Capturan vecinos y casi linchan a un ladrón en la Región 201

Posted on abril 30, 2011, 11:55 pm
6 mins

CANCÚN, MX.- A punto estuvo de ser linchado por vecinos de la Región 201 un ratero que, en compañía de otro sujeto, mismo que fue capturado minutos después, asaltaron a una humilde ama de casa a punta de cuchillo cebollero y huyeron a bordo de una motocicleta sin placas; un taxista testigo de los hechos los persiguió hasta provocar que chocasen contra un poste de la CFE y ambos quedaron tirados en el suelo, aunque el más joven logró huir de manera momentánea.


De inmediato se amontonó un grupo de enardecidos ciudadanos, hartos de la delincuencia que se ha adueñado de la zona, quienes sometieron al individuo que quedó tirado sobre un área verde y le amarraron fuertemente las manos a la espalda, en espera de que se presentase la policía para hacerse cargo del asaltante.
Y es que, cansados de la falta de patrullajes y la escasa respuesta de la policía cuando se requiere de su apoyo, los cancunenses comienzan a despertar y desempeñan funciones que corresponden a los guardianes del orden, en clara demostración de que la unión hace la fuerza y que no están dispuestos a tolerar ni un minuto más los abusos de los rateros, que proliferan como arroz por toda la ciudad y cometen sus tropelías a plena luz del día.
Muy posiblemente Daniel de Jesús Márquez Avila, de 29 años de edad y Martín Contreras Contreras, de 20, se lo piensen dos veces cuando recuperen su libertad antes de asaltar a otra persona, sobre todo el primero, que recibió un duro castigo por parte de vecinos de la Región 201, quienes lo amarraron como cochino con las manos a la espalda y dejaron tirado panza arriba cual tortuga, a pleno sol, mientras esperaban la llegada de Seguridad Pública.
Ambos rateros asaltaron a un ama de casa que caminaba tranquilamente en la Región 200, manzana 91, concretamente en el parque de la avenida Xtepec, a la que amagaron con un cuchillo y despojaron de sus pertenencias para posteriormente darse a la fuga a bordo de una motocicleta sin placas, que probablemente también era robada.
Aterrorizada, la dama pidió auxilio y acudieron en su apoyo varios taxistas que se encontraban en las inmediaciones, quienes procedieron a seguir a los delincuentes, hasta que uno de ellos les dio alcance en la confluencia de las avenidas Xtepec y Leona Vicario, donde fueron interceptados; la unidad empujó a la motocicleta, que terminó estrellándose contra un poste de la Comisión Federal de Electricidad, lo que provocó que ambos asaltantes cayeran al suelo.
Mientras Martín Contreras Contreras logró darse a la fuga, el robusto Daniel de Jesús Márquez Avila no pudo evadir a los vecinos que en esos momentos se amontonaron, alertados por la situación, mismos que sometieron al ladrón; uno de ellos consiguió un pedazo de cuerda con la que ataron las manos a la espalda al delincuente, aún aturdido por el golpe, y lo dejaron tirado sobre un área verde, mientras esperaban la llegada de las autoridades competentes, que fueron prontamente avisadas.
Y tuvo el cinismo de balbucear, ante los cuestionamientos de un furioso vecino que le tomaba fotografías con su teléfono celular, que si robó fue por necesidad; del mismo modo acusó a su compañero de ser el autor material del robo, quien a su vez juraba y perjuraba por su parte a los policías que lo detuvieron que fue Daniel quien cometió el ilícito, aunque al final ambos terminaron por reconocer su culpa y total complicidad en los hechos.
Martín Contreras fue interceptado minutos después de cometido el asalto por una patrulla de Seguridad Pública que peinaba la zona a la entrada del fraccionamiento Las Palmas, gracias a que la dama robada proporcionó sus características e incluso abordó dicha patrulla con objeto de localizar al maleante.
Merece la pena mencionar que Daniel de Jesús Márquez podría cambiar el rumbo de su vida y dedicarse a la actuación, pues cuando se presentó una ambulancia de la Cruz Roja con objeto de revisar su estado de salud, ya que el costalazo que se dio fue mayúsculo, mientras era atendido por los paramédicos fingió un ataque de epilepsia y sacó medio metro de lengua mientras sus ojitos se fueron para atrás, pero el personal de la benemérita confirmó a los policías presentes que no tenía absolutamente nada más que unas leves contusiones producto de la caída, razón por la que fue encaramado a la patrulla junto con su compinche para ser trasladados posteriormente a los separos de la corporación. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)