Provoca un ebrio jefe policiaco de Villa enfrentamiento tras chocar en Cancún

Posted on diciembre 17, 2011, 11:55 pm
12 mins

CANCÚN, MX.- En completo estado de ebriedad, el subsecretario estatal de Seguridad Pública en la zona norte, Manuel Jesús Cicero Salazar, protagonizó un accidente de tránsito con un autobús de transporte de personal, en donde el conductor fue lesionado a golpes por los escoltas del funcionario.

Manuel de Jesús Cicero, segundo de Villa, ebrio y prepotente

CANCÚN, MX.- Bajo los influjos del alcohol, según policías, el subsecretario de Seguridad Pública zona norte, Manuel de Jesús Cicero, originó un pequeño accidente de tránsito que devino en un fuerte enfrentamiento entre elementos a su cargo que arremetieron contra Policías Municipales, agentes de Tránsito y un civil, con resultado de cuatro lesionados, y aunque se escucharon detonaciones no se sabe si hubo heridos de balas.
Los hechos se registraron siendo aproximadamente las 0:30 horas, sobre la avenida López Portillo, cuando la camioneta tipo Chevrolet, se impactó levemente en la parte trasera del autobús con placas de circulación 506 RN-1, que provenía de la avenida Bonampak y al llegar al crucero se detuvo esperando el semáforo verde.
Al ver que la camioneta se impactó levemente bajo del camión el operador a reclamar los daños, pero los elementos de la Policía Estatal se le fueron encima dándoles de cachazos, lo hirieron y metieron al camión, por lo que al llegar un agente de Tránsito de igual manera lo sometieron a golpes con las armas y lo metieron a la unidad motriz, siendo detenida una mujer, al parecer de la vida galante que acompañaba a Cicero.
El agente de Tránsito logró pedir auxilio y llegaron patrulleros de la Policía Municipal, y se escuchó el troneteo de las armas de fuego, logrando liarse a golpes elementos Municipales y Estatales, pero también solicitaron ayuda a la Municipal, arribando al lugar más de 100 elementos preventivos del municipio quienes acordonaron el área.
Mientras tanto por el altisonante de la camioneta Manuel Jesús Cicero, daba instrucciones primero de que sus elementos se retiraran, posteriormente pedía que se pusieran en guardia, lo que originó la presencia de los militares y agentes de la Policía Judicial quienes pidieron a los elementos municipales conservar la calma y que ellos tomarían las riendas del asunto.
Cabe destacar que el elemento de la Policía Estatal Preventiva que conducía la camioneta donde viajaba Cicero, fue trasladado por una ambulancia a la Cruz Roja, y ahí señalaba que fue agredido por elementos municipales.
Hasta las 2:00 de la madrugada le fue permitido por las Policía Judicial y la Policía Municipal, el retiro al subsecretario de la Policía Estatal Preventiva, Manuel Jesús Cicero. (Fuente: diario Quequi)

Además, un elemento de Tránsito que acudió al lugar del accidente también fue golpeado al igual que tres elementos de la Policía Municipal que acudieron al llamado realizado por testigos que presenciaron los hechos.
Una bailarina del bar “Ejecutivo” viajaba con el subsecretario estatal de Seguridad Pública en su camioneta y ella aseguró a la policía municipal que en dicho lugar, los policías estatales ya habían golpeado a una mesera.
La zona de El Crucero estuvo acordonada por más de dos horas y tuvo que intervenir la Marina y el Ejército, aunque Cicero Salazar se negó a que las fuerzas armadas lo revisaran a él y a su vehículo.
Los hechos
Alrededor de las 00:20 horas, se registró un accidente a la altura de El Crucero, sobre la avenida José López Portillo, en el carril con dirección de Puerto Juárez hacia el centro.
Una camioneta tipo Sierra color gris plata, sin placas de circulación, impactó por la parte trasera a un autobús de la línea LIPU con número económico 1084 y placas de circulación 506-RN-1, el cual era conducido por Emmanuel Muñoz Salinas de 49 años de edad.
Tras el impacto, el conductor descendió del autobús a ver qué había pasado y fue entonces cuando fue rodeado por varios elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP) fuertemente armados, pues la camioneta que impactó el autobús era la del subsecretario estatal de Seguridad Pública Manuel Jesús Cicero Salazar, quien iba acompañado de una bailarina y sus escoltas.
Según testigos que se encontraban en el lugar, el conductor del autobús fue subido a una patrulla en donde los policías lo golpearon con las armas, hasta que como pudo salió corriendo.
Más tarde, trascendió que se encontraba gravemente herido en el hospital del IMSS de la avenida Cobá, aunque eso no fue confirmado.
Al lugar del accidente llegó el elemento de Tránsito Lucio González, quien fue atacado también por los escoltas de Cicero Salazar, resultando herido con golpes en varias partes del cuerpo.
Para ese momento, las decenas de personas que salieron de restaurantes y bares de la zona, solicitaron la presencia de la policía, pues observaron cómo el conductor del autobús y el elemento de Tránsito habían sido golpeados.
Una patrulla de la Policía Municipal llegó al lugar para ver qué pasaba y también los elementos fueron agredidos por los estatales, quienes arremetieron en contra de ellos golpeándolos con sus armas largas.
Así, resultaron heridos los policías municipales Hansel Giovanni Sulub Caamal con fractura de tabique nasal, José Luis Catzín May también con fractura de tabique nasal y golpe en la frente provocada con un arma y el coordinador de la Policía Municipal, Marco Antonio Solís, quien también resultó con golpes y heridas.
Enfrentamiento
Al enterarse de lo que ocurría, más elementos de la Policía Municipal acudieron a la zona de El Crucero, la cual se llenó de unas 30 patrullas de Seguridad Pública, además de 10 patrullas más de la Policía Estatal Preventiva (PEP) al mando de Pablo Lucio Quiroga Ríos, quienes se mantuvieron al margen del zafarrancho protagonizado por su jefe.
Los ánimos siguieron caldeándose y los estatales no dudaron en encañonar a los municipales, cortando cartucho para amedrentarlos, en tanto que el subsecretario estatal de Seguridad Pública en la zona norte permanecía en el interior de su camioneta.
Su visible estado de ebriedad quedó más que evidenciado, cuando comenzó a hablar por el altoparlante de su camioneta, diciendo “los policías municipales agredieron a los policías estatales, ustedes lo pueden presenciar ciudadanos. Nosotros nomás nos estamos defendiendo”; repitiendo lo mismo una y otra vez.
El mismo solicitó la presencia de la Marina y el Ejército, para que los “apoyaran”, pues insistían en que ellos eran los agredidos.
Pero para sorpresa de los marinos y militares, Cicero Salazar no quiso que lo revisaran a él ni a su vehículo.
El funcionario insistía a los marinos que detuvieran a los policías municipales y advirtió que si ellos no eran detenidos, él tampoco tenía por qué ser detenido.
Aun con la presencia de marinos y militares, los policías estatales que servían de escolta a Cicero Salazar seguían cortando cartucho, sin importarles que alguien pudiera salir lesionado.
Finalmente y después de más de dos horas de enfrentamiento entre los escoltas del funcionario y los policías municipales, Cicero Salazar se retiró del lugar a bordo de su camioneta, escoltado por militares hacia las instalaciones del Centro de Cómputo, Control y Comando (C-4).
El comandante de la PEP, Pablo Lucio Quiroga Ríos, no pudo más que comentar: “Como ustedes vieron, fue un accidente de tránsito y ahí se originó el problema, ya se retiraron y ya mañana va a continuar la plática. Ustedes como medios de comunicación les entiendo pero nosotros de este lado hubo un enfrentamiento entre nosotros mismos ya muy peligroso, la opción fue que se retiraran y dentro de unas horas que amanezca se va a platicar con él. Yo no soy médico y no puedo decir en qué condiciones estaba (Cicero Salazar), pero si algo les puedo decir, alguna mentira, ustedes lo vivieron”.
Poco a poco, las unidades de la Policía Municipal, de la policía estatal y de la Policía Judicial del Estado (PJE), que también llegaron para tomar conocimiento, se fueron retirando del lugar.
Los últimos en irse fueron los marinos y militares, quienes se quedaron hasta constatar que ya no hubiera peligro. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook