El aparente descuido de una madre le cuesta la vida a su hijo, aplastado por un camión en OPB

Posted on septiembre 23, 2011, 11:55 pm
4 mins

CHETUMAL, MX.- Trágica muerte encontró la tarde de ayer un pequeño que fue arrollado por un camión repartidor, el cual le pasó la llanta en la cabeza provocándole el estallamiento de cráneo y exposición de masa encefálica. Testigos de la tragedia aseguran que el lamentable deceso fue por descuido de la madre del infante. El presunto responsable fue puesto a disposición del Ministerio Público del Fuero Común (MPFC) para el deslinde de responsabilidades.

Advertisement


Los hechos ocurrieron ayer a eso de las 12:45 horas en el cruzamiento de las calles Azucena con Caléndulas, en la colonia Jardines, a donde acudieron policías municipales, estatales, de Tránsito y paramédicos de la Cruz Roja, y posteriormente personal de la Procuraduría General de Justicia.
La familia Pérez Canto se aprestaba a pasar un día en compañía de sus hijos y familiares, para lo cual llevaron una piscina inflable que colocaron en el patio de la casa, donde los niños jugaban.
José Armando Pérez Bustillos, de 32 años de edad, decidió bajar unos cocos para tomar el agua, momento en que pasó por el lugar Ramón Isaías Leal Kiau, de 35, a bordo de una camioneta Chevrolet 3500, placas TB-26-981, de la empresa distribuidora de gas butano “Tomza”.
Isaías saludó a José Armando y le dijo que se echara de reversa para alcanzar los cocos. Una vez que logró su cometido se acercó a Isaías para agradecerle y éste encendió la camioneta para continuar con su trabajo.
Justo en el momento que ponía en movimiento la unidad, el pequeño Diego Armando Pérez Canto, de un año dos meses, se escapó de las manos de su madre, Ana María Canto Cristal, de 30, quien platicaba amenamente con una mujer, y fue golpeado con la defensa. Una de las llantas aplastó la cabeza del niño.
La mujer gritó a Ramón Isaías que detuviera su marcha, quien bajó para verificar lo ocurrido, quedando atónito sin dar crédito a lo que había ocurrido, asegurando que por la estatura del niño no alcanzó a verlo.
Pese a ver que tenía la cabeza destrozada, José Armando sacó a su hijo debajo del camión y lo abrazó fuertemente, entre llantos y gritos de dolor, mientras que los vecinos pidieron el apoyo de una ambulancia.
Paramédicos de la Cruz Roja acudieron al sitio pero nada pudieron hacer debido a que el menor falleció de forma inmediata por traumatismo craneoencefálico con exposición de masa encefálica, por lo que solicitaron la presencia de policía judiciales, Ministerio Público y de servicios periciales para las diligencias conducentes.
Canto Cristal sufrió una crisis nerviosa y no paraba de gritar. Para evitar una agresión en contra de Leal Kiau, los oficiales de Tránsito decidieron trasladarlo de inmediato al departamento de peritos para posteriormente ser puesto a disposición del Ministerio Público del Fuero Común como responsable del delito de homicidio culposo.
Los paramédicos de la Cruz Roja le brindaron los primeros auxilios a los padres del niño, quienes después de la crisis nerviosa se desmayaron.
Finalmente, el agente del Ministerio Público del Fuero Común dio fe de los hechos y una vez que concluyeron con sus diligencias ordenó el levantamiento del cadáver del infante para llevarlo a la morgue del Servicio Médico Forense (Semefo), y practicarle la necropsia de rigor. (Fuente: Diario de Quintana Roo)

Advertisement
Advertisement
Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)