Ventilan amenazas a policías

0
10

CANCÚN, MX.- La mayoría de los policías municipales de Cancún han entrado en pánico. Desde el pasado 15 de septiembre el Centro de Operaciones Policíacas, Copol, ha recibido más de 200 llamadas intimidatorias de los grupos delictivos que operan en el principal destino turístico, en las cuales se han soltado amenazas en contra de los miembros de la corporación, principalmente comandantes de sector y supervisores de área.


La amenaza es directa: “Vamos por ustedes”, “Se los va a cargar la chingada”, “Todos los policías panochones que no se alineen van a sufrir”. Todas estas frases son en alusión a todos los elementos que están directa o indirectamente involucrados dentro de las células del crimen organizado al interior de la corporación policíaca.
Las amenazas se originan por la encrucijada criminal que actualmente vive la Secretaría de Seguridad Pública adscrita al Ayuntamiento Benito Juárez, y en donde los grupos delictivos “Pelones” y “Zetas”, libran una batalla por el control de la Policía Municipal.
A raíz de esta situación, la dependencia policiaca puso en marcha los “operativos” donde se combate a los dos grupos criminales, como una medida para descender la presión que pesa ya sobre la policía municipal.
Víctimas de la encrucijada criminal
Asimismo, de acuerdo con fuentes oficiales de la corporación son más de 30 elementos que han iniciado trámites de baja o separación indefinida de sus cargos para evitar ser investigados, señalados e incluso ser levantados o en el peor de los casos, ser asesinados.
La separación la han pedido todos aquellos policías que ya han sido fichados, sobre todo los miembros del sector 10, quienes han sido los más amenazados desde el pasado 15 de septiembre a través del Copol.
La estructura de la Secretaría está endeble, ya que son más de 600 elementos relacionados con el crimen organizado. Esta cifra es alta si se considera que representa el 50 por ciento del núcleo operativo (son alrededor de mil 200 policías en las calles actualmente), del total de policías en las calles.
Además está el factor de la responsabilidad, pues por tres mil y cuatro mil pesos quincenales los policías han decidido dejar de lado su labor como servidores públicos para convertirse en delincuentes con insignia oficial.
El problema es considerable y por ello en más de cinco ocasiones, Jesús Aíza Kaluf ha solicitado al alcalde Julián Ricalde la contratación de nuevos elementos, incluso de un grupo de policías que llegarían de Veracruz donde fungió como funcionario policíaco.
La respuesta por ahora ha sido negativa ante la falta de presupuesto en el Ayuntamiento Benito Juárez. El gobierno municipal no se encuentra en condiciones de dar de alta a elementos nuevos.
Aunado a esto, se prefiere intentar “mantener” el orden con el personal que se tiene en la actualidad, antes de dar el paso a engrosar e incrementar la nómina de la Secretaría de Seguridad Pública.
Cumplir con el trabajo para salvar la vida
Los números de emergencia 060 y 066 del Centro de Operaciones Policíacas, Copol, no han dejado de sonar con palabras altisonantes, amenazas, injurias, improperios y amenazas de muerte.
“Se los va a cargar la chingada”, “Vamos por ustedes”, “Todos los Policías panochones que no se alineen van a sufrir”, son algunas de las amenazas que ha registrado el Centro de Operaciones desde el pasado 15 de septiembre.
Estas amenazas elevaron la presión que se vive al interior de la Policía Municipal, debido a que no todos los elementos están relacionados o inmiscuidos con la delincuencia organizada.
Ante esta situación, desde hace 20 días la dirección de la corporación llegó a una conclusión: Hacer el trabajo para disminuir la presión ejercida por las células criminales, la cual es considerable.
Así, es que se han dado los operativos donde han participado los policías municipales para detener tanto a “Pelones” como a “Zetas” por igual sin importar bandos y con el único objetivo de cumplir la labor que debe llevar a cabo la policía.
Por esta razón es que se han dado los últimos resultados de la Policía Municipal a cargo de Jesús Aíza Kaluf. La función consiste en descender la confrontación establecida en la corporación mediante el trabajo.
Con esto se pretende evitar que explote la bomba de tiempo instaurada en la Secretaría de Seguridad Pública del principal destino turístico del país. (Fuente: Por Esto! de Quintnana Roo)

Comentarios en Facebook