Ejecutan de más de 14 balazos a presunto distribuidor de droga en comunidad de Sergio Butrón

Posted on enero 23, 2012, 11:55 pm
8 mins

CHETUMAL, MX.- José Esparza Martínez, de 54 años de edad, fue asesinado de más de 14 balazos cuando descansaba en su vivienda ubicada en la comunidad de Sergio Butrón Casas. A pesar de que fue llevado a una clínica particular en Chetumal, falleció en el trayecto, lo cual originó la movilización de policías municipales, estatales, judiciales y federales la tarde del lunes.


Trascendió que el móvil del crimen tiene que ver con la distribución y venta de mariguana, puesto que el occiso era señalado como el principal distribuidor de esta droga y presuntamente Isidoro Raya Benítez es quien ordenó su ejecución.
Dos personas portando armas cortas y largas irrumpieron en una vivienda en el poblado de Sergio Butrón Casas, y a quemarropa dispararon en varias ocasiones contra la humanidad de José Esparza Martínez, de 54 años de edad, quien reposaba en su hamaca. Pese a ser trasladado a la clínica Campestre de Chetumal, el quincuagenario ya no presentaba signos de vida.
Aproximadamente a las 15:20 horas del lunes, centralistas del número de emergencias 066 atendieron el reporte de una persona lesionada con arma de fuego en el poblado de Sergio Butrón Casas y que los presuntos agresores huyeron en un automóvil, al parecer Volkswagen Bora, color negro.
De inmediato elementos de la Policía Estatal Preventiva de Ucum, del puesto de control carretero, federales y judiciales se movilizaron con la finalidad de interceptar dicho vehículo y a sus tripulantes, pero sólo encontraron abandonado en el paradero situado en el entronque Chetumal-Escárcega, conocido como kilómetro 19, un automóvil Ford Focus, color negro, con placas UUF-95-63.
En su interior se pudo apreciar un casquillo percutido en el piso del lado del copiloto, pero el par de asesinos ingresó a un cultivo de caña para darse a la fuga con rumbo desconocido.
LOS HECHOS
De acuerdo con la versión de María de la Luz Rodríguez Medina, de 52 años de edad, la mañana de ayer acudió con su esposo, hija, yerno y nieta, una bebé de pocos meses de nacida, a realizar compras de abarrotes y otras cosas a la ciudad de Chetumal, por lo que al regresar a eso de las 14:30 horas, su esposo José Esparza Martínez, de 54, decidió acostarse en su hamaca, ya que estaba cansado.
Su hija, yerno y nieta estaban en un cuarto aparte, cuando a las 15:00 horas María de la Luz observó que un vehículo negro se estacionó frente a su vivienda y descendieron dos hombres, uno de ellos moreno, quien la empujó y le dijo que se hiciera a un lado y continuó hasta donde estaba su esposo, a quien le disparó en repetidas ocasiones, al parecer con una pistola tipo escuadra o una subametralladora.
Aterrorizada, al igual que su hija y yerno, observaron cómo el par de agresores salió y subió al vehículo con total calma, para dirigirse a la salida del poblado, mientras que ellos pidieron el apoyo de Rogelio Esparza Martínez, de 42 años de edad, para trasladar a su hermano a la ciudad de Chetumal, ya que presentaba impactos de bala en rostro, zona abdominal y torácica, al menos le fueron contados 14 impactos de entrada.
A bordo de la camioneta de Rogelio, una Voyager, color verde, con placas XEX-41-24 de Tamaulipas, subieron a José para trasladarlo a un nosocomio de la capital del Estado, mientras pedían el apoyo policiaco, pero en el entronque que comunica a ese poblado con la vía federal Chetumal-Escárcega fueron interceptados de nuevo por los pistoleros.
Estos trataron de impedir el traslado realizando varios disparos, pero Rogelio imprimió mayor velocidad a la camioneta, aunque fueron seguidos.
Los delincuentes abandonaron el automóvil Ford Focus, color negro, con placas UUF-95-63, en el paradero situado en el kilómetro 19 y se internaron en un cultivo de caña, para fugarse, al observar el movimiento policiaco.
De esta manera la familia logró llegar a la clínica Campestre de Chetumal, donde el médico determinó que José Esparza Martínez ya no presentaba signos vitales, dando parte a las autoridades policiacas, acudiendo policías estatales que se encargaron de custodiar el nosocomio.
Mientras que policías judiciales, municipales, federales y estatales recibieron el reporte a través del número de emergencias 066 que en el rancho “Tres Reyes”, en el ejido de Juan Sarabia, dos personas amagaron al encargado y su familia con armas de fuego y posteriormente se metieron a los cultivos de caña para darse a la fuga.
Aunque se estableció un fuerte operativo por la zona, los uniformados no lograron atrapar a los bandoleros, y aunque detuvieron a un hombre, aún no existe la certeza que esté relacionado con los asesinos de José Esparza Martínez.
Ante el agente ministerial, María de la Luz Rodríguez Medina señaló que meses atrás su esposo tuvo un problema con unas personas en Bacalar, y posiblemente se trate de los mismos que lo asesinaron, aunque la Policía Judicial ya investiga el móvil del crimen.
Peritos en criminalística, en compañía de un agente ministerial, acudieron a la clínica Campestre para dar fe del deceso del quincuagenario, y tras las diligencias fue llevado al Servicio Médico Forense para realizarle la necropsia de rigor, para determinar la causa de su muerte y el número de impactos que recibió.
RAYA BENITEZ ORDENO SU EJECUCION
Trascendió, de acuerdo con las indagatorias del reportero, que Isidoro Raya Benítez, alias El Raya, principal distribuidor de droga en el Sur de la entidad, ordenó la ejecución de José Esparza Martínez, quien se dedicaba al trasiego de la hierba en la región, aunque esta versión está siendo confirmada por las autoridades correspondientes. (Fuente: Diario de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)