Ejecutan a un hombre y lo echan a un pozo cerca de Gas Auto

0
17

CANCÚN, MX.- Unas horas después de que fuera encontrado el cuerpo de Jovita Morales Sarmiento, otro ejecutado fue hallado en una brecha de terracería aledaña al camino que conduce al libramiento aeropuerto, dentro de un pozo y cubierto con piedras.


El ejecutado fue identificado de manera extraoficial como Eusebio Bárcenas Gómez y entre sus pertenencias se encontró otra identificación a nombre de Daniel Ramírez Santoyo, de quien se presume podría tratarse de alguna víctima de secuestro.
La detención de Miguel Angel Sánchez Araujo (a) “El Tangas”, de 27 años de edad, originario del D. F.; Beatriz Donají Curbelo Otero y/o Adeimi Solís Martínez y Karina Cobá Canté llevó a la Policía Judicial del Estado (PJE) a dar con el cuerpo de Jovita Morales Sarmiento, ejecutada y decapitada por el grupo delictivo de “Los Pelones”.
Además, los detenidos dieron la ubicación de un segundo cuerpo que fue abandonado en una brecha aledaña al camino que conduce al libramiento aeropuerto, entrando por la estación de servicio de “Gas Auto”.
Fue Miguel Angel Sánchez Araujo quien guió a los judiciales hasta el punto exacto donde se encontraba el cadáver.
Así, entrando unos 300 metros por una brecha de terracería, las autoridades localizaron un pozo de piedra, el cual estaba lleno de rocas de gran tamaño y debajo de las mismas encontraron el cuerpo de un hombre.
Los peritos se dieron a la tarea de sacar las rocas, hasta que finalmente pudieron llegar al cuerpo y sacarlo del agujero.
Se trata de un hombre de complexión media, rapado, con barba, que vestía short tipo playero, playera blanca tipo sport y tenis color rojo con calcetines blancos.
En el lugar se encontró un casquillo percutido calibre .223 para arma AR-15, por lo que se presume que fue ejecutado de un disparo hecho con este tipo de arma.
A simple vista, el cuerpo presentaba al menos unos 10 tatuajes, entre los que destacan uno en forma de telaraña en el codo derecho, un calendario azteca en la nuca y dos ametralladoras tipo Uzi en la zona abdominal, una en cada costado.
Entre sus pertenencias, el ahora occiso tenía una cartera en la que se encontraron dos credenciales IFE con diferentes nombres.
Una a nombre de Eusebio Bárcenas Gómez de 38 años, la cual resultó ser la identidad del ejecutado y otra a nombre de Daniel Ramírez Santoyo.
Esta última identidad podría tratarse de alguna víctima de secuestro, por lo que la policía ya investiga el paradero de esta persona.
Según los primeros informes, se estima que el cuerpo tenía entre 72 y 96 horas de haber fallecido.
Después de sacar el cuerpo del pozo fue trasladado al Servicio Médico Forense (Semefo), para la necropsia de ley.
Cabe señalar que la identidad del ejecutado se confirmó gracias al registro que existe del mes de junio, cuando Eusebio Bárcenas Gómez fue detenido en la colonia Tres Reyes.
En aquella ocasión, agentes judiciales y policías municipales acudieron a la colonia referida, después de que Bárcenas Gómez solicitara su presencia, pues señalaba a dos mujeres de haberle robado sus pertenencias.
Sin embargo, en el lugar salió a relucir que Bárcenas Gómez llevó a su vivienda a las dos mujeres y las mantuvo encerradas.
Como minutos antes se había recibido un reporte de privación ilegal de la libertad en dicha colonia, el sujeto fue detenido.
De acuerdo con el procurador de Justicia del Estado, Gaspar Armando García Torres, el ejecutado se dedicaba a la venta de drogas de manera independiente y por ello era conocido como “chapulín”.
“Estamos en esa parte, tenemos ya una identificación, la referencia que se tiene ya iniciada la investigación, es de que se trata de una persona vinculada también al tema del narcotráfico sin duda, incluso identificado como un chapulín, de los que se dedican a la venta de droga pero por su cuenta, que sabemos que normalmente son gente que no se alinea, por llamarlo así, que luego recibe la presión y las amenazas de parte de grupos delincuenciales y, sobre todo, en algunos casos culmina con este tipo de sucesos”, dijo.
García Torres agregó que el ahora occiso tenía vinculación con otro ejecutado en cuanto a la venta de drogas.
“Estamos en esta etapa de indagar todo para saber qué nexo pudiera darse, de hecho esta persona está vinculada con una ejecución anterior, en el sentido no de que él haya sido, sino que tenía una relación directa incluso en cuestión con la venta de este tipo de enervantes, con una persona que de alguna manera ya había sido ejecutada anteriormente por lo mismo”, puntualizó. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook