CHIAPAS: Reportan 732 trabajadores de hospitales contagiados y 41 muertos por COVID-19

Posted on julio 14, 2020, 9:29 am
6 mins

CHIAPAS, MX.- Al menos 732 de los 22 mil médicos, enfermeras y asistentes que laboran en hospitales de Chiapas se han contagiado de COVID-19 y 41 de ellos fallecieron, informó María de Jesús Espinosa de los Santos, secretaria de la sección 50 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud (SNTS), publicó La Jornada.

Espinosa de los Santos dijo que ante esta situación su gremio insiste en la demanda de que las autoridades sanitarias doten a sus empleados de equipo e insumos suficientes para atender a pacientes de coronavirus, y aseguró a que ellos han gastado en comprar cubrebocas y caretas.

Agregó que ya no hay espacio en el hospital del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) en Tuxtla Gutiérrez y los familiares de muchos enfermos tienen que comprar medicamentos que son caros, sobre todo si los pacientes están intubados.

Chiapas, con 5 mil 201 infecciones y 742 decesos confirmados, se ubica en los lugares número 19 y 13 en el ámbito nacional en esos rubros, respectivamente, de acuerdo con información de la Secretaría de Salud federal.

El gobierno estatal ha informado en el transcurso de la pandemia de la creación de 13 clínicas COVID-19 (12 de ellas para atención hospitalaria y una de rehabilitación), ubicadas estratégicamente en los municipios de Tapachula, Tonalá, Palenque, Reforma, Ocosingo, Pichucalco, Comitán, San Cristóbal y Tuxtla Gutiérrez, lo que ha permitido que no se saturen y exista disponibilidad para atender a todos los infectados.

Sin embargo, Espinosa de los Santos aseguró que las clínicas para atender a aquejados de coronavirus ubicadas en Tuxtla Gutiérrez, Tapachula, Villaflores, San Cristóbal, Palenque y Comitán ya están rebasadas por la demanda.

“Tenemos pacientes de San Cristóbal a los que estamos buscándoles espacio en Villaflores, y a los de Palenque los están llevado a Ocosingo”, dijo. Los enfermos están en espera de que alguien sea dado de alta o fallezca para dejar un espacio libre.

Destacó que en la clínica construida en el Polifórum de la capital del estado no hay espacio; “les dan (a los enfermos) un tanque de oxígeno y los mandan a casa; además, quienes atienden a los infectados son en su mayoría médicos generales, no especialistas”.

“Hay tanques de oxígeno en numerosos domicilios y muchos pacientes han muerto en casa porque no quisieron ir al hospital, pues creyeron que iban a salir muertos de ahí. Pero eso se debe a falta de información a la población”, manifestó.

Según datos de la Secretaría de Salud federal, en Chiapas está disponible 65 por ciento de camas para hospitalización para enfermos de COVID-19, con 249 contagios en los 14 días recientes, la entidad se encuentra entre las que menos casos han reportado en dos semanas.

ESTRATEGIA AL REVÉS

La dirigente sindical consideró que “las estrategias para atender el coronavirus fallaron. El plan se hizo al revés: en plena tercera etapa andan buscando los casos de casa en casa, cuando pudo ser al inicio.

“Hubo tiempo suficiente para informar a la población y capacitar a los trabajadores. Una de las grandes preocupaciones son las zonas rurales, donde por falta de información atacan a los trabajadores de salud, como sucedió en los municipios de Las Margaritas y Las Rosas. En el hospital básico de Chamula el personal no fue un día a laborar porque había amenazas en su contra. Eso es por falta de información”.

Acotó que el secretario de Salud estatal, José Manuel Cruz Castellanos, “ha demostrado inexperiencia y falta de sensibilidad, como cuando llamó ‘taqueros’ a los trabajadores de la salud, o cuando amenaza con despedirlos si no acatan las indicaciones. Dos médicas del hospital básico de Chiapa de Corzo fueron suspendidas por negarse a atender a un niño sospechoso de padecer COVID-19 pese a que no se les proporcionó el equipo necesario para protegerse”.

Señaló que más de 60 por ciento de equipo de protección ha sido obtenido por donación, y muchos trabajadores lo han comprado porque saben que están en riesgo. “Exigimos abasto de medicamentos, insumos y equipo”, señaló.

Refirió que más de 4 mil trabajadores del sector salud dejaron de laborar por padecer alguna comorbilidad, en atención a un decreto presidencial al respecto, y ese personal no sido sustituido; además, sacaron personal y equipo de hospitales para las clínicas COVID-19.

En este contexto, la Secretaría de Salud del estado refirió que el grado de letalidad del coronavirus en la entidad es de 7.7 por ciento, mientras la nacional es de 11.7. (Fuente: La Jornada)

Comentarios en Facebook

Leave a Reply

  • (not be published)