Contradicen empleados de hotel a presunta víctima de Kalimba

Posted on enero 18, 2011, 11:55 pm
5 mins

CHETUMAL, MX.- La presunta violación sexual cometida por Kalimba pasó inadvertida, pues en el hotel Grand Marlon nadie recuerda haber escuchado gritos o ruidos que les hicieran sospechar durante la madrugada del 19 de diciembre de un acto de violencia entre sus huéspedes, pese a la distancia entre el lobby y la habitación.


El cuarto 201 está a unos 25 metros en línea recta del lobby y el hotel está en una zona donde el ruido del exterior es mínimo.
Contrario a lo que afirma la agraviada, Daniela, y la Procuraduría Estatal, que el cantante y sus acompañantes llegaron al hotel a las 3:00 horas, los trabajadores del lugar afirman que arribó entre las 6:00 y 6:30 horas.
DJ PEET, quien dijo llamarse Pedro Bautista y quien mezcló sus temas en el Buda Bar previo a la actuación de Kalimba, coincide también en que el ex OV7 se retiró hasta esa hora.
“El Buda Bar abría a las 11 de la noche, a esa hora empecé a tocar. Él llegó después de las 12, traía retraso. Abrió con música electrónica, tocó ritmo house y estuvo en la tornamesa como hasta las 6:30 de la mañana, en que cerramos. Tocó toda la noche”.
Contrario a lo que declaró Daniela en la TV, de que Kalimba les mandó pedir unas bebidas, DJ PEET afirma que la joven y su amiga Taili las solicitaron.
“Ellas iban por las bebidas, se las pedían a los meseros. Él sólo tomó agua, no es cierto eso de que estaba embriagado. Cuando acabó se tomó dos “jaggers”, que son como un vino. A veces, mandábamos a bajar a las chavas, porque con cualquier movimiento que hagas en la tornamesa se oye mal la música, pero ellas no se bajaron”, sostuvo el DJ.
El día de los hechos, en el hotel estaban una recepcionista y el velador. Llegaría un empleado para abrir el restaurante Placeres. Ninguno manifestó a las autoridades haberse percatado de la violación.
“Cuando llegaron, como a las 6:00 de la mañana, tenían hambre y mandaron al velador por unos tacos. Kalimba pidió el servicio a su cuarto cuando abrió el restaurante, a las 7 de la mañana, pidió una hamburguesa.
“La chica que dice que la violaron no pidió ayuda ni gritó, las camaristas que entraron a las 9 estaban de ese lado y no escucharon nada. Está todo muy raro, no hubo sangre, no la vieron golpeada. En el lobby sólo estuvo un rato, se durmió en la habitación y cuando se fueron, como a mediodía, iba hasta contenta”, dijo una empleada.
Uno de los integrantes del staff de Kalimba, aparentemente su mánager, Óscar González Escobar, se asomó en el barandal del primer piso para decirle a la recepcionista, ubicada a unos 10 metros, que le avisara si sus amigos causaban ruido y molestias a los huéspedes, para calmarlos.
Daniela afirma que fue en la habitación 301 donde vio a Taili teniendo relaciones con tres personas del staff de Kalimba, y que después fue con el músico a la 201, en la que éste le dio dos cachetadas y luego la violó.
“A las chavas se les vio salir de la habitación cubiertas en sábanas; cuando la chava que denuncia dice que se pasó las horas en el lobby, habla de algo que fue más tarde”, señala otro empleado.
Las fuentes aseguran que la Procuraduría sólo llamó a declarar a la recepcionista, al velador y al mesero que le llevó la hamburguesa a Kalimba.
Este último ya cambió de trabajo, según sus compañeros. (Fuente: Reforma)

Comentarios en Facebook