Ventilan la presunta división de los Chapur, dueños de los Palace

0
82

CANCÚN, MX.- La cadena hotelera Palace Resort está dividida y fracturada. Las diferencias personales aunado a una llamada “reorganización económica” al interior del grupo, han originado que el tercer grupo hotelero más importante de México encabezado por los hermanos Roberto y José Chapur en plena ruptura, haya iniciado desde el pasado 1 de octubre una separación que llevará al núcleo a una clara separación sin retorno.


Y la división consiste en distanciar inversiones entre los Chapur.
Lo anterior significa que los 14 hoteles con los que cuenta el grupo en México y el extranjero (República Dominicana), serán divididos entre los dos jerarcas de la cadena y sus más cercanos operadores.
De acuerdo con fuentes oficiales de la Asociación de Hoteles de Cancún y de la cadena Palace Resorts, José mantendrá la marca Palace, mientras que Roberto transformará dos hoteles en Quintana Roo y uno en Puerto Vallarta a la marca Hard Rock Hotel.
La ruptura parece inevitable y es una consecuencia de un distanciamiento personal entre los hermanos Chapur, lo cual fue mantenido durante más de 10 días como un “secreto corporativo”.
Sin embargo, la situación llegó a un punto donde se ha llegado a la repartición de todos los negocios que el grupo ha manejado desde principio de la década de los 90s cuando la cadena Palace Resort comenzó su crecimiento de manera significativa.
La división del poder hotelero quintanarroense
De manera oficial, los hermanos José y Roberto Chapur han querido evitar hablar del asunto y han determinado no dar pie a las especulaciones sobre su división dentro del sector hotelero.
Incluso, los diarios POR ESTO! intentaron localizar al hotelero José Chapur para hablar del caso, empero, no hubo respuesta para la pregunta en torno a la división del corporativo Palace Resort.
De acuerdo con fuentes oficiales de la Asociación de Hoteles de Cancún, la división de los hermanos José y Roberto Chapur parte de dos factores, el económico y la incompatibilidad para seguir juntos en el mismo barco.
De entrada, José Chapur es reconocido dentro de la cadena como el operativo, ya que por él pasaban las decisiones de manejo, supervisión y ejecución para los centros de hospedaje y los negocios del grupo.
En tanto, Roberto Chapur era ubicado como el financiero del corporativo, ya que su trabajo consistía en ser la fortaleza económica, pues dominaba las transacciones que la cadena hacía.
Bajo este contexto, desde el 2006 el grupo hotelero ha enfrentado un déficit económico del cual no se pudieron recuperar ni en el 2009, debido a la crisis de la influenza en México, y tampoco el año pasado por la crisis financiera mundial.
Fuentes del corporativo revelaron que después del huracán Wilma el grupo solicitó un crédito de aproximadamente 100 millones de dólares para recuperarse de forma inmediata y ser competitivos dentro del mercado turístico.
El crédito dio resultados inmediatos y se levantaron los hoteles de Cancún y Riviera Maya, sin embargo, también comenzó a generar intereses moratorios que fueron difíciles de cubrir.
El plan del grupo era que se pagara el crédito en un lapso de tres y cuatro años. De hecho establecieron una expansión no sólo en la hotelería, sino en negocios diversos como tiendas departamentales, transportadoras, talleres mecánicos y hasta lavanderías.
Todo iba viento en popa hasta el 2009. En ese año la crisis del virus AH1N1, mejor conocido como influenza, estableció un cerco sanitario sobre México y, por ende, los destinos turísticos se vieron afectados de manera considerable.
El corporativo Palace Resorts, al igual que muchas cadenas hoteleras, resintió el impacto en su productividad económica y ante ello vinieron las primeras confrontaciones entre los hermanos Chapur.
La historia del grupo sostiene que José veía las expectativas de crecer y mantenerse, mientras que Roberto prefirió buscar soluciones inmediatas, tales como aliarse comercialmente con otras marcas hoteleras.
Fue así como a principios de 2010 el grupo Palace Resorts signó un convenio con Wyndham Hotels and Resorts, donde cuatro hoteles de lujo de la cadena Palace Resorts en el Caribe mexicano se unirían a la marca Wyndham Hotels and Resorts.
De esta manera, Xpu-Ha Palace de la Riviera Maya se reposicionaría como un Wyndham Resort, mientras que Beach Palace en Cancún, Isla Mujeres Palace y Playacar Palace, este último ubicado en la Riviera Maya, obtendrían la designación Wyndham Grand Resort.
El acuerdo comercial establecía que los hoteles seguirían bajo propiedad y operación de Palace Resorts. En aquel momento, Roberto Chapur, presidente de Palace Resorts, destacó que la afiliación con la marca Wyndham daba una plataforma de distribución global que impulsaría las reservaciones en los crecientes segmentos de viajes de descanso, bodas y reuniones de negocios.
“Durante los últimos 25 años, Palace Resorts ha redefinido las vacaciones en el concepto todo incluido ofreciendo servicios y amenidades en constante renovación y categoría cinco estrellas que sobrepasan la tradicional definición del todo incluido. Con esta incorporación obtendremos acceso a varios canales de distribución que abrirán paso a una nueva audiencia de clientes potenciales”, aseguró aquella ocasión.
Esta decisión comenzó a pesar conforme los bancos apretaron al grupo para saldar su deuda. Además un dato con el que no contaban era el déficit que se daría en los hoteles de República Dominicana. Todo se acumuló de momento y los roces comenzaron a ser cada vez más grandes. Así, se completó el factor económico de división.
Posteriormente llegó el de la compatibilidad. Aunado a los problemas que enfrentaba el grupo, hace 10 días, se suscitó un accidente en el corporativo palace que terminó por crear una ruptura profunda entre los hermanos.
Al inicio del mes, el techo del corporativo y Centro de Distribución de Servicios (Cedis) Palace ubicado en las inmediaciones del hotel Moon, se desplomó y fueron aproximadamente 6 mil 400 metros cuadrados de estructura que se vino abajo y provocó daños en la infraestructura del edificio “inteligente” del grupo.
Por ejemplo, la oficina de José Chapur presentó serios daños a tal grado que no pudo laborar en ella durante más de una semana.
El accidente originó que los ánimos se caldearan, a tal grado que Roberto responsabilizó de la mala construcción a José Chapur. El encontronazo fue el detonante para que la relación se rompiera entre ambos.
De esta manera, en principio de cuentas se maneja que José Chapur se quedará con la operatividad de los siguientes hoteles: Moon Palace, Palace de Isla Mujeres, Spa Palace en Puerto Aventuras, Beach Palace y Sun Palace, además del Palace en Cozumel.
En tanto, Roberto manejará Aventura Palace, Puerto Vallarta Palace, Palace spa casino and Resorts en Punta Cana y Cancún Palace, el cual será transformado en Hard Rock Hotel. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook