Denuncian presunto caso de brutalidad policiaca en Cozumel

0
121


COZUMEL, MX. – Denuncian abuso policíaco cometido en contra de cuatro detenidos la madrugada del miércoles, uno corre el riesgo de perder un ojo si no recibe tratamiento, aseguran que recibieron patadas, mordidas, y cachazos, de parte de policías municipales, y sin dar nombre mencionan que uno de ellos era el “subdirector de la policía”.

Wilberth Josué Martínez Díaz, apodado “El Chelino”, acompañado de Darwin Santiago Avilez Herrera, solicitaron a este medio de comunicación un espacio para denunciar públicamente, lo que afirman, fue una detención injusta y que después estuvo plagada con torturas en las celdas de la policía municipal. A la hora de su detención fueron arrestadas cuatro personas más a las que niegan conocer y aunque la policía informó que los detuvo por riña en el bar “El Camarote”, ellos lo niegan ya que de acuerdo a sus palabras, nunca existió tal pleito.

Otros dos que quisieron denunciar públicamente los hechos son Guillermo Foster Cob de 17 años, y Brayan Domínguez Tuyub, quienes alegan que también fueron detenidos en el bar “El Camarote” de la 65 avenida con calle 3 Sur sin que hayan participado en algún pleito ni nada por el estilo.

De hecho, cada quien por su lado han consultado a abogados para interponer su denuncia correspondiente ante el Ministerio Público del Fuero Común que debieron presentar la noche de este jueves por los delitos de robo, lesiones, abuso de autoridad, y privación ilegal de la libertad, ya que dicen que también les robaron sus billeteras con dinero y sus identificaciones.

Del suceso, Darwin Santiago Avilez Herrera terminó con el ojo derecho cerrado y con un corte debajo del ojo que ameritó una sutura, además de mordidas en la parte inferior de la espalda del costado izquierdo, a decir de él, a las 9 de la mañana del miércoles horas después de la golpiza, lo llevaron junto con “Chelino” al Hospital General para curaciones, y que fue allá donde el médico que los atendió le advirtió que debía acudir a un oftalmólogo porque corre el riesgo de perder el ojo.

Wilberth Josué Martínez Díaz alias “El Chelino”, y Darwin Santiago, han caído varias veces a la cárcel e incluso al penal por delitos del fuero común, alguna vez por el orden federal, pero que esta vez no hicieron nada ilegal, y narró que él y Darwin Santiago Avilez Herrera entraron a “El Camarote” a la una de la madrugada para amanecer miércoles, y que apenas habían bebido la mitad de una cerveza, cuando dicen que la puerta del bar se abrió y que una persona de sexo masculino vestido de pantalón de mezclilla azul, tenis de marca, y playera en color blanco, los alumbró con una lámpara al tiempo que gritó “allá están ellos”.

Dijo que seguidamente a Darwin le aplicó una llave china al acercarse a él y que a Chelino le apuntó con una pistola 9 milímetros de la que había cortado cartucho, enseguida que los dos fueron sacados del bar a golpes y que afuera elementos del Grupo de Operaciones Especiales (GOE), los golpearon a patadas, cachazos y una de las patadas dio en el ojo derecho de Darwin Santiago, abriéndole esa parte y comenzó a brotarle abundante sangre, y que no conforme con eso les rociaron a los ojos gas pimienta.

Cuenta que luego los subieron a la patrulla y los condujeron a la guardia preventiva, donde los metieron a una oficina para seguir golpeándolos para según echarse la culpa de robos.

“Chelino” comentó que recibió mordidas en el cuerpo donde tiene huellas y de acuerdo a sus palabras “yo realmente vi a una persona, ignoraba su rango, él estaba de civil pegándonos, ya hasta que pasó todo eso, nos dijeron que era el subdirector de Seguridad Pública que nos pegó”.

Admitió, “en mi vida pasada fui un malhechor, pero estoy por readaptarme”, y que por la golpiza resultó con el tabique de nariz roto.

Afirmó, “uno de los abogados de Seguridad Pública al que reconocería, me dijo vamos a llegar a un arreglo para que no haya pedo, pero lo querían hacer para que no pongamos la denuncia”.

Este viernes deben interponer una denuncia ante Asuntos Internos de la Contraloría en contra de los policías, además de que acudirán a los Derechos Humanos a levantar una denuncia también.

Por su parte, Guillermo Foster Cob de 17 años, y Brayan Domínguez Tuyub, mencionaron que ellos apenas habían entrado a “El Camarote” cuando llegaron los policías y detuvieron a dos personas (“Chelino” y Darwin), y que sólo por estar en la mesa de a lado los detuvieron junto con otras dos personas que no conocen y que también estaban cerca de su mesa.

En el caso de Guillermo Foster Cob, argumentó que desde que entró a la guardia de Seguridad Pública, no le avisaron a su familia aunado a que a ninguno le dieron oportunidad de hacer una llamada telefónica y que en vez de dejarlo en un pasillo, lo encerraron adentro de las celdas donde dejan a los presos adultos y que también le dieron varias bofetadas y algunos golpes, aunque en menor cantidad y fuerza.

A Darwin Santiago Avilez Herrera le “perdonaron” la multa por razones desconocidas, en tanto que a los otros no, ellos tuvieron que pagar para salir la tarde del miércoles. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook