Está listo el nuevo proyecto para rescatar el “Ombligo Verde”

Posted on marzo 30, 2011, 11:54 pm
10 mins

CANCÚN, MX.- Con una inversión tripartita (gobierno federal, estatal y municipal) de seis millones 200 mil pesos será construido el Parque Ombligo Verde, cuyo proyecto “es único en su tipo, pues sólo se adecuarán los senderos existentes y se aprovecharán las áreas libres de vegetación para construir cuatro palapas para usos múltiples, una aula abierta para conferencias y estará rodeado por una ciclopista”.


El proyecto arquitectónico será presentado hoy a las 13 horas por Mercedes Hernández Rojas, delegada en el estado de la Secretaría de Desarrollo Social, luego de haber sido aprobado, aunque en el aspecto ecológico se requiere de cumplir con algunos condicionamientos mínimos para que se apruebe la manifestación de Impacto Ambiental (MIA), afirma José Zaldívar Pérez, apoderado legal de la organización ecologista Ombligo Verde, A.C.
Añade que este parque se ubicará en lo que es la Supermanzana 33, al noreste de la Catedral de Cancún, del lado de la avenida La Costa, en el centro de la ciudad de Benito Juárez. “Se pretende no afectar ambientalmente la superficie de dos hectáreas, cubierta en su mayoría por vegetación”.
La ciclopista, que es la obra más importante, será de cinco metros de ancho y correrá por el perímetro del parque dentro de una malla metálica que lo rodeará. De acuerdo al proyecto, que en exclusiva obtuvo este diario, se construirá en el lugar un aula abierta para conferencias sobre medio ambiente y conservación de la naturaleza, así como para el conocimiento de las especies de flora y fauna que ahí existen.
De la misma forma, contará con sanitarios, caseta de vigilancia y oficina, todo ello, asienta Zaldívar Pérez, se hará sin afectar la selva, debido a que el proyecto se realizó considerando los espacios existentes, de acuerdo al plano-proyecto, obtenido por esta casa editorial.
De la misma forma, para una segunda etapa, en la Supermanzana 34, con frente a la avenida Kabah, se ha dado al Ayuntamiento un plazo de dos años para reforestar la parte afectada por el inicio del proyecto propuesto por el ex presidente municipal, Gregorio Sánchez Martínez, así como por la explotación de material pétreo por parte de una empresa privada.
Con esta obra, se da fin a la polémica desatada por los grupos ecologistas, principalmente de “Ombligo Verde, A.C.”, que preside el ingeniero Tulio Arroyo Marroquín, quien opuso una férrea resistencia al proyecto del ex presidente Gregorio Sánchez Martínez, quien pretendía construir ahí un monumental Palacio Municipal al que se opusieron siempre los grupos ambientalistas, pero que muchos sectores de profesionistas apoyaban.
Para algunos funcionarios, como la regidora Concepción Colín Antúnez, presidenta de la comisión de Turismo y Ecología del Ayuntamiento de Benito Juárez, “si bien es digno reconocer que el nuevo proyecto de parque ecológico y ciclopista es un triunfo de la ciudadanía, tal vez hubiese sido mejor desarrollar el proyecto en la Supermanzana 34, del lado de la avenida Kabah, donde el predio ya había sido afectado”.
Comenta que, aunque no se quiera, de alguna forma se afectará la parte mejor conservada del Ombligo Verde, “en cambio la zona de la sascabera permanecerá abandonada hasta en tanto que alguna autoridad decida rescatarla, pero no se sabe cuándo”.
UN PALACIO, UN SUEÑO
Como se sabe, a mediados del 2009 el ex presidente municipal, Gregorio Sánchez Martínez, presentó un proyecto denominado Gami, Ingeniería e Instalaciones, S.A. de C.V., el cual constaba de un edificio principal de tres niveles que fungiría como el nuevo Palacio Municipal de Benito Juárez, una gran plaza central con un total de 40 mil 790 metros con 71 centímetros cuadrados, un monumento al Bicentenario de la Independencia de México, así como de andadores.
Se pretendía afectar con la ejecución de esta obra unos 66 mil 380 metros con 83 centímetros cuadrados. De esa superficie, el 88.5 por ciento, donde se pretendía ejecutar el proyecto, se encontraba con vegetación, misma que se reduciría a un 27 por ciento y se perdería, según un análisis del Senado de la República, el 100 por ciento de su condición ecosistémica, ya que la vegetación existente sería sustituida por áreas jardinadas.
Según los ecologistas, se preveía que los impactos que generaría el proyecto en el medio físico y biológico cambiarían totalmente el entorno ambiental. La vegetación secundaria derivada de selva mediana subperennifolia, cedería su lugar a un paisaje totalmente artificial, además de que las especies protegidas por la Norma Oficial Mexicana 059-SEMARNAT-2001 estarían en riesgo de desaparecer, pues al eliminar la selva mediana existente, se eliminaría el hábitat natural de la fauna silvestre que se alberga en el sitio; por tanto, se preveía que desaparecerían las zonas de refugio y alimentación de las especies presentes.
No obstante lo anterior, el 16 de junio de 2009 en Sesión Extraordinaria de Cabildo, se aprobó la propuesta del presidente municipal relativa a la construcción de la Plaza Bicentenario y el nuevo Palacio Municipal, dentro de las Supermanzanas 33 y 34, cambiando su uso de suelo. Adicionalmente, el municipio presentó un informe preventivo en materia de impacto ambiental, ante las autoridades estatales en la materia, el Instituto de Impacto y Riesgo Ambiental del Estado de Quintana Roo, quien autorizó el proyecto.
Sin embargo, en la Sala Constitucional y Administrativa del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Quintana Roo, se encontraban radicados dos juicios de nulidad contra los acuerdos de Cabildo publicados en el Periódico Oficial del Estado los días 4 de agosto de 2009, bajo expediente de número S.C.A./A/135/2009, y 15 de octubre del mismo año, bajo expediente número S.C.A./A/189/2009, respectivamente.
Adicionalmente, se supo de diversas denuncias de carácter ambiental interpuestas por la sociedad civil, encabezadas por la organización de Tulio Arroyo Marroquín, con relación al daño ambiental que se causaría a la zona de “El Ombligo Verde”.
No obstante, la presidencia municipal insistía en la realización de esas obras, en las que no toda la ciudadanía estaba en desacuerdo, por lo que los días 22 y 30 de diciembre de 2009, así como el 4 de enero de 2010, el Ayuntamiento de Benito Juárez ingresó a la zona de maquinaria pesada, llevando a cabo la remoción de vegetación arbórea, sin contar con la autorización respectiva, que hoy se aprecia en las fotografías de Armando Angulo.
Derivado de este cambio de uso de suelo sin autorización, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente clausuró el 12 de enero del 2010 las obras de lo que sería un Palacio Municipal monumental en el Ombligo Verde, clausura que posteriormente fue levantada, pero ya se había desalentado el proyecto del ex presidente municipal con su aprehensión y proceso en el penal de mediana seguridad de El Rincón, Nayarit. En cambio, hoy se aprecia un proyecto sencillo, pero finalmente se conserva un área verde que queda como símbolo del poder de la sociedad civil. (Fuente: diario Quequi)

Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)