CHIAPAS | Brutalidad policiaca tiene a indígena chol al borde la muerte; su esposa clama ayuda

0
2

CHIAPAS, MX.- El indígena chol Melquiades Cruz Méndez, de 40 años, se debate entre la vida y la muerte en el Hospital de las Culturas de San Cristóbal de Las Casas, luego que policías municipales de Yajalón le provocaron estallamiento de vísceras cuando fue detenido en su domicilio, hace poco menos de un mes, publicó Proceso.

El pasado 26 de septiembre, en un domicilio del barrio San José Mirador de Yajalón, en la región indígena tzeltal-chol, Melquiades Cruz Méndez y su hija Viviana Aracely sostenían una fuerte discusión, y los gritos y llantos de la joven provocaron que los vecinos llamaran a la policía.

Cuando Elena Montejo Sánchez, esposa de Melquiades y madre de Viviana Aracely, llegó a su domicilio, vio a cinco policías municipales y, tan pronto como abrió la puerta, éstos irrumpieron de forma violenta y se llevaron a golpes a Melquiades.

La tarde del 27, cuando fue liberado, no podía caminar, le dolía todo el cuerpo y vomitaba todo lo que comía.

Melquiades narró a su esposa que desde que fue detenido y durante su estancia en la prisión municipal, siempre fue objeto de fuertes golpes en diferentes partes del cuerpo.

Elena Montejo llevó a Melquiades al Hospital General de Yajalón, donde le diagnosticaron estallamiento de vísceras y le dijeron que su situación era grave.

De inmediato, la mujer buscó al alcalde de Yajalón, Juan Manuel Utrilla Constantino, pero nunca la recibió, y amigos y familiares le sugirieron que interpusiera una denuncia penal, por lo que acudió de inmediato a las oficinas de la Fiscalía General del estado.

Montejo acusó al alcalde, al director de la policía municipal y a sus elementos, de homicidio en grado de tentativa, lesiones, abuso de autoridad y los que resulten.

Su esposo estuvo una semana internado, pero fue trasladado al Hospital de Las Culturas de San Cristóbal de Las Casas, debido a que su salud agravó.

En extrema pobreza, Elena Montejo ha tenido que buscar dinero prestado y vender todo lo que ha podido para comprar las medicinas de su esposo, además de que duerme afuera del nosocomio.

La última noticia que recibió es que Melquiades sería trasladado a Tapachula.

La mujer ha pedido ayuda en la calle con la gente que pasa, porque ya no tiene dinero para las medicinas y menos para comer. Su situación es cada vez más crítica, dice, y sus hijos se encuentran solos en Yajalón, a varios kilómetros de San Cristóbal de Las Casas.

Hasta ahora ninguno de los policías que golpearon a Melquiades ha sido destituido. (Fuente: Proceso)

Comentarios en Facebook