Rechaza Alor “especular” por infiltración del narco en la policía

0
131

CANCÚN, MX.- El procurador de Justicia del Estado de Quintana Roo, Francisco Alor Quezada, señaló que no especulará con la declaración de un delincuente, pero agregó que tampoco impedirá que se investigue a sus judiciales.

Alor, servil a “zetas”, acusan

CANCÚN, MX.- Con la llegada de Francisco Alor Quezada la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) asumió la postura de servidumbre oficial a “Los Zetas” que engrosó y fortaleció las abultadas listas de las narconóminas que ahora se reflejan una y otra vez en cada operativo que se realiza contra el crimen organizado.
Alor Quezada fue nombrado procurador de Justicia el pasado mes de abril del año 2010 y con su llegada, personal de su confianza ingresó a las filas de la dependencia judicial, entre los que destacan Jesús Cárdenas Soto, quien fue nombrado director de la Policía Judicial del Estado (PJE) y con ello se acrecentó de manera insultante la dependencia de los efectivos de ese cuerpo policiaco al crimen organizado.
Dicho funcionario se desempeñó años atrás como ex director de Tránsito Municipal de Benito Juárez, lugar donde dejó una estela de corrupción entre los elementos preventivos.
No obstante, el nombramiento de Cárdenas Soto como titular de una de las corporaciones policíacas más importantes, fue clave para la operación del crimen organizado en el estado de Quintana Roo, pues fue con la llegada de dicho funcionario, que dio inicio una serie de actos de corrupción y extorsión al interior de la Policía Judicial.
De esta manera, Francisco Alor Quezada montó un escenario de impunidad para la libre operación de “Los Zetas” en Quintana Roo, la cual comenzó a verse reflejada con las consignaciones a modo que hacían los agentes del Ministerio Público del Fuero Común, cuando eran detenidos presuntos integrantes del crimen organizado, específicamente de “Los Zetas”.
Incluso, se sabe que fue Alor Quezada quien ordenó a su “compadre” Jesús Cárdenas Soto, que eligiera a un grupo especial de comandantes de la Policía Judicial, para que fueran los encargados de los operativos “especiales”.
Ahora se sabe que dichos operativos consistían en permitir la operación de “Los Zetas” en todo el estado, a cambio de cuotas que recibían los agentes judiciales y que fueron reveladas tras la detención de Víctor Emmanuel Delgado Medrano (a) “El Chumil”, líder de la organización criminal en la entidad.
Y es que en dicha detención, nada tuvo que ver la Procuraduría de Justicia, tal y como lo quiso hacer creer Francisco Alor Quezada, el cual se empeñó en declarar que la captura del peligroso sujeto se había logrado gracias a un operativo conjunto con el Ejército Mexicano.
Lo cierto es, que dicha detención destapó la cloaca que existe al interior de la dependencia judicial, pues fue “El Chumil”, quien reveló el pago que hacen “Los Zetas” a los agentes judiciales para que permitan la libre y descarada operación del grupo delictivo, la cual incluye desde extorsiones, “levantones” y hasta ejecuciones, todo esto con el conocimiento y complicidad de Francisco Alor Quezada. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Lo anterior se dio por las declaraciones de Víctor Emmanuel Delgado Medrano, “El Chumil”, presunto líder de “Los Zetas” que operaba en todo el Estado, y quien dio a entender que contaba con la protección de al menos 80 elementos de la Policía Judicial para su organización.
Delgado Medrano fue detenido el jueves pasado junto a sus más cercanos colaboradores, Jesús Omar Campos Hernández, Ramses Fernando Arreola Sánchez, y José Salvador Rainaga Zúñiga, en certera operación del Ejército Mexicano, posterior a lo cual, señaló en su declaración ministerial, que contaba con la protección de policías municipales y 80 judiciales, a quienes entregaba mensualmente sobres con pagos desde los cuatro a los 15 mil pesos.
También señaló que en Quintana Roo se cuenta con el apoyo de taxistas y de 90 sicarios, quienes planeaban ejecutar, en cuanto llegara al cargo, al próximo secretario de Seguridad Pública Estatal, el general Carlos Bibiano Villa.
Francisco Alor señaló que las declaraciones de Delgado Medrano fueron hechas desde que fue interrogado por la Policía Judicial y que dio la orden de que se transcribieran con todo cuidado para que se diera vista de ellas al Ministerio Público del Fuero Común, así como la Procuraduría General de la República y a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada, cuya titular Marisela Morales Ibáñez le hizo personalmente la petición de investigara a fondo.
El procurador estatal agregó que no se van a prestar a contubernios que un elemento esté haciendo con la delincuencia organizada, pero también aclaró de forma categórica que no van a hacer investigaciones que no conducen a la verdad.
Y es que en la declaración, Delgado Medrano explica que el dinero para la protección se la entregaban a un Policía Judicial adscrito al poblado de Leona Vicario, apodado “El Primo”, a quien según el procurador no identifica plenamente, no da su nombre ni señas particulares, lo cual no los obliga a investigar por su cuenta sino a dar vista a la Siedo, para no ser “Juez y Parte”. (Fuente: Diario de Yucatán)

Señalan nexos entre narcos y policías

CANCÚN, MX.- Desde el primer comandante de la Policía Judicial del Estado, hasta los comandantes de Alfredo Vladimir Bonfil y Leona Vicario y los responsables de homicidios y robos, se encuentran relacionados en la narconómina que controlan “Los Zetas” y que los mantienen postrados ante el crimen organizado lo que mantiene un corrupto y sangriento acuerdo PJE-Zetas, porque pase lo que pase, se mantiene.
“Los Zetas” diseñaron un triángulo de complicidad al subordinar a los tres primeros comandantes y con ello dejaron abierta la entrada y salida de Cancún y a la ciudad misma.
Fue así como en Leona Vicario, Cancún y Bonfil “Los Zetas” controlan y operan un abanico de acciones de la delincuencia organizada, a cambio de la entrega de narcocuotas bajo la complicidad de los comandantes de la Policía Judicial del Estado (PJE).
Lo grave es que el señalamiento viene de forma directa, y se encuentra asentado en las declaraciones realizadas por Víctor Emmanuel Delgado Medrano (a) “El Chumil”, jefe de la plaza de “Los Zetas”, aquí en Cancún y detenido con un grupo de 8 sujetos ligados al crimen organizado, durante la semana pasada por elementos del Ejército.
Y desde el primer comandante José Idelfonso Sánchez Chan, de la Policía Judicial del Estado (PJE), quien es señalado de recibir hasta 30 mil pesos, parte la “base” de elementos incrustados en las narconóminas de “Los Zetas”.
Le sigue el comandante del poblado de Alfredo Vladimir Bonfil, Hugo García Quintal, que opera y abrió a este grupo del crimen organizado toda clase de facilidades para que realizaran toda clase de acciones delictivas sin ningún problema.
En el caso de Leona Vicario, ahí se encuentra el comandante Manuel Olivera Mena (a) “El Primo”.
Esta triangulación deja abierta las operaciones de “Los Zetas”, que van desde las más sanguinarias ejecuciones, secuestros y levantones sin que ningún operativo policiaco los pueda detectar, debido a la subordinación que existe desde meses atrás.
Y además en medio de ese acuerdo entre PJE y Zetas figuran, conforme a la declaración de “El Chumil”, el comandante de homicidios Hugo González Pamplona, y Justo Moreno López, comandante de robos.
Abren investigación
Por lo anterior bajo investigación de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) se encuentra la Policía Judicial del Estado (PJE), ahora que Víctor Emmanuel Delgado Medrano (a) “El Chumil” declaró que al menos 80 elementos de la corporación están en la “narconómina” de “Los Zetas” desde hace varios meses.
En su declaración “El Chumil” señaló a un elemento de la PJE apodado “El Primo”, quien era el encargado de recibir el dinero de la “narconómina”. Y de quien ahora se sabe es Manuel Olivera Mena, comandante de la delegación de Leona Vicario.
Y de manera extraoficial se sabe, que cuando el ministerio público del fuero común le mostró a Delgado Medrano 20 fotografías de elementos activos de la Policía Judicial, éste señaló sin temor a equivocarse al policía Manuel Olivera Mena (a) “El Primo”.
Por lo que estas declaraciones del “Chumil” y de sus tres cómplices se encuentran en manos del Ejército, de la Procuraduría General de la República (PGR) y SIEDO.
Y es que a raíz de que salió a la luz pública la participación de elementos de la Policía Judicial del Estado con el grupo delictivo de “Los Zetas”, el procurador de Justicia, Francisco Alor Quezada, aseguró que las declaraciones de “El Chumil” y sus cómplices, están en manos del Ejército, la PGR y de la SIEDO.
Dijo que “para nosotros es bien importante y que quede muy claro. Pero tampoco vamos a hacer investigaciones que no conduzcan a la verdad de los hechos. Quienes primero declararon al -Chumil- fue la propia Policía Judicial, que amplía la investigación”.
Alor Quesada, dijo que “no hay prohibición alguna. Porque alguien comentó que supuestamente se quitaron algunos nombres en la declaración”.
Dijo que lo que declaró “El Chumil” en su totalidad, tal y como está se ratificó en el ministerio público del fuero común y todas estas declaraciones no sólo están en el juzgado, también las tienes la PGR y por supuesto la SIEDO”.
Y aunque Alor Quesada agregó que “El Chumil”, no dio nombres de elementos de la PJE. Se sabe que a Delgado Medrano, al momento de estar declarando el ministerio público le pusieron a la vista 20 fotografías de elementos de la Policía Judicial en activo. Y ahí señaló al comandante de Leona Vicario.
En su declaración “El Chumil” señaló que “sin temor a equivocarme el elemento de la fotografía número uno es “El Primo”. Y La fotografía que Delgado Medrano señaló es la del policía judicial Manuel Olivera Mena, comandante asignado a Leona Vicario.
Este señalamiento lo hizo en presencia del coordinador de Ministerios Públicos y del director de Averiguaciones Previas, que fueron quienes lo declararon.
Incluso, entre los elementos de la PJE, los mismos judiciales han comentado que a quien se refiere “El Chumil” es a Manuel Olivera Mena, quien coincide con las características físicas que hizo en su declaración el detenido.
Y al ser cuestionado Alor Quesada sobre la identificación de este elemento que fue señalado en fotografía por “El Chumil”, dijo que solicitó la intervención de la autoridad federal, pues no puede ser “juez y parte” en este caso.
Dijo que en el caso de que haya algún resultado, “por supuesto que lo haremos saber públicamente, no vamos a tener ninguna consideración con alguien que se vincule con el crimen organizado”, agregó.
Por otra parte este martes por la mañana se presentó en la Subprocuraduría de Justicia en la zona Norte el comandante de la Guarnición Militar de Cancún, el General de Brigada Luis Rodríguez Bucio.
El procurador de justicia aseguró que su presencia fue para “trámites del Ejército”, descartando con ello que su presencia obedecía a asuntos relacionados con la investigación que se lleva en estos momentos.
Cabe señalar que no es la primera vez que elementos de la Policía Judicial del Estado son señalados de brindar protección al crimen organizado porque apenas el año pasado, varias narcolistas encontradas en casas de seguridad del grupo delictivo de “Los Zetas”, contenían nombres y claves de policías judiciales.
En una de ellas se ubicó una narcolista con 25 nombres de comandantes de la Policía Judicial del Estado que fue enviada a la SIEDO el año pasado, para que se hiciera una investigación sobre su participación con la delincuencia organizada.
Fueron 25 comandantes, de quienes al parecer eran los titulares del grupo de robos, de homicidios y según la PGJE salieron sin acusaciones.

Manuel Olivera Mena (a) “El Primo”

Asimismo cabe señalar que “El Chumil” señaló en su declaración que el policía judicial apodado “El Primo” (Manuel Olivera Mena), comandante de la PJE en Leona Vicario, es quien se encargaba de recibir el dinero destinado a los agentes de la PGJE, al servicio del crimen organizado.
En su declaración consta que son alrededor de 80 sobres con dinero que eran entregados a “El Primo” de manos de “El Mimoso”, integrante de “Los Zetas”.
De estos sobres, 12 contenían siete mil 500 pesos para los comandantes, 68 con seis mil pesos para la tropa y dos sobres más, con 15 mil pesos que según dijo, no sabían para quien iban destinados.
Con la declaración de “El Chumil”, quedó al descubierto lo que desde meses atrás había trascendido: que la Policía Judicial forma parte de la estructura de protección a “Los Zetas”.
Y es que al igual que la Policía Preventiva, la Policía Judicial ha figurado en las “narcolistas” encontradas en casas de seguridad y nunca se ha hecho una verdadera limpia al interior de la corporación.
Entre la misma tropa señalan a elementos coludidos con el crimen organizado.
El Chumil declaró también que fue Manuel Olivera Mena (a) “El Primo” quien le pidió a “Los Zetas” la cantidad de 80 mil pesos para cubrir los gastos hospitalarios del PJE, Miguel de la Cruz Román, herido en un enfrentamiento entre judiciales y “Zetas” al servicio de Bernardo González Castillo (a) “El Memín”.
Ahora, se espera que la investigación de la SIEDO abarque a toda la corporación, en la que si no todos, la mayoría de elementos forman parte de la estructura de la delincuencia organizada. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook