Taxista ejecutado en Cancún murió por asfixia, confirman

0
31

img_1373876743_79eb385266bb969732eeCANCÚN, MX.- El cuerpo del taxista Roberto Flores Andrade (a) “El Popeye”, fue entregado el día de ayer a sus familiares, después de realizar las diligencias correspondientes.
La necropsia confirmó que el taxista murió asfixiado por la cinta industrial que le cubría todo el rostro, pero presentaba también un fuerte golpe en la cabeza.
Hasta ahora, no se ha establecido un móvil preciso en esta ejecución, pero para las autoridades no hay duda de que se trata de un ajuste de cuentas relacionado con el crimen organizado.
Después de que fuera encontrado el cuerpo sin vida del taxista Roberto Flores Andrade (a) “El Popeye”, el Ministerio Público del Fuero Común inició la Averiguación Previa 3488/2013 por el delito de homicidio, en contra de quien resulte responsable.
La Dirección de Servicios Periciales dio a conocer el día de ayer que la necropsia practicada al cuerpo, confirmó que la causa de muerte fue asfixia por sofocación; debido a que las vías respiratorias fueron obstruidas.
Al momento de ser encontrado, “El Popeye” tenía entre tres y cinco horas de haber sido asesinado.
Además, se encontraron las siguientes lesiones en el cuerpo: excoriación en la muñeca derecha, una herida corto contundente en la cabeza de aproximadamente dos centímetros y excoriación en la nariz.
El cuerpo del taxista fue encontrado encintado de la cara, de la frente a la barbilla con cinta color gris tipo industrial, amarrado de los tobillos con el mismo tipo de cinta y con las extremidades superiores extendidas en posición de decúbito dorsal.
Las diligencias ministeriales concluyeron ayer a las 12:00 horas y una hora más tarde, el cuerpo fue entregado a su hija N.A.F.Z., quien declaró que se enteró de la muerte de su padre por una llamada telefónica que le hizo su primo, informándole del hallazgo del cuerpo de su padre.
La joven agregó que su papá era una persona tranquila, que no fumaba, no tomaba, estaba dedicado a su trabajo como taxista y que vivía solo.
Hasta el día de ayer, la Policía Judicial del Estado (PJE) no había establecido el móvil de esta ejecución, pero para las autoridades sin duda, se trata de un ajuste de cuentas del crimen organizado.
Tampoco se ha indicado si hay algún indicio de que un nuevo grupo delictivo esté operando en la ciudad, después de que fuera encontrado el “narcomensaje” junto al cuerpo del taxista; el cual fue firmado por “Los de la A”.
El día de los hechos comenzó a especularse de que pudiera tratarse del grupo de “Los Antrax”, sicarios al servicio del Cártel del Sinaloa, pero esto no fue confirmado ni descartado. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook