado Mendoza Argüelles como nuevo director de la cárcel municipal. Sus superiores le solicitaron un plan de trabajo, el cual presentó en días posteriores, pero fue rechazado porque no tenía nada que ver con la operatividad de la cárcel. Y así se quedó hasta su detención. (Fuente: SIPSE/Novedades de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook