Denuncian acoso sexual, maltrato psicológico y emocional en la Escuela Superior de Artes de Yucatán

0
180

Por Itzel Chan

MÉRIDA, MX.- Estudiantes de la Escuela Superior de Artes de Yucatán (ESAY) crearon recientemente la agrupación “Aquelarre Colectiva ESAY” para tener una plataforma en la que fue posible reunir testimonios de denuncias sobre acoso sexual, maltrato psicológico y emocional que un docente ejercía, especialmente sobre estudiantes de la licenciatura en teatro.

A través de una carta enviada a la dirección de la escuela, alumnas y ex alumnas de la Licenciatura en Teatro de la ESAY dieron a conocer la situación que se presentaba en la institución desde hace un par de años, pero que hasta ahora fue posible comunicar.

Para comunicar la situación, reunieron testimonios en los que denunciaron al docente de nacionalidad cubana, A.Z.A., al cual han acusado de maltrato psicológico y emocional en sus pedagogías y también de acoso sexual.

A través de sus herramientas pseudopedagógicas, el docente alegaba que “como artistas debemos ser capaces de liberarnos psicológicamente ante las trabas sociales”, por lo que en ejercicios teatrales solicitaba a sus estudiantes ejercicios de tono erótico o donde se les solicitara desnudarse, situación que generaba incomodidad, frustración, inseguridad y agotamiento en sus estudiantes.

Las estudiantes, en anonimato, acusaron también que ejerció en determinados momentos hostigamiento, manipulación psicológica, abuso y proposiciones de tipo sexual hacia alumnas de distintas generaciones dentro y fuera del contexto académico.

Dicha situación se percibe en algunos de los testimonios recabados:

“Recuerdo que en una ocasión nos pidió mostrar una parte de nuestro cuerpo desnudo, o el cuerpo en su totalidad, sin darnos más explicaciones del porqué se tenía que realizar el ejercicio. Traté de hablar con él y explicarle que yo no quería realizar el ejercicio y él solamente se reía porque no tiene la más mínima idea de cómo tratar un conflicto emocional, pero sí de crearlo ante su alumna”.

Una persona más expone lo siguiente:

“Nos golpeaba, gritaba y humillaba haciéndonos saber que era parte del trabajo actoral, disque para entrar a personaje, pero ¿dónde queda la ética teatral? Llegó el punto en el que le tenía miedo, no me reconocía, me sentí muy violentada creyendo que era parte de un proceso artístico”.

Incluso todos los testimonios, mencionan que procedía a estas prácticas en su pedagogía:

“Nos presionó para que nos besáramos, desvistiéramos y tocáramos en escena aunque no estuviésemos cómodos. Fue un proceso que sufrimos bastante y por un tiempo afectó nuestra relación de amistad entre mi pareja de escena y yo”.

Además de los testimonios de las personas de la ESAY, también fue incluido uno de una ex alumna de la ENAT en donde describe la incomodidad de su paso académico.

“En un salón de clases, me pidió que me masturbara en pro del desarrollo de un unipersonal de teatro físico. En ese tiempo yo no entendía muy bien si se trataba de un trabajo actoral, si se trataba de transgredir los límites o si se trataba de un tipo abusando de su situación de poder”, precisó.

Luego de exponer toda la situación, los directivos de la institución dieron a conocer que tomarían cartas en el asunto, por lo que presuntamente el docente habría sido de baja.

Fue así que integrantes del gremio escénico mexicano se pronunciaron en contra de cualquier acto de violencia ejercido en los procesos de formación teatral, dentro o fuera de la institución y que se sumaron a otros movimientos nacionales que se han presentado en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Casa del Teatro, así como la Escuela Nacional de Arte Teatral (ENAT) en donde también hicieron denuncias de este tipo. (Noticaribe)

Comentarios en Facebook