LO GOLPEARON Y ESTRANGULARON: Confirman asesinato de abarrotero de Chetumal

1
9

img_1408867204_911ea9f3cc5465412b97CHETUMAL, MX.- El microempresario chetumaleño cuyo cuerpo fue hallado el pasado viernes en un tiradero clandestino cercano a la localidad de Laguna Guerrero, fue brutalmente golpeado por su o sus asesinos, quienes además de propinarle una severa golpiza lo privaron de la vida mediante el estrangulamiento por compresión directa sobre la tráquea; resultó politraumatizado y con costillas rotas, reveló la necropsia que le realizaron.

Las investigaciones continúan, aunque no se dio a conocer los avances para no entorpecer las pesquisas. Aún no cuentan con una línea de investigación, y preliminarmente todo apunta a que el crimen se debió a un robo, y que la víctima conocía a su o sus homicidas.

Resultados de la necropsia que se le practicó al cuerpo de don Sergio Ernesto Sosa Barahona, de 60 años, revelan que la causa de su muerte obedeció a asfixia por estrangulamiento por compresión directa sobre la tráquea.

Además, fue politraumatizado, con trauma toraxo-abdominal, como factores coadyuvantes con la muerte; así como múltiples fracturas de costillas, trauma abdominal con hemoperitoneo, por rotura interna de los órganos del abdomen, es decir, tuvo múltiples golpes en tórax y abdomen.

Esto indica que el o los asesinos, a quienes la víctima conocía, luego de golpearlo con tal saña, al verlo inerte, uno de los homicidas presionó con tanta fuerza la tráquea hasta causarle la muerte por asfixia.

Las investigaciones establecen que el occiso conocía sus homicidas, ya que no se localizaron huellas de violencia en el automóvil Chevrolet Corsa de color rojo, y placas de circulación UTC-506-A, propiedad del occiso, lo que indica que bajo engaños lo llevaron, posiblemente al lugar donde trataron de esconder su cuerpo entre la basura.

Ahí lo golpearon salvajemente, y para evitar ser denunciados, los asesinos determinaron privarlo de la vida; posteriormente, trasladaron el vehículo a las calles Campeche entre Oaxaca y Yucatán, del poblado de Calderitas, donde lo abandonaron y limpiaron todo tipo de evidencias.

El infortunado hombre fue asesinado el mismo día que reportaron su desaparición, el 18 de agosto de este año, y su vehículo fue localizado la madrugada del día 19, en las calles antes mencionadas, por lo que las autoridades inicialmente presumieron que el hombre pudo haber sido privado de su libertad, pero al pasar las horas y los días, desecharon esta probabilidad, al no recibir ninguna llamada exigiendo el pago por su liberación.

Al no tener conocimiento de él, se especuló que pudo haber sido asesinado, por lo que el jueves se realizó una búsqueda por varias partes cercanas al poblado de Calderitas y sobre la carretera que conduce a Luis Echeverría en brechas y veredas; las autoridades ministeriales y preventivas se guiaron por el vuelo de las aves carroñeras, pero no lograron hallarlo.

Fue hasta el viernes, a eso de las cuatro con 50 minutos, cuando tuvieron conocimiento del hallazgo del cuerpo del infortunado microempresario, en avanzado estado de descomposición, el cual estaba cubierto con basura, pero el hedor fue percibido por un campesino que regresaba a su casa en la localidad de Laguna Guerrero.

A ese lugar se presentaron autoridades ministeriales, policías estatales y peritos en criminalística, que se hicieron cargo de los hechos, llevaron el cuerpo al anfiteatro y posteriormente fue reconocido por sus familiares, ya que las características, vestimenta y cicatrices coincidían con las que tenía Sergio Ernesto Sosa Barahona; descanse en paz.

Las investigaciones continúan y aunque hay avances, la autoridad ministerial no reveló mayores datos, para no entorpecer las investigaciones. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

Comentarios en Facebook

1 COMMENT

Comments are closed.