Aún no hallan caja negra del Learjet accidentado ni encuentran cuerpos de médico cozumeleño y piloto

Posted on noviembre 22, 2013, 11:57 pm
5 mins

CANCÚN, MX.- Las fallas y el grave desperfecto que ocasionaron la caída fatal del avión Learjet 35 con 4 personas, sólo pueden esclarecerse con el armado del avión que hacen las autoridades norteamericanas y con la caja negra que aún no se ha logrado ubicar.

Al igual que a los dos cuerpos de los 4 que viajaban en la aeronave y en donde lamentablemente perdieron la vida y sólo han sido reconocidos el de la enfermera Mariana Gómez Isunza y el copiloto Josué Moreno Buendía.

Y hasta el momento siguen sin localizar los cuerpos del doctor de radicado en Cozumel, Fernando Sentíes Nieto y el piloto José Hiram Galván de la O.

Con ello el Learjet 35, con matrícula mexicana XA-USD, se sumó a la trágica lista de accidentes de este tipo de aeronaves, detrás de los que se alcanza a ver una constante: deficiencias graves o deliberadas maniobras de la autoridad aeronáutica en la entrega de permisos, licencias, certificaciones de equipos, operaciones aéreas e investigación de siniestros, señala la comunidad de pilotos, activos y con vasto conocimiento en percances aéreos.

Señalaron que en el caso del Learjet 35 con funciones de ambulancia aérea que cayó el martes frente a las costas de Miami, Florida, (Estados Unidos) cinco minutos después de despegar del aeropuerto de Fort Lauderdale, (Miami, Florida) es también una aeronave con 23 años de servicio, dos motores y 10 asientos, construida por Gates Learjet Corporation.

Asimismo, cabe señalar que su primera matrícula, de Estados Unidos, fue la N616HC.

Con ello, al cambiar de dueño, tuvo después la matrícula mexicana, XB-FNW y su propietario fue al parecer, el extinto presidente de Banorte y de Maseca, Roberto González Barrera.

Con ello, y tras su uso por el anterior propietario, posteriormente pasó a manos de Javier Lozano con la matrícula XA-USD, que fue la que portaba al momento de realizar los traslados con funciones de ambulancia aérea.

Cabe señalar que Javier Lozano es propietario de la empresa Aero JL, dedicada a los servicios privados como aerotaxi, así como dar mantenimiento a los aviones y a certificar pilotos.
Y también se sabe entre la comunidad de pilotos que Aero JL firmó apenas hace tres semanas un contrato con la empresa Airevac International para ofrecer servicio de ambulancia aérea desde México.

Con ello el avión Learjet XA-USD había realizado servicio de ambulancia aérea el pasado 8 de noviembre en un vuelo de una hora con 54 minutos del aeropuerto William P. Hobby de Houston, Texas, al Aeropuerto Internacional de la isla de Cozumel.

Y su ruta señala que de ahí partió el 19 de noviembre en otro servicio de ambulancia aérea que duró dos horas con 53 minutos y que tuvo como destino el aeropuerto de Fort Lauderdale, Florida.

Cabe señalar que la tripulación de la aeronave pretendía regresar ese mismo día a la isla de Cozumel cuando, según se sabe, perdió un motor y se estrelló antes de poder regresar a la terminal aérea de Florida.

Sin embargo, existen varias y muy fuertes dudas en torno a este percance porque el avión que trasladó a un paciente desde Costa Rica se consideraba seguro.

Sin embargo, tal y como ha ocurrido en otros percances aéreos de graves consecuencias, las autoridades mexicanas tanto de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, a través de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) permanecen con un prolongado silencio, porque desde el día del trágico percance, que fue el pasado martes, sólo confirmaron los nombres de los dos pasajeros y los dos tripulantes y han permanecido en silencio. Y no han informado los antecedentes de la aeronave. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook

No Responses to: Aún no hallan caja negra del Learjet accidentado ni encuentran cuerpos de médico cozumeleño y piloto

  1. piloto

    noviembre 23rd, 2013

    este tipo de avión no cuenta con caja negra, infórmense bien antes de escribir tonterías saludos

    Responder

Leave a Reply

  • (not be published)