Destapa el dueño de Publix corrupción en el caótico negocio de la publicidad en Cancún

0
16

CANCÚN, MX.- El empresario Juan Celso Graniel Romero, propietario de la empresa Publix Outdoor, dejó al descubierto la corrupción que impera en la Dirección de Desarrollo Urbano y confirmó que la actual administración del gobierno municipal, tuvo tres meses para evitar la colocación de las estructuras de publicidad que han causado tanta controversia y polémica en Cancún.


En un sentido defensivo, Graniel Romero aseguró en entrevista con los diarios POR ESTO! que “Yo no sorprendí al Ayuntamiento Benito Juárez” como se hizo creer el pasado lunes cuando se destapó el tema.
De igual manera, reconoció abiertamente que participó en el desorden de las estructuras de publicidad que aparecen día tras día en las principales avenidas de la ciudad. “Yo participe en el desorden”, sostiene el empresario para luego afirmar que “existen una serie de irregularidades en Desarrollo Urbano, porque pierden expedientes, lo meten bajo escritorio y además hay permisos falsos de estructuras de publicidad que no son legales. Yo al menos tenía el mandato legal para colocarlas”.
Celso Romero, dejó en claro que no se retirará del negocio de la publicidad y que ante los señalamientos públicos y políticos que han surgido dentro del caso, decidió retirar su publicidad semifija para reorganizarse y evitar más escándalos.
Las mentiras y realidades del caso Publix Outdoor
Desde un principio, el gobierno municipal encabezado por Julián Ricalde Magaña mintió con respecto al caso de Publix Outdoor y manejó de sobremanera la situación con el objetivo de desviar la atención del caso.
Por ejemplo, el propio Ricalde Magaña sostuvo una y otra vez que se trataba de una “Chicanada” de la pasada administración municipal y que por un error, el Ayuntamiento Benito Juárez había sido sorprendido y por ello se colocaron las estructuras de Publix Outdoor.
Esto no fue cierto. De acuerdo con Juan Celso Graniel Romero, desde el mes de agosto pasado el Ayuntamiento Benito Juárez a través de la Dirección de Desarrollo Urbano, tuvo conocimiento de la notificación jurídica donde un juez instaba a la autoridad municipal a darle los permisos para las estructuras publicitarias al empresario.
Más aún, la dependencia municipal tardó dos meses en entregar los permisos a Graniel Romero y fue el 7 de octubre anterior, cuando el empresario por fin tuvo acceso a las autorizaciones para iniciar su negocio.
“Sale la sentencia (Jurídica) a favor de mi empresa y me presentó con el señor (Humberto) Aguilera y de igual forma no me atendían. Primero me cerciore de que los notificaran. Básicamente la notificación, la sentencia salió a principios de agosto (2010) y donde obligan al ayuntamiento a que den los permisos.
Entonces fui a Desarrollo Urbano y le hice del conocimiento al señor Humberto (Aguilera) la sentencia. De que salió la sentencia a que me dieran los permisos pasaron dos meses. Yo recibo los permisos el 7 de octubre, dos meses después” afirmó el entrevistado.
Lo anterior comprueba que el gobierno municipal nunca fue sorprendido como se hizo creer a la opinión pública en días pasados, cuando se aseguraba que todo pasó de manera “extraña” y por “error”. Tuvo durante tres meses el caso para movilizarse, actuar de manera legal y nunca se llevó a cabo ningún tipo de acción.
Otra mentira más fue cuando el alcalde Julián Ricalde, en un afán de calmar la situación, declaró que negociaría con el propietario de la empresa para que al menos se redujera el número de estructuras publicitarias colocadas en las principales avenidas de la ciudad.
“Yo negocie directamente con ellos, (Gobierno municipal), en lugar de colocar 180 estructuras me dejaran 120 permisos y yo notificaba al juez que estoy de acuerdo. Fue el único recurso para hacerlo. Incluso ellos me decían que sólo la mitad de las estructuras porque en agosto cuando yo tuve la sentencia a la mano, vi que salían estructuras en la calle y yo dije, si yo ya tengo permisos y supuestamente esta administración entró para poner orden y aparecen estructuras entonces me di cuenta de que se podía hacer (colocar estructuras) más fácil sin permisos y yo ya tenía los permisos”, destacó Juan Celso Graniel Romero.
Otro dato importante dentro del caso es que fue al final de la anterior administración – fungía Jaime Hernández Zaragoza como presidente municipal suplente -, cuando el empresario logra ingresar solicitudes y toda la tramitología para los permisos de las estructuras publicitarias.
De acuerdo con el relato Graniel Romero, él intentó establecer su negocio cuando el Ayuntamiento Benito estaba a cargo de Gregorio Sánchez, luego de Latifa Muza y al final con el mencionado Jaime Hernández Zaragoza.
“De una forma no fue sorprender a la administración pasada. Hicimos changuitos para que las cosas caminaran como queríamos porque echan los expedientes de bajo del escritorio y los esconden. La sorpresa fue cuando al darle seguimiento los abogados después de meter el juicio, ven que efectivamente que el ayuntamiento no contestó y es cuando se mete la positiva ficta. Yo el arreglo que hice es que si salía les pagaba los permisos, si no, no”.
“Yo tramito permisos y no se da contestación ni seguimiento. Yo meto solicitudes cuando estaba Greg, con la señora Latifa (Muza) y las últimas con el señor Jaime Hernández”.
“Por mera coincidencia me contestan al final de la anterior administración. Realmente el juicio se inició en octubre del 2010 y ya todo lo demás se fue dando. Sale la sentencia a favor de mi empresa y me presentó con el señor (Humberto) Aguilera y de igual forma no me atendían”, puntualizó el entrevistado.
Cabe señalar que Juan Celso Graniel Romero dijo no tener relación con ningún funcionario de la actual administración y tampoco con el alcalde Julián Ricalde Magaña.
“A muchos de ellos (funcionarios) los conozco de vista porque vienen al restaurante (Bovinos) pero de ahí en fuera no conozco ni me llevo con nadie”, destacó.

Los señalamientos de corrupción y el retiro de las estructuras

Dentro del caso de Publix Outdoor, un nombre que sale a relucir por señalamientos de irregularidades, es el de la directora de Imagen Urbana y Vía Pública del Ayuntamiento Benito Juárez, Liliana Castillo Gutiérrez.
Esta funcionaria es señalada por Juan Celso Graniel Romero como ser quien puso trabas para arrancar su negocio mientras otras empresas se establecían sin permisos en las avenidas de Cancún.
De igual forma, la directora nunca quiso entregar información sobre cómo se daban los permisos y sobre todo cómo se da el manejo de la publicidad en las calles de Cancún y bajo qué conceptos se rigen estos negocios.
A decir del propietario de Publix Outdoor, existen más de 550 estructuras publicitarias colocadas en diferentes puntos de la ciudad y cuyos permisos ni siquiera son mostrados y en algunos casos podrían ser hasta falsos.
A pregunta expresa del por qué confirma esta versión, el empresario explicó que “yo hice un levantamiento físico, cuando realmente me interese por el negocio de la publicidad, hice un levantamiento físico de Cancún y sacamos un padrón de 550 estructuras”.
“Obviamente como no había el dato de cuántos negocios de estos tenían permisos, porque era obvio que de la noche a la mañana aparecían estructuras. Era a diario, incluso yo participe en el desorden y pongo unas estructuras y al segundo día ya estaban echas pedazos”.
“Entonces ahí fui cuando yo me dije que no es posible que cuando yo quería tener todos los permisos muchos salían irregulares”.
Celso Romero también detalló fue a hablar con la titular de Imagen Urbana sobre esta situación y encontró respuestas “cínicas” e “irónicas” por parte de la funcionaria municipal, con respecto a que ella no tenía control de la calle y la colocación de las estructuras.
“(…) Y esta señora (Liliana Castillo) me dice que ella no tenía control en la calle, que ese era trabajo de inspectores. Yo le presentó mi proyecto y todos los datos que tenía de las estructuras”.
“Quedó de revisarlo y hacer un dictamen y hasta el día de hoy no se ha hecho nada”.
“A lo mejor es especular pero también me pone a pensar de qué sirve que tenga ahora yo permisos si estando sin permiso también se puede. Me han puesto muchas trabas, la arquitecta de Imagen Urbana”, detalló el entrevistado.
Por último, Juan Celso Graniel Romero dio a conocer que por ahora retiró las estructuras de Publix Outdoor de las avenidas de Cancún para reorganizar su proyecto, pues dejó en claro que él tiene los permisos y que trabajará en armonía con la ciudad y la sociedad cancunense. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook