Atacan a balazos en la carretera a ex alcalde Miguel Ramón; muere su contador; él, herido

0
12

CANCÚN, MX.- El ex acalde de Solidaridad, Miguel Ramón Martín Azueta, y dueño visible del periódico El Quintanarroense que se edita en Playa del Carmen, fue atacado a balazos cuando se encontraba cerca de Puerto Morelos resultando herido él y su chofer, aunque su contador y compadre que lo acompañaba, de nombre Rolando Gómez, murió, se confirmó.


El ex funcionario y su chofer Hiram Osorio fueron internados en el hospital Galenia de Cancún, hasta donde acudieron familiares y colaboradores.
Las heridas recibidas no fueron graves, se informó, por lo que se les declaró fuera de peligro.
Los hechos ocurrieron poco antes de las diez de la noche en la carretera entre Cancún y Playa del Carmen, a la altura del poblado de Puerto Morelos, cuando, de acuerdo con versiones preliminares, un taxi se le emparejó al auto Mercedes Benz color plata en el que viajaba el ex alcalde y desde el interior le dispararon.
Los atacantes lograron escapar en el taxi que inicialmente se dijo es el número 993, aunque no se precisó si era de Cancún o Playa del Carmen. Sin embargo, la versión del diario El Quintanarroense es que se trata de un taxi del sindciato “Lázaro Cárdenas del Río” de Playa del Carmen.
El chofer de Miguel Ramón, al escuchar los primero disparos, aceleró la marcha para escabullirse y, herido como estaba, logró manejar hasta Cancún para solicitar auxilio en el hospital, donde se les atendió.
El automóvil de Miguel Ramón presentaba 14 impactos de bala en el costado y en la parte posterior.
Rolando Gómez, quien viajaba en el asiento del copiloto, recibió impactos directos que le privaron de la vida. Al parecer alcanzó a llegar vivo al hospital, pero no sobrevivió debido a la gravedad de las heridas recibidas.
El diario El Quintanarroense dio a conocer que Martín Azueta logró comunicarse con el procurador Gaspar Armando García Torres, “quien de inmediato giró instrucciones para que los elementos de la Policía Judicial inicien las labores de investigación”.
El procurador de Justicia del Estado –precisó el diario– llegó de inmediato al hospital donde eran atendidos los heridos, en donde dijo que la PGJE brinda total apoyo y que no escatimará esfuerzos para esclarecer los hechos.
El funcionario encabezó el despliegue de la dependencia con agentes judiciales y peritos, quienes de inmediato se trasladaron al lugar de los hechos e iniciaron las investigaciones para dar con el paradero de los homicidas.
De acuerdo con esta versión, el mismo gobernador Roberto Borge Angulo se comunicó vía telefónica con Martín Azueta, “para ofrecer su irrestricto apoyo y el pleno esclarecimiento de los hechos”.
Hasta el momento se desconoce el móvil del atentado.
Tras conocerse la noticia, en Playa del Carmen se activaron los filtros de seguridad en la entrada a la ciudad y elementos de la Armada se encontraban patrullando la carretera. También se colocaron elementos policiacos en el domicilio en Playa del Carmen y en las instalaciones del periódico.
Por supuesto, en Cancún, elementos de la policía también acordonaron el hospital donde se encontraba el hoy empresario.
Miguel Ramón Martín Azueta, originario de Cozumel, fue alcalde de Solidaridad durante el periodo 1999-2002 y es el padre del actual sexto regidor de este mismo Ayuntamiento, Jorge Miguel Martín Álvarez, quien fue noticia hace algún tiempo cuando se le acusó de retención ilegal de la libertad de un humilde trabajador ostentándose como “zeta”.
Poco después de concluir su mandado, Miguel Ramón Martín Azueta fundó el periódico El Quintanarroense el cual encabeza, aunque se sabe que el 51 por ciento de las acciones fueron compradas por el ex gobernador Félix González Canto.
Miguel Ramón Martín Azueta también es considerado el padrino político, al menos en el inicio de su carrera como funcionario, del actual alcalde de Solidaridad, Filiberto Martínez Méndez, quien hace algunas semanas denunció que sus escoltas fueron objeto de una “agresión” en esa misma carretera, antes de llegar a Cancún, aunque las autoridades de la Procuraduría de Justicia del Estado, en su momento, no hallaron evidencias del ataque y sí pruebas de que los escoltas actuaron precipitadamente y dispararon contra un auto al sospechar un ataque. (Noticaribe)

Comentarios en Facebook