Liberan a supuestos contrabandistas

Posted on julio 16, 2010, 11:55 pm
11 mins

CHETUMAL, MX.- Las personas que la Secretaría de Marina detuvo la noche del jueves en la comunidad fronteriza de Subteniente López, en menos de 12 horas obtuvieron su libertad, luego de que el Agente del Ministerio Público Federal, de la Procuraduría General de la República (PGR), adujo que no encontró los suficientes elementos para enviarlos a la cárcel federal.

Consentidos por la aduana

CHETUMAL, MX.- La corrupción que impera en la aduana del punto fronterizo de Subteniente López quedó evidenciada con el operativo que realizó la Armada de México, en el local denominado marisquería “Eduardo’s”, el cual sirve de acopio para la salida de mercancía de procedencia China a los diferentes estados de la República Mexicana, que es introducida desde la zona libre de Belice mediante el tráfico “hormiga”.
La marisquería “Eduardo’s” se ubica a escasos 250 metros de la Aduana de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), frente al parque “Emiliano Zapata” de la comunidad fronteriza de Subteniente López, por lo que la policía fronteriza y hasta elementos del Ejército Mexicano, los cuales mantienen instalado un retén desde hace más de una década en la frontera, tienen la visión de todo el movimiento.
La marisquería “Eduardo’s” desde que inició el “boom” de la Zona Libre de Belice ideó la estrategia de atraer clientes hacia su negocio, primeramente le ofrecía a los visitantes de los Estados de Campeche, Yucatán, Tabasco y de la zona norte del Estado cebiches, refrescos, pero el propietario Eduardo Javier López León, al observar que se iniciaba un negocio redondo, decidió abrir un abanico de oportunidades a los visitantes.
De acuerdo con testimonios recogidos en la localidad, empezó a ofrecer dádivas a los conductores de los autobuses que traían gente desde diferentes puntos del país a la Zona Libre; como los terrenos de la comunidad son muy extensos, ideó espacios para colgar hamacas para que los conductores descansen mientras sus pasajeros van de compras a la Zona Libre.
Posteriormente, el propietario de la marisquería “Eduardo’s” empezó a darles oportunidad a los turistas a que dejen sus mercancías en los diferentes espacios del terreno.
Esa situación tuvo un eco entre los visitantes quienes tenían un lugar seguro para empacar sus compras, comer sanamente y tener un lugar seguro durante el día para dejar sus compras.
Sin embargo, eso propició el tráfico “hormiga”, pues el “inversionista” tenía todo a su disposición: un lugar seguro para dejar sus compras, gente confiable para acarrear la mercancía, baños limpios y un lugar seguro para alimentarse y hacer sus primeras necesidades.
Según los vecinos del lugar, con el tiempo ese parador se volvió tradicional entre los visitantes y la gente de la comunidad, es por ello que respondieron lanzando piedras el pasado jueves durante el cateo que realizó la Secretaría de Marina, en la comunidad de Subteniente López, pues sentían que se les esfumaba una fuente de empleo.
Los entrevistados, que omitieron sus nombres por obvias razones, señalaron que no son tan tontos para almacenar droga y armas en Subteniente López y menos en la marisquería “Eduardo’s”, porque saben que el inmiscuirse en esos problemas les traerá problemas a corto plazo.
También informaron que la Secretaría de Marina debe hacer investigaciones a fondo, y no caer en dichos de otras personas, las cuales en su mayoría son envidiosas ante el despunte de alguna persona en la comunidad.
Lamentaron que la Secretaría de Marina esté dando golpes de ciego en la frontera sur del Estado, pues no encontraron nada más que fayuca durante el cateo a la marisquería “Eduardo’s”, ni mucho menos en el hotel “Moran”.
Sin embargo, detuvieron a las siguientes personas: Eduardo Javier López Cámara, Joel Hernández Cansino, Benjamín Luna Hernández, Isidro Noemí Cámara Lima, Borge Martin Chablé, Angulo Fredy Guzmán Suarez, José Alexander Solís Cámara, Nicolás González Echavarría, Wilbert Euán Alcocer, Eduardo Javier López León (Propietario de la marisquería Eduardo’s), e Isidra, esposa del propietario, las cuales alcanzaron su libertad en menos de 24 horas de estar detenidas en la Procuraduría General de la República (PGR). (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Las personas que fueron detenidas la noche del jueves en la comunidad de Subteniente López, responden a los nombres de Eduardo Javier López Cámara, Joel Hernández Cansino, Benjamín Luna Hernández, Isidro Noemí Cámara Lima, Borge Martin Chablé, Angulo Fredy Guzmán Suárez, José Alexander Solís Cámara, Nicolás González Echavarría, Wilbert Euán Alcocer, Eduardo Javier López León (propietario de la marisquería Eduardos), e Isidra Requena Gordillo, su esposa.
Además de estas 11 personas que fueron entregadas a la PGR en la madrugada, en la marisquería había dos menores de edad, a los cuales se les dejó en libertad desde el momento del cateo.
Los 11 detenidos, hoy a las 13:45 horas, empezaron a salir de uno en uno de las oficinas de la sub delegación de la Procuraduría General de la República (PGR), aunque ninguno quizo dar declaración alguna, ya que aún estaban atemorizados por la detención.
Los últimos detenidos que salieron de las instalaciones de la Procuraduría General de la República (PGR), fueron Eduardo López León y su esposa Isidra Requena Gordillo, esta última presentó cuadros de depresión muy severa por lo que sus familiares encabezados por Yessica López, la condujeron al hospital para su atención médica.
El propietario del predio cateado por elementos de la Secretaría de Marina, Eduardo Javier López León, se disculpó y no quiso dar su opinión sobre el cateo y la detención.
“Yo les voy a avisar cuando daré a conocer mi situación actual, gracias”, dijo, y se fue a un carro en donde lo esperaba su hija Jessica.
Sin embargo, la hija del restaurantero Yessica López, un tanto molesta, malhumorada y desesperada, culpaba a los representantes de los medios de comunicación de ser las personas que tienen metido a su familia en esta embarazosa situación.
Pues fue la que prácticamente obligó a los detenidos a no dar su punto de vista sobre la detención de la que fueron objeto por parte de los elementos de la Armada de México y Secretaría de Marina.
“Al carro, al carro les gritaba”. Y como los detenidos aún estaban asustados de los abusos cometidos por parte de los militares, se guardaron y no quisieron dar ni su propio nombre.
Los detenidos abordaron diferentes carros de sus familiares y se dirigieron con rumbo desconocido, aunque a la señora Isidra Requena Gordillo la llevaron a un hospital para su atención médica, ya que su estado de salud estaba deteriorado.
En tanto, un representante de la PGR, de manera prepotente se negó a dar los detalles de lo que encontraron en la marisquería “Eduardos”, aunque en la noche se presumía que se encontraron drogas y armas.
Las autoridades federales se negaron a informar de manera puntual.
Finalmente, los familiares no ocultaron su molestia contra los elementos de la Secretaria de Marina y los acusaron de que el jueves pasado, en un abuso de poder, ellos hicieron detonar en siete ocasiones un arma de fuego para calmar a los habitantes de la comunidad de Subteniente López, quienes se encontraban molestos por tantas arbitrariedades cometidas, cuando las versiones de la noche decían que alguien mezclado entre la multitud realizó 12 disparos. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)