Comparece contador por fraude en el caso Coco Beach

0
57

CANCÚN, MX.- El contador Rafael Ramón Bracamontes Casares, sostuvo ayer en el Juzgado Séptimo Penal que el 14 de junio del 2005, accionistas de la empresa Inmobiliaria Coco Beach, simularon en una asamblea general ordinaria, una participación de acciones que no les correspondía, para despojar de sus aportaciones a otros socios, y que le consta que el capital real hasta hoy es de 54 millones 349 mil 473 pesos, afirmación que encolerizó a los inculpados, entre ellos Mario Alberto Pasos Moguel, quien se hizo de palabras altisonantes con el denunciante del millonario fraude cometido en su contra, Jorge Carlos Montalvo Ferráez.


Los gritos llamaron la atención de la Juez Rubí Guadalupe González Alpuche quien se encontraba en su privado y de inmediato metió orden y conminó a los presentes a comportarse durante la diligencia.
Pasos Moguel intervino en la diligencia, al igual que su abogado Efraín Encalada Burgos, en forma indebida cuestionando al contador cómo es que sabía que se simuló la asamblea si es que no estuvo presente.
Por esa intromisión, el denunciante Jorge Carlos Montalvo, replicó que el careo era entre Bracamontes Casares y otro de los indiciados, Badí Burad Domínguez y no con ellos, que no tenían porqué estar interviniendo y mucho menos haciendo preguntas al contador, que ya tendrán su momento cuando comparezcan el próximo mes.
Además cada uno de los careados se había afirmado y ratificado en sus declaraciones y allí se asienta lo que cada uno manifestó al respecto.
La Juez llamó la atención a los presentes y los conminó a la cordura, haciéndole ver a Pasos Moguel, que no podía intervenir en esa diligencia ni tampoco su defensor, a quien también regañó por estarse burlando en la misma y que si se estaban contando chistes, que lo hicieran fuera de la sala o al término de la comparecencia.
A Pasos Moguel quien fue corrido el lunes de la diligencia por estar interviniendo sin tener parte en la misma, ayer se le permitió estar presente junto con su abogado, por acuerdo entre las propias partes.
A pesar de las diligencias de careos programadas para rebatir alguna discrepancia entre las declaraciones emitidas por las partes, prácticamente no hubo tal entre el contador Bracamontes Casares y Badi Burad, ya que ambos sin que se leyera por acuerdo mutuo sus respectivas declaraciones que obran en autos, se afirmaron y ratificaron en ellas.
Badi Burad sólo cuestionó a su careado que cómo es que le consta que la asamblea a la que se refiere fue simulada. La fiscal Guillermina Pinzón Cardoz, objetó la pregunta ya que en la declaración del testigo consta cómo fue que tuvo conocimiento de los hechos.
Al respecto el defensor del procesado Francisco Javier Samín Carpio, insistió en que el contador resulta ser un testigo de oídas pues no estuvo presente en la asamblea y que en su declaración manifiesta que el acta de la asamblea fue simulada y que conoce directamente del asunto.
De nuevo los presentes querían hacer uso de la palabra en forma atropellada, por lo que la Juez de nuevo les hizo un extrañamiento, y a pesar de que la defensa se oponía a que le dieran el uso de la voz al denunciante, la titular del Juzgado, les hizo ver que tenía personalidad propia en su calidad de coadyuvante del Ministerio Público.
Entonces Montalvo Ferráez expuso que el testigo en ningún momento ha manifestado que la asamblea fue simulada, o que para llevarla al cabo simularon un por ciento de participación accionaria que no corresponde a la realidad, y señalado como responsable de la contabilidad de Inmobiliaria Coco Beach, ha tenido a su cargo la revisión de las actas contables.
Como los asistentes a la diligencia continuaban en sus dimes y diretes, ya que se dirigían la palabra directamente unos a otros, se les llamó de nuevo la atención y se les indicó que todo sería a través de la autoridad.
Se les indicó de nuevo que el objetivo de la diligencia era para debatir en cuanto a las discrepancias que considera la autoridad en sus respectivas declaraciones, esto es en cuanto a la diferencia de capitales. Se les conminó a que se comporten con la seriedad debida y se cuestionó si hubo una asamblea intermedia entre la del 26 de octubre del 2004 y la del 14 de junio del 2005, y los denunciados no respondieron.
En su comparecencia ante la autoridad ministerial, Bracamontes Casares expresó ser contador público y que desde hace 15 años que conoce a Jorge Carlos Montalvo Ferráez, en virtud de prestarle servicios de contabilidad a la empresa Muebles e Inmuebles Corporativos donde es el representante legal.
También conoce desde hace años a Mario Alberto Pasos Moguel y sabe que es accionista y secretario del Consejo de Administración de la Sociedad denominada Inmobiliaria Coco Beach.
Expuso que sabe y le consta que la sociedad Muebles e Inmuebles Corporativo S.A. de C.V. es titular actualmente de 30 mil acciones de la serie A del capital fijo y 8 millones 60 mil 463 de la serie B del capital variable de la Sociedad Inmobiliaria Coco Beach con un valor de 30 mil pesos y 8 millones 60 mil 463 pesos a razón de un peso por acción.
También le consta que la mencionada sociedad es propietaria del Hotel The Reff Coco Beach de 5 estrellas ubicado en Playa del Carmen con un valor comercial aproximado de 20 millones de dólares.
Agregó que sabe y le consta que en fecha del 14 de junio del 2005 Mario Alberto Pasos Moguel, en su carácter de accionista y secretario del consejo de administración de la citada inmobiliaria, en unión de Banamex como fiduciaria, corporación hotelera del Sur y corporación coco Beach, celebraron una asamblea general ordinaria de accionistas, sin cumplir con lo que mandan los estatutos de la misma y sin la asistencia de todos los accionistas que representan su capital social, logrando de esa manera que las empresas Muebles e Inmuebles Corporativos e Interclub Managenet Services y los señores Nicolás Xacur Gamboa y Carlos Antonio Vales Ochoa, fueron despojados de la sociedad y además a partir de esa asamblea, los asistentes tomaron el control de la administración de la sociedad Inmobiliaria Coco Beach indebidamente.
Dicha asamblea fue preparada y realizada con dolo por Mario Alberto Pasos Moguel, Enrique Puga Sansores y Arturo Contreras Castillo, donde simularon una participación de acciones que no les correspondía, con el único fin de darle una supuesta legalidad a la misma, aclarando que la asamblea no quedó legalmente instalada en virtud de que el capital social de Inmobiliaria Coco Beach, lo constituye la cantidad de 54 millones 349 473 pesos, representada por la misma cantidad de acciones y en la asamblea referida solo se reunió la suma de 37 millones 229 mil 386 pesos del capital social, que no es el 75 por ciento del capital social necesario para quedar legalmente constituida como se asentó en la protocolización de dicha asamblea.
Para darla legalmente constituida los procesados hicieron aparecer que la sociedad tenía un capital menor al que realmente tiene y simularon los asistentes que tenían un porcentaje mayor de acciones al que realmente tienen.
Recalcó que personalmente constató los movimientos de la participación accionaria de la sociedad Inmobiliaria Coco Beach desde su creación hasta su última asamblea por indicaciones del denunciante Montalvo Ferráez, quien lo contrató como contador externo para verificar lo relativo a dicha sociedad, en virtud de que Muebles e Inmuebles Corporativo es accionista de dicha sociedad.
Al final de la diligencia el defensor del denunciante, Wilberth Cetina Arjona, se hizo de palabras con el abogado Antonio Corrales Méndez, quien en la diligencia de ayer no formaba parte, ya que es defensor de otro de los procesados.
(Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook