VIDEO | Sufre violencia, influyentismo, sectarismo… Ella solo busca proteger a sus hijos

0
151

CIUDAD DE MÉXICO, MX.- Daniela Marlene Pérez Torres, exesposa de Rodrigo Abascal Olascoaga, acusó no sólo amenazas de muerte por parte de su exmarido, quien pretende quitarle a sus cuatro hijos, sino a una supuesta red de servidores públicos y de la Santa Sede que son de élite y que, de acuerdo por el propio Abascal Olascoaga, lo protegen para poder conseguir su objetivo de despojar a la madre de los menores, publicó sinembargo.mx.

Rodrigo Abascal ha dicho y alardea, expuso Pérez Torres, de ser amigo de Rafael Guerra Álvarez, presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TSJ-CDMX), quien lo estaría protegiendo, y que, por amistad con su padre Carlos María Abascal Carranza, extitular de la Secretaría de Gobernación (Segob) en el sexenio de Vicente Fox Quesada y presunto fundador del grupo de ultraderecha El Yunque, también tiene el apoyo de Olga Sánchez Cordero, titular de la Segob de la administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Otro de los nombres que Rodrigo maneja como de quienes lo apoyan en este batalla legal, expuso la exesposa del también Notario 183 de la Ciudad de México, es el Monseñor Franco Coppola, actual Nuncio Apostólico de México y, por tanto, Embajador del Vaticano en el país.

Entrevistada en el programa “Los Periodistas”, que conducen Álvaro Delgado Gómez y Alejandro Páez Varela, y que se transmite en el canal de SinEmbargo al Aire por la plataforma de YouTube, Pérez Torres, quien se casó con el abogado Rodrigo Abascal en diciembre de 2008, también señaló al Juez 13 de la Ciudad de México, Eduardo Vélez Arteaga, y al Juez interino que actúa en funciones, José Antonio Méndez Pliego, de ordenar “sin más, de un día para otro, sin ninguna prueba o fundamento legal, sin haberme oído ni vencido en juicio, que hoy tenían que ir a mi casa a quitarme a mis hijos y darle la posesión de mi casa a Rodrigo Abascal”.

Ambos jueces, expuso, han actuado de manera arbitraria y sin bases legales para favorecer a su exmarido, a quien calificó como un hombre violento, un sujeto que se autocalifica como “un hombre de Dios”, que asiste todas las mañanas a misa y comulga, pero que durante 11 años impuso el terror en su hogar tanto a ella como a sus hijos.

Daniela expuso que tiene fundamentado que “consiguió que el día lunes se le notificara a mis abogados que hoy [miércoles 25 de agosto] iban a ir a mi casa a quitarme a mis hijos, a darle la posesión de mi casa a Rodrigo Abascal, quien está denunciado por violencia. “Y no sólo por golpearme a mí y dejarme tirada frente a mis hijos, también mis hijos han declarado en peritajes que dictaminaron que tenemos grandes daños durante los 11 años de violencia en el matrimonio que tuve, incluso me otorgaron un botón de pánico”, afirmó.

Este no es un divorcio cualquiera, planteó. No se trata de un pleito por la custodia de los hijos, “se trata de un panista ultracatólico, un miembro de El Yunque, presidente de la Fundación Carlos María Abascal Carranza, miembro de la Orden de Malta en México, profesor de la Universidad Panamericana y de la Universidad Anáhuac. Es decir, es una persona que tiene mucha influencia, muchos contactos y que está usando todo eso para conseguir su objetivo que es quitarme mi casa y quitarme a mis hijos, que son cuatro niños chiquitos. Estamos hablando que mi mayor tiene 11, luego uno de ocho, otro de seis y mi chiquita de cinco años. Y todo eso de la manera más arbitraria, ilegal, inconstitucional posible, porque no hay lógica en lo que el día de hoy se está llevando a cabo”.

La boda se realizó en diciembre de 2008.

Me casé, dijo Pérez Torres, con la idea de que me estaba casando con un hombre católico, de valores, de principios, convencido de hacer el bien, “y la realidad es que me caso con un hombre que tiene muchas máscaras; una fachada que quiere dar al público de que es un hombre generoso que hace donativos a la Orden de Malta, que tiene una fundación para dar a conocer el legado de su padre, que va a misa diariamente y comulga. Pero la realidad, y me voy dando cuenta con el tiempo, porque quien ha vivido violencia lo sabrá entender, que es un hombre que utiliza la religión para adoctrinar, para convencerte de que hay cosas que están bien, para mantenerte encerrada, para alejarte de las personas y su familia –a mis cuatro hijos y a mi– nos utilizó sólo como una fachada. Hacia los eventos de su Notaría y nos llevaba a la misa, a la comida y después de la fiesta me corría… no sé si decir esto, pero no fue una persona fiel, para nada; tiempo después me enteré que tuvo que ver incluso con alumnas de las escuelas donde daba clases”, narró a Delgado Gómez y a Páez Varela.

Y la realidad, añadió, “es que se rodea de estas personas de altos niveles políticos, de distintos partidos, incluso, y se reúnen a discutir qué es lo que está pasando en México, qué es lo que va a suceder, qué es lo se puede hacer, qué publicar en medios. Quisiera no decir nombres, porque no tengo la intención de echarme a todo México encima. Pero la realidad es que es una organización activa” .

–¿De ese nivel Daniela, de niveles de la actual administración federal? ¿Tiene relaciones en la actual administración federal, porque estamos hablando de un hombre de ultraderecha? –le preguntó Páez.

–Lo que puedo decir es que hoy por hoy alardea sobre tener estos contactos. Él incluso se sustenta como… prefiero no decir. Pero sí alardea sobre tener esos contactos con miembros del Gabinete federal. Son cosas que él llega, presume. Yo no sé hasta qué punto sean reales o hasta qué punto lo usa para conseguir lo que él quiere, pero la realidad es que lo está consiguiendo y lo está consiguiendo contra toda lógica y toda legalidad, y estoy tan desesperada que he decidido recurrir a los medios porque ya me cansé de vivir con miedo, ya me cansé de vivir de rodillas, ya me cansé de que él tiene que ser mi cabeza y yo estoy para ser sus pies, y para servirlo y porque es un hombre de Dios. Ya me cansé de vivir así y he decidido que prefiero morir luchando a vivir de rodillas –respondió Daniela.

–Yo vi fotografías de su boda, en 2008, después de que falleció Carlos Abascal, quien fue Secretario del Trabajo y Secretario de Gobernación en el sexenio de Vicente Fox, y vi ahí fotografías de los invitados. Asistieron Felipe Calderón y Margarita Zavala; asistió el que era entonces Procurador General de la República, Eduardo Medina Mora; vi a muchos personajes muy vinculados, debo decirle, con la organización secreta El Yunque. ¿Usted conocía, en 2008, cuando se casa, de esta organización y tenía elementos para pensar que su esposo actuaba en esta secrecía, como ahora nos lo dice? –le inquirió Delgado.

–La realidad es que no. Bueno, quizá en su momento debí haber visto muchas cosas que en su momento no ví. Me casé con un hombre 10 años mayor que yo, fue mi maestro en la Universidad Panamericana, me casé sumamente enamorada. La realidad es que hubo muchas cosas de las que no me di cuenta sino hasta el final. Yo genuinamente pensaba que todas esas reuniones eran cuestiones de amistad y de querer ver por Mexico, de conseguir cosas mejores para México, y la verdad nunca me imaginé que hubiera debajo de todo esto un tráfico de influencias, un vamos a planear qué se puede hacer, cómo podemos mover los hilos. Y al final es siempre este deseo, esta necesidad de estar muy conectado, de tener lazos con políticos y puestos estratégicos, y poder influir en las decisiones que se van tomando en el Gobierno –planteó Daniela Pérez Torres.

“Tampoco pude ver, o quise ver, que lo que yo vivía era un encierro tipo ‘Castillo de la Pureza’, donde no podía ir a fiestas infantiles, no podía celebrar Halloween, no podía ver a mi familia o los podía ver con su permiso, con su autorización, porque él era la cabeza. Y todo el tiempo la manipulación, el adoctrinamiento utilizando el nombre de Dios, el pecado, una cosa muy enferma que, de verdad, termina volviendo loco a cualquiera”, destacó.

Además, expuso Daniela, Rodrigo Abascal está peleado con casi toda su familia “por este mismo tema de que son como secta y alejan a los demás y sólo invitaba a políticos. En mi boda, agregó, yo le decía: ¿por qué no invitas a más familia? Y él me dijo que no, porque los políticos son amigos de mi papá y son como la familia. Y es un tema como de una fraternidad, una fraternidad secreta que tienen entre ellos y, pues al final, son intereses personales. Pero sí, a esa boda estuvo invitado Vicente Fox, no fue porque creo que… bueno, no quiero decir porqué no fue; también estuvo invitado Enrique Peña Nieto, no fue pero nos mandó regalo de bodas. Es decir, hubo muchas personas importantes invitadas a esa boda”.

En una reseña publicada el 8 de diciembre de 2008, la revista Quién dio cuenta de detalles de la boda que narró Daniela en “Los Periodistas”. La publicación describió que, después de un año de noviazgo, la pareja se había dado el sí en el Exconvento de Churubusco, en la capilla San Diego, y la misa fue oficiada por el entonces Representante del Vaticano en México, Christophe Pierre.

Tanto en la misa como en la recepción, detalló la revista, estuvieron presentes el entonces Presidente Felipe Calderón Hinojosa y su esposa Margarita Zavala Gómez del Campo. Además acompañaron a la pareja el Procurador General de la República, Eduardo Medina Mora; Jorge Serrano Limón, líder del movimiento de ultraderecha Provida; el propio Christophe Pierre, Nuncio Apostólico en México; el empresario Frank Devlyn y el abogado Ignacio Morales Lechuga, entre otros. (Fuente: sinembargo.mx)

Comentarios en Facebook