Apuñala a su esposa y se suicida

0
3

TU­LUM, MX.- Mal ini­ció el año pa­ra un ma­tri­mo­nio in­dí­ge­na de es­ta ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal, ya que ba­jo las in­flu­jos del al­co­hol, Ga­bi­no Puc Poot, ini­ció una aca­lo­ra­da dis­cu­sión con su cón­yu­ge, y pos­te­rior­men­te to­mó un ar­ma blan­ca con la que la acu­chi­lló en cuan­do me­nos cin­co oca­sio­nes, pa­ra fi­nal­men­te es­ca­par por la puer­ta fal­sa.


En los úl­ti­mos mi­nu­tos del pri­mer día del año, se re­ci­bió el re­por­te en la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, Trán­si­to y Bom­be­ros, de una per­so­na que ha­bía si­do le­sio­na­da con un ar­ma blan­ca, por lo que de in­me­dia­to fue­ron en­via­dos los ve­hí­cu­los de emer­gen­cia y res­ca­te.
Al lle­gar al do­mi­ci­lio de la ca­lle Cua­tro Orien­te es­qui­na Al­fa Nor­te fue­ron in­for­ma­dos que Ga­bi­no Puc Poot, de 45 años, ori­gi­na­rio de Chan­chén I, dis­cu­tió con su pa­re­ja sen­ti­men­tal Se­bas­tia­na May Pech, de 43 años -oriun­da de la mis­ma co­mu­ni­dad-, pe­ro tras el al­ter­ca­do y por en­con­trar­se ba­jo los in­flu­jos del al­co­hol, el su­je­to le ases­tó cin­co pu­ña­la­das a la al­tu­ra de la bo­ca del es­to­ma­go.
Al dar­se cuen­ta de la mag­ni­tud de los he­chos, y pen­san­do tal vez que ha­bía oca­sio­na­do la muer­te a Se­bas­tia­na May Pech, de­ci­dió qui­tar­se la vi­da, pa­ra lo cual uti­li­zó una cuer­da de nai­lon, la cual ató a la bar­da pe­ri­me­tral de su do­mi­ci­lio y se ahor­có.
May Pech fue aten­di­da por pa­ra­mé­di­cos de la Cruz Ro­ja de Tu­lum, lo­gran­do es­ta­bi­li­zar­la, y pos­te­rior­men­te fue tras­la­da­da de emer­gen­cia al Hos­pi­tal In­te­gral de Pla­ya del Car­men, don­de su es­ta­do de sa­lud fue re­por­ta­do co­mo gra­ve en te­ra­pia in­ten­si­va.
Al lu­gar de los he­chos acu­dió un agen­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co del Fue­ro Co­mún (MPFC) quien ini­ció la ave­ri­gua­ción pre­via TAP-04/2010 por ac­tos pre­sun­ta­men­te cons­ti­tu­ti­vos de de­li­to, y ade­más dio la or­den del le­van­ta­mien­to de ca­dá­ver pa­ra rea­li­zar­le la ne­crop­sia de ley y pos­te­rior­men­te ser en­tre­ga­do a sus fa­mi­lia­res. (Fuente: Diario de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook