Lágrimas y dolor en sepelio de policía

0
8

CHETUMAL, MX.- Entre lágrimas de dolor y profunda tristeza, familiares y amigos le dieron el último adiós al suboficial Jorge Amir Flota Matos, quien perdiera la vida el martes, luego de sufrir shock hipovolémico y un paro cardiorrespiratorio cuando iba a ser trasladado a la ciudad de Mérida, Yucatán, para ser atendido por las graves heridas de bala que recibió en el tiroteo de la noche del pasado lunes.


Su esposa, hija, hermanos, familiares, compañeros y amigos cercanos fueron quienes se dieron cita en el panteón del poblado fronterizo de Subteniente López, para despedirse de Jorge Amir Flota Matos.
En punto de las 11:00 horas de este día, en la casa de su abuelo situada en la calle Cuauhtémoc entre Reforma y Constitución en la comunidad fronteriza de Subteniente López, lugar en donde se estaba velando el cuerpo, acudió un sacerdote a oficiar una misa de cuerpo presente por el eterno descanso del Suboficial.
Al sepelio acudió el Teniente Coronel ICE Retirado Julián Juventino Toscano Mendoza, subsecretario de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado en la Zona Sur, quien al igual que los demás compañeros de Jorge Amir Flota Matos, montó guardia junto al féretro del oficial caído.
Al concluir la misa, en punto de las 11:37 horas, el cortejo fúnebre partió en dirección al panteón del poblado Subteniente López, siendo cargado el féretro por compañeros del oficial, sitio en el cual descansaría en paz por la eternidad.
Más de una centena de asistentes acudió hasta el cementerio en donde acompañados por más de 50 elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP) hicieron el pase de lista por los elementos caídos en el cumplimiento de su deber.
Una vez en el panteón las emociones encontradas no se hicieron esperar, la viuda de Flota Matos de nombre Francisca Pech Canul se desmayó en varias ocasiones, al igual que una de sus cuñadas, por lo que, tuvieron que intervenir los paramédicos de la UREM, quienes estaban pendientes de lo que pasaba.
Al filo de las 13:10 de la tarde, después del pase de lista, donde el oficial Francisco Franco Briceño gritó “oficial, Jorge Amir Flota Matos”, todos sus compañeros al unísono contestaron “presente”, para luego dar paso a la colocación del ataúd en la tumba; sin embargo, ahí fue cuando comenzaron las anomalías, debido que el espacio era muy reducido y el ataúd no entraba, por lo que tuvieron que realizarle algunas reparaciones.
Mientras eso sucedía en el interior, en la parte frontal del panteón, un familiar del occiso se hacía de palabras con el Comisionado de la PEP, Eduardo Guadarrama Díaz, a quien prácticamente echó del panteón, motivo por lo que fue detenido, pero otros familiares, en su mayoría mujeres, impidieron que se lo llevaran a la cárcel.
Padre, madre, hermanos y la viuda de Flota Matos se mantuvieron callados todo el tiempo, los ojos enrojecidos; era señal de que ya no les quedaban más lagrimas qué derramar, nada más le pedían a Dios que ilumine a las autoridades para dar con los responsables y reciban el castigo que merecen.
Fue en punto de las 13:31 horas que se pudo ver a la señora Francisca Pech Canul, viuda del policía, quien entre llantos de profunda tristeza decía “Te quiero Mucho”, “Te amo” y “Siempre te llevaré en mi corazón”, al momento de despedir a quien en vida fuera su esposo.
Es preciso mencionar que el oficial Jorge Amir Flota Matos llevaba activo en la corporación policial 18 años de servicio ininterrumpido, era egresado de la Escuela de Policía, y siempre se condujo bajo los estrictos reglamentos que rigen a los preventivos sin siquiera una vez haber violado alguno, según el testimonio de sus compañeros. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo/Fotos: Periodistas Quintana Roo)




Comentarios en Facebook